GREEN LANTERNS: RENACIMIENTO, Vol.1, de Sam Humphries y Robson Rocha


Título original
:

Green Lanterns, Vol. 1: “Rage Planet” TPB

Sello: DC Comics
Guionistas: Sam Humphries y Geoff Johns
Artistas: Robson Rocha, Ethan Van Sciver, Ed Benes, Tom Derenick, Jack Herbert, et al.
Coloristas: Blond, Jason Wright y Hi-Fi
Entintadores: Jay Leisten, Tom Palmer, Keith Champagne, et al.
Contenido Green Lanterns: Rebirth #1 (Ago. 2016), Green Lanterns #1-6 (Ago. – Nov. 2016)

Publicación USA: Enero 2017
Public. España: Marzo 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 6/10

GREEN LANTERNS: REBIRTH. Vol. 1
de Sam Humphries y Robson Rocha

Green Lantern o Linterna Verde no es precisamente un personaje concreto, no. No es así de fácil. Los green lanterns son una especie de policía galáctica en el universo DC que opera desde el planeta Oa para todo el universo existente por unos seres azules llamados los Guardianes del Universo. Todo esto resumido quiere decir que hay lanterns a lo largo y ancho del cosmos y que el (o los) de la Tierra son solo una pequeña luz verde en el espacio profundo, aunque al principio no era tan complejo…

Tú primer día como lantern, está claro.

Desde que el guionista Bill Finger y el dibujante Martin Nodell crearan al primer lantern, Alan Scott, para el All-American Comics #16 en julio de 1940 en plena edad de oro del cómic, los encargados de la protección de la tierra no han sido pocos, siendo sin duda Hal Jordan el más conocido y destacado, protagonista y eje central de multitud de historias y reinicios varios que apareció por primera vez en el Showcase #22 en 1959. A lo largo de todos estos años, personajes como Guy Gardner, John Stewart o Kyle Rayner han defendido con su anillo de poder el sector 2814 donde pertenece el planeta Tierra como sustitutos o compañeros de Hal. Incluso un lantern olvidado como Charlie Vicker, que apareció en el Green Lantern vol.1 #55 en septiembre de 1967, acabó patrullando brevemente el sector 3319 a 1200 años-luz de la Tierra forma parte de esta lista.

All-American Comics, contigo empezó todo.

Tras el paso de todos esos protectores y en pleno despropósito editorial con los denostados Nuevos 52, Geoff Johns y Doug Mahnke crean a Simon Baz apareciendo por primera vez en el The New 52 Free Comic Book Day Special Edition de mayo de 2012. Simon se convierte en el primer lantern de origen árabe conectando su pasado con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. A raíz de eso Baz y su familia empiezan a sufrir ataques xenófobos, aunque afortunadamente acaban llevando una vida normal en Michigan donde trabaja como ingeniero. Pero esa pasión por los coches le hará meterse en carreras ilegales y tras robar uno que contenía explosivos es acusado injustamente de terrorista. En su detención y con Baz resistiéndose a los agentes federales, los Guardianes del Universo consideran a éste merecedor del anillo. Ahí empezará su carrera como nuevo representante esmeralda.

El caso de Jessica Cruz es cuanto menos peculiar. Creada también por Geoff Johns, hace su aparición oficial en el Justice League vol.2 #30 en 2013 durante el evento de Maldad Eterna cuando el anillo de Volthoom huye de Tierra-3, donde pertenecía al miembro del Sindicato del Crimen Power Ring, hacia Tierra-Prima y la elije como “portadora”. Este anillo se alimenta del miedo y ve en Jessica la persona perfecta, ya que sufre de agorafobia tras ser la única superviviente en un bosque donde un grupo de cazadores asesina a todos sus amigos. En primera instancia la Patrulla Condenada intenta hacerse con el poder del anillo hasta que Batman consigue desacelerar su poder y convencer a Jessica para que haga frente a sus temores y empiece a dominar no solo el anillo sino a su propio miedo. Posteriormente Hal le ayudará y entrenará para que sea una lantern a todos los efectos.

Y llegó Geoff Johns…

El señor Johns es sobradamente conocido por relanzar al personaje y potenciar su universo con un complejo ramaje de tramas a lo largo de todos sus años como guionista, conectándolo todo y dando lugar a una gran historia única donde Hal Jordan ha conseguido una posición a la altura de personajes como Batman o Superman. Johns empezó en 2004 con el regreso de Hal en la miniserie de seis números Green Lantern: Rebirth. Posteriormente se encargó de su serie regular guionizando 67 números entre 2005 y 2011, una miniserie llamada Recharge y varios números únicos y especiales continuando con la siguiente serie regular del ex piloto de caza (esta vez el quinto volumen y ya dentro de los Nuevos 52) entre 2011 y 2013 con los primeros 20 números. Con todo eso a sus espaldas era normal que DC Comics quisiera poner su nombre en la portada de otro nuevo reinicio. Pero no os engañéis, Johns solo se encarga del número único de presentación junto a Sam Humphries, donde deja cada pieza en su sitio y le pasa el testigo a éste para que los mueva a su antojo a partir del número uno.

