GRAND BLUE, de Kenji Inoue y Kimitake Yoshioka

 

Título original:
Grand Blue (ぐらんぶる)
Sello: good! Afternoon
Artista: Kenji Inoue
Guionista: Kimitake Yoshioka
Publicación original: Abr. 2014 – Presente

Publicación España: –
Valoración: La cara de la comedia que me mata de risa/10 

 


Esta vez nos encontramos con un manga capaz de romperte las costillas a base de carcajadas hasta el punto que deberían poner una advertencia al principio de cada capítulo para que aquellos con la risa floja tengan un inhalador o una bombona de oxígeno cerca, no sea que caigan inconscientes y mueran con la mandíbula desencajada por las hilarantes situaciones que encontramos en…

GRAND BLUE 
de Kenji Inoue y Kimitake Yoshitaka


Iori Kitahara empieza a asistir a la universidad de Izu, mudándose con su tío propietario de la tienda de buceo Grand Blue. Eufórico por empezar una vida universitaria de ensueño con amigos y chicas bonitas, entra a la tienda de su tío y es bienvenido por un grupo de hombres musculosos borrachos y desnudos que le fuerzan a beber. Aunque al principio reacio, Iori se anima y se vuelve el alma de la fiesta en el peor momento: cuando su prima, Chisa Kotegawa, entra y se encuentra con la imagen de un joven borracho y desnudo, causando la peor primera impresión posible. Sin embargo esto no detendrá a nuestro protagonista en su misión de tener su vida universitaria de ensueño. Aunque el manga empieza con el foco en Iori, solo es una herramienta para ir presentando al resto de personajes con los que muy rápidamente nos vamos a familiarizar en los primeros capítulos del manga. El protagonista real del manga es el grupo de amigos que se forma alrededor del club de buceo de la universidad y en la tienda de Grand Blue.

Grand Blue es en primer lugar y ante todo una comedia. Todos los elementos que existen en el manga están ahí para reforzar esa noción. Los elementos de romance y drama que puedan existir están construidos cuidadosamente para primero sacar la risa, y cualquier otra cosa extra que salga de ahí es un bonus que nos llevamos de gratis. Ejemplo de esto es la introducción de los propios personajes: al principio solo estamos al tanto de la relación de Iori con Chisa pero según van apareciendo más personajes vamos aprendiendo que dinámicas van formando entre ellos y cómo reaccionan entre sí según lo que ocurre. Las primeras impresiones, prejuicios y malentendidos cómicos que se van sucediendo con la adición de nuevos miembros al club hacen que cada nueva interacción con el gran árbol de relaciones que se va construyendo sea más hilarante que la anterior.

El plantel de waifus

Dado que estamos en un ambiente universitario no hace falta decir que la mayoría de la comedia se centra en alcohol y chicas. El cómo se presentan estas últimas en el manga es interesante: cada una de las protagonistas del grupo empieza como un arquetipo típico de un manga harem (desde la amiga de la infancia tsundere pasando por la hermana mayor tranquila y sobreprotectora y la hermana mayor sexy hasta llegar a la kouhai mona) pero luego, a medida que la historia se acerca a sus personalidades y peculiaridades, se les va dando profundidad de carácter a los personajes que se aprovechan para dar munición a los diálogos delirantes de los chicos.

Estos últimos son un mundo aparte. Dos terceras partes de la comedia alrededor de ellos está centrada en cómo no pueden llegar a ligarse ni a una muñeca inflable. Parte de ello se debe a que en cuanto uno tiene un atisbo de posibilidad de conseguir ligar, los demás se aseguran de hundirlo en la más profunda de las miserias y dejarlo absolutamente mal delante de la chica, llegando a extremos de romper una pareja ya formada. El cómo responden entre si a estas situaciones y en especial las caras que estos personajes ponen son de lo mejor que visto en un manga cómico.

Un mal viaje lo tiene cualquiera

Todo chiste tiene que tener un remate, ya sea en forma de un elemento exagerado o uno inesperado que subvierta tus expectativas de lo que debería ocurrir. Pero eso no es más que el elemento esencial a partir de la cual construyes una comedia, no todo lo que la comedia puede ofrecer. Pueden existir chistes recurrentes, absurdos o surrealistas, con una retórica inteligente… y de todo esto hay un poco en Grand Blue, a pesar de que el foco principal esté puesto en un humor más básico con el que hasta los bebes que no han desarrollado ese concepto se ríen: caras graciosas. Ya está. No hay vuelta de hoja, no hay comentario inteligente sobre la sociedad, nada. Solo una cara que te incita a reír, y una situación a su alrededor que potencia ese impulso.

Os habréis dado cuenta de que no hay mucha mención al buceo en un manga sobre un club de buceo. Tranquilos, los mismos personajes se han preguntado eso mismo en algún momento. Sin embargo, eso no quiere decir que no veamos escenarios marinos en las escapadas que nuestro grupo se hace al mar. Los paisajes y la fauna marina que se ven en el manga están excelentemente detallados, no sé si Kenji Inoue era bueno dibujándolos y traslado ese detallismo a los rostros de los personajes o al revés pero el resultado es un dibujo que cuando tiene que reforzar una emoción, ya sea la gracia de una situación o la admiración de un paisaje, es capaz de hacerlo sin escatimar en trazos.

Si quieres reírte este es tu manga. Punto.
Si querías una historia sobre el mundo del buceo pues…algo es algo, ¿no?

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.