Gravedad Zhero #14: Marvel, Netflix y segundas oportunidades

https://i0.wp.com/imgur.com/UO5Sr7U.jpg?resize=1020%2C491&ssl=1

Viendo el innegable éxito que estaba (y sigue estando) cosechando Marvel en lo audiovisual, Netflix se las prometía muy felices cuando allá por 2013 se anunció que pillarían un cacho del pastel en forma de series para su plataforma. Frente a unas películas dirigidas al gran público, el servicio de vídeo bajo demanda aseguraba que pretendía pasar todo el universo cinematográfico por un prisma más “adulto y maduro” o, al menos, lo que es más adulto y maduro para los productores estadounidenses: más sangre y sexo. Dejando de lado este debate inerte sobre las ansias de mostrar seriedad y sobriedad cuando lo único que haces es poner tetas en primer plano, lo cierto es que al principio funcionó bastante bien: tanto Daredevil como Jessica Jones funcionaron a muy buen nivel tanto en crítica como en público y, si vale de algo, personalmente me gustaron bastante.

Luego ya la cosa no fue tan a pedir de boca, las posteriores temporadas y nuevas series que tenían que desembocar en una suerte de Vengadores urbano no acabaron de convencer al respetable y la unión de héroes atormentados que supuso los Defensores pasó sin pena ni gloria. La cuestión no es hacer leña del árbol caído de modo que centrémonos en las series que nos atañen: Luke Cage y Iron Fist. ¿Qué ocurrió ahí?

Ay, la que nos va a caer

Sin entrar a hablar en profundidad, eso ya lo hicieron mis compañeros de la Zona aquí y aquí, el problema común que tuvieron las primeras temporadas del defensor de Harlem y el de K’un L’un fue que parecían estar encorsetadas. Constreñidas por el patrón que había marcado el formato de Daredevil o Jessica Jones y forzadas a no toquetear demasiado los juguetes que les habían tocado para no fastidiar lo que sería la gran reunión. Es cierto que en Luke Cage sobraba estilo por todos los lados y la estética era casi inmejorable, pero de nada sirve si la gran mayoría de personajes te importan menos que un pimiento. Del bueno de Danny casi mejor no hablar, mejor dejarlo en que era cuanto menos cutre en bastantes aspectos.

Con este panorama para nada alentador y tras dejar a medias la segunda temporada de Jessica Jones, me veo ante la decisión de ver la nuevas aventuras en Harlem o echar mi vida por el retrete leyendo más shonens. Ya sea por la insistencia de cierto redactor gaditano que a todo le ve su lado positivo o porque justamente Berserk empezaba otro hiatus, me la acabé viendo en menos de una semana y para mi sorpresa era hasta buena. ¿Qué digo? Era un temporadón: todo personaje con un transfondo y personalidad más que bien desarrollados, los personajes chocan continuamente y cambian su forma de ser y actuar por ello y no por lo que parece ser ciencia infusa, giros que verdaderamente te sorprenden y te mantienen enganchado a la pantalla… Automáticamente se ha convertido en mi temporada favorita de todo lo que ha dado de si la unión de Marvel y Netflix.

Te juro que esto me duele más a ti que a mi

Por tanto, cuando le tocó el turno a Iron Fist que, pese al mal cuerpo que me dejó su primera aparición y que los teasers presentados no daban muy buena espina (no, no me parece una buena idea que al protagonista le de un flashback de su pasado por ver cerrar una bolsa de basura), iba hasta esperanzado por una posible redención presagiada por la aparición de varios de sus personajes durante la segunda temporada del defensor de Harlem. Y así fue. Puede que no alcance las cotas de calidad que otras y que aun no parezca tener un estilo definido respecto al resto de los Defensores pero la reducción de capítulos le ha sentado de maravilla y, lo que es más importante, desaparece cualquier rastro de la cutrez presente anteriormente.

Las claves de esta mejoría se ven a la legua y son tan simples (pero a la vez tan difícil en esta industria de universos compartidos) como centrarse en la historia que se está contando y no en la que se va a contar. Por supuesto que se debe dejar algo de cebo para temporadas posteriores, esto sigue siendo una serie, pero las prisas que se notaban con personajes a medio desarrollar y deus ex machina en los que se ven los al guionista tirando de los hilos para cerrar de forma rápida y sencilla el lío montado perjudicaba bastante al resultado final. Otro asunto que es resuelto en las continuaciones es la narrativa misma ya que, lo que en su momento parecían ser películas (demasiado) largas, son en sus segundas temporadas series con sus personajes, y en especial antagonistas, recurrentes y presentados como es debido.

Que te veas mi segunda temporada, leñe

Todos, y yo el primero, pecamos de ser prejuiciosos. Con una oferta cultural tan amplia como nunca ha habido antes y tan poco tiempo es inevitable caer en las etiquetas para apartar lo que creemos que no nos va a gustar. En este contexto, ¿quién va a dar una segunda oportunidad a algo que le ha decepcionado? Iron Fist y Luke Cage tienen la suerte de tener dos marcas de proporciones titánicas detrás para amortiguar la caída, ¿pero qué ocurre con producciones más humildes? Tener esperanza en que algo pueda mejorar teniendo en cuenta las infinitas opciones que hay más allá parece hasta injusto para todas las nuevas ideas que salen a cada hora pero estoy convencido que en ocasiones merece la pena.