El guionista de Michigan propone una idea interesante con una acción directa. Un reinicio sin complicaciones y que cualquier lector puede entender y situarse aunque no haya leído nada anterior. Johns continúa exactamente al final del último arco de la Liga de la Justicia una vez acabada la Guerra de Darkseid, donde Jessica fue parte protagonista. No hay descanso para el superhéroe y ambos, Jessica y Simon, son alertados de la incursión en la atmósfera terrestre de una nave desconocida. Una vez hechas las forzosas presentaciones en plan “- ¿Quién eres tú?  -¡No! ¿Quién eres tú?”, Hal Jordan destapa el pastel ya que la incursión era solo una simulación para darles una charla. El veterano linterna tiene que abandonar el sector 2814 para irse al otro lado de la galaxia (o sea, a su nueva serie Hal Jordan y los Green Lanterns Corps) así que la protección de la Tierra recaerá sobre ellos. Pero no todo va a ser tan fácil. Visto lo diferentes que son, Hal decide fusionar sus baterías de poder y obligarlos a colaborar para hacerles mejores superhéroes y que la Tierra, en su ausencia, esté de una pieza.

Y aquí es donde todo empieza a tambalearse. En parte (en gran parte, y me explico) porque no soy un seguidor del lanterverso. Ni siquiera he picoteado alguna miniserie para ver la magnitud de su complejo universo de personajes y anillos de colores más allá de leer breves sinopsis y opiniones de amigos y compañeros de redes sociales. Siempre he considero a Hal Jordan como un buen personaje para la Liga de la Justicia, como apoyo y como compañero, incluso necesario, pero que si me lo plantas en solitario las ganas de leerlo bajan casi a cero. Partiendo de que en su mayor parte, todo, o casi todo, lo hecho por Geoff Johns con este personaje es considerado desde un “must have” a un “es lo mejor que he leído del personaje en mucho tiempo”, lo primero que pensé fue que teniendo a dos linternas más bien desconocidos bajo su sombra iba a ser una pesada losa para asegurar ventas y, lo que es más importante, para tener buenas historias.

Pero lo que pensaba que sería un problema, un hándicap difícil de superar sin el propio Johns para encargarse, Humphries lo convierte en el único interés. Sin peros que valgan. Da igual que haya una amenaza a nivel cósmico que amenace la Tierra o que el enemigo sea temible y nuestros héroes sean aún unos novatos. Todo eso carece de interés (y por desgracia de la calidad suficiente, todo sea dicho) ya que son Jessica y Simon como compañeros forzosos y como seres humanos llenos de inseguridades y defectos los que asumen esa importancia.

Un gato que escupe napalm y una profecía, ¿qué puede salir mal?

Ambos tendrán que afrontar y superar sus propios miedos e inquietudes durante el camino y casi sin darse cuenta acabarán apoyándose mutuamente reforzando una confianza inexistente al principio y necesaria y pacificadora al final. Esa evolución emocional es el único interés de la serie porque lo demás flojea demasiado: historia lineal, enemigos previsibles y todo con un ritmo frenético que, sinceramente, no sé si ayuda o perjudica. El abuso y repetición de pensamientos por parte de los protagonistas y que recuerdan a los narradores clásicos que explicaban cada situación con todo lujo de detalles juega en su contra.

Una buddy movie galáctica con muchos defectos que no deja tan mal sabor de boca. Si todo palidece una vez leído, los protagonistas hacen que un resquicio de luz quede en la mente del lector. Si a todo eso podemos considerar una subtrama que pulula por ahí, que comienza con el número de Rebirth y que huele a historia para el segundo arco, tenemos cierto interés que ya dependerá de la exigencia del lector. Yo, de momento, seguiré.

El oso merece un anillo.

El peso del apartado gráfico, y pese a que éste parece más bien el camarote de los hermanos Marx, lo lleva Robson Rocha que cumple con creces dotando de brillantez los primeros planos de los personajes principales. Aunque si hay que achacarle algo es el poco detallismo en dibujos menores y demás elementos secundarios. Aun así es un buen trabajo con unas viñetas muy bien estructuradas que agilizan la lectura. Un trazo muy similar en calidad al de Ethan Van Sciver en el especial introductorio. Lo que no entiendo es quién consideró oportuno involucrar hasta ocho dibujantes para siete números. Y doy gracias a Odín que a la hora de leer apenas se note el vaivén de dibujantes, y digo apenas porque en cierto momento de la historia hay un salto (al vacío) de calidad tremendo. No sé si se debió a problemas de entrega o simplemente, y como bien dice mi querido jefazo Joe, “porque DC” y todavía pueden colear decisiones caóticas de etapas anteriores, llamémoslos Nuevos 52. Pero habría agradecido más homogeneidad que seguramente habría ayudado al resultado final.

En resumidas cuentas y dejando claro que valorar el arte de esta obra cuando se han visto arrastrados a la misma ocho dibujantes, ocho entintadores y tres coloristas es una ardua tarea en la que prefiero no ahondar más. Ríete tú de la Odisea de Homero. Aquí, y pese a toda la parrafada anterior, el acabado es aceptable rozando en muchas ocasiones el notable, pero que una cosa no quita la otra y puede acabar chirriando dependiendo de en qué momento de la historia te encuentres. No todo el monte es orégano y más si hablamos de DC. Dejémoslo ahí.

Green Lanterns tiene una fuerte baza y es que, al igual que la serie de Patrick Gleason y Peter Tomasi en Batman y Robin o la actual Superman (reseñada por mi compañero Xades), lo más importante y lo que sustenta sólidamente toda la historia es la relación entre personas y no entre héroes, aunque está muy por debajo en cuanto a calidad. Un not bad que espero que mejore porque potencial tiene.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Joe Runner dice:

    Gran reseña Fer. Debo ser masoca, porque tengo ganas de leerlo y poder darte mi sucia opinión. Soy un yonki de los linternas xD.

    • arkhamkaveli dice:

      Pues si te decides aquí estaré para leerla pero si tienes lecturas pendientes (y raro sería que no fuera así) céntrate en algo de mayor calidad. No te pierdes mucho xD

Deja un comentario, zhéroe