¿Hay que echar en cara a alguien el hecho de que no de una nueva oportunidad a algo que le ha disgustado? En absoluto. Por supuesto que cada uno decide en que gastar su tiempo de ocio y nadie tiene el derecho a juzgarlo pero considero que, si bien es hasta divertido hacer sangre de las cosas que aborrecemos, es de justicia apreciar cuando tratan de mejorar y, como es en este caso, lo consiguen.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Dani dice:

    Vamos a ver, yo creo que se nos está yendo la pinza con el fanatismo. La única excusa real para soportar la segunda temporada de Luke Cage es que es un personaje de Marvel. Punto. La trama es horrible, lenta, llena de conversaciones entre secundarios que es un auténtico plomazo… Y al final se resuelve de la misma forma que se podía haber resuelto con muchos menos episodios.
    Con iron Fiest pasa lo mismo. Llega su hermano adoptivo enano y la roba el poder, y vaya trama la de Collen Wing que no quiere luchar, pero luego ayuda al otro a ¿aprender de nuevo King Fu? Venga coño. Es lo más soporífero que he visto.
    Lo único bueno que ha hecho Netflix-Marvel son las primeras temporadas de Daredevil y Jessica Jones. Y se acabó. Están totalmente hundidos.
    Un buena temporada es la primera de Fargo, cojones.
    Nos estamos tragando pufos por frikis.

    • Ferran dice:

      Muchas gracias por tu comentario, siempre es de agradecer que gente nueva se pase por la Zona. O al menos asumo que es la primera vez que nos lees porque, de todos los redactores que participamos en la web, llamarme precisamente a mi fanático de Marvel creo que es mear un poco fuera de tiesto. Y aunque fuese un fan a ultranza de la editorial, no se exactamente como encaja la definición de fanático con opinar que ha habido una mejora respecto a temporadas anteriores de una misma serie. Un fanático, creo yo, es el que mediante datos sacados de la universidad de sus gónadas decide que una serie está acabada y que al ser peor que otra que no tiene nada que ver no merece la pena.
      Un saludo.

      • Dani dice:

        Pues yo creo que el que mea fuera del tiesto eres tú. No sé si te has dado cuenta pero usado el plural y no me he dirigido expresamente a ti.
        Es más, al final de mi texto vuelva a emplear el plural incluyéndome a mí mismo.
        Así que gracias a tus gónadas y no a las mías y al hecho de que careces de la menor educación habéis perdido un lector.
        Enhorabuena.

  2. Mauro dice:

    Coincido con Ferran en ésta, la segunda temporada de Luke es mucho muy superior a su primera temporada y la de Rand es más que aceptable, y si, sabiendo de donde viene éste particularmente, no era muy dificil, pero podría haber salido algo peor. Particularmente me aburrió Iron Fist en su primer intento de temporada, me hartó y cansó hasta punto soporíferos y eso que si, me encantaron los otros 2 productos previos de la casa, pero era imposible ver más de 1 capítulo de la serie de Rand por día de lo mala que era, y estaba muy mal predispuesto para la segunda al punto tal que no iba a verla, pero al darle una chance me encontré con algo hasta disfrutable… y que no me sangraran los ojos en su visionado fue un buen punto alto. Con Luke era diferente, me encantó su primer temporada hasta la salida de Cornell, luego todo fue cuesta abajo y muy rápido, por ello tampoco esperaba mucho de ésta temporada y eso fue muy bueno porque me sorprendió y en el muy buen sentido, todo lo bueno de la primer temporada está ahí, pero ahora hay cohesión, desarrollo de personajes y mucho drama en cada uno de ellos, y eso se siente de inmediato llegando a punto altísimos como la última discusión de Mariah y su hija donde se ven momentos de excelente actuación…
    La segunda temporada de Jones también fué un avance a mi parecer, un punto alto en el desarrollo del personaje donde dejamos de lado el sexo y la violencia y nos metemos en su pasado, si, bastante mas personal su temporada pero satisfactoria (considerando la ausencia de Purple man habiendo sido tan ENORME en la primer temporada es mucho decir que la temporada 2 se sostiene sin él) y ese era el giro de éstas temporadas en realidad, los conflictos familiares, fijense como con Jessica es la madre, con Luke el padre y con Danny el hermano, lo que me lleva a esperar que con el abogado de Hell´s kitchen fuese la hermana, o sobrina o sobrino o tío… pero creo que lo será con la madre en su adaptación de Born Again…
    En fin, sin alargarme al punto del sinsentido, éstas segundas temporadas de Netflix me han sorprendido gratamente a tal punto que productos bien iniciados se sostienen y suben y productos mal empezados y dados por muerto casi, han subido a flote y quizás un poquito más, espero con ganas Daredevil y Punisher y lo que venga antes de que Disney se lleve todo a sus propias series y éstos enfoques desaparezcan de las adaptaciones.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.