#ZZGodzilla: DESPERTAR, de Max y Greg Borenstein

Con motivo del estreno de la película, continuamos en Zona Zhero con
la Semana de Godzilla (#ZZGodzilla), que durante los próximos días os ofrecerá una entrada diaria dedicada al Rey de los Monstruos.

 

Título original:
Godzilla: Awakening HC
Sello: Legendary Comics
Guionistas: Max y Greg Borenstein
Artistas: Eric Battle, Yves Guichet y Alan Quah
Colorista: Lee Loughridge
Publicación USA: Mayo 2014
Publicación España: Mayo 2014 (Aleta Ediciones)
Valoración: 6/10

 


Dado que el pasado viernes se estrenaba en Estados Unidos el filme de Gareth Edwards que mis compañeros reseñaban ayer, Legendary decidió publicar un cómic que ejerciera de precuela espiritual de la película, entendiéndose “espiritual” como “Vamos a crear un producto que aumente el hype y complemente a la película, pero que no sea necesario para entender la cinta”.

Ésta es una práctica cada vez más habitual en el mercado estadounidense, pero no tanto en el patrio (Planeta DeAgostini editó el mes pasado el cómic de Django desencadenado, apenas DOS años después del estreno…), por lo que antes de empezar con la reseña, quería felicitar a Aleta Ediciones por el gran esfuerzo editorial que supone la edición simultánea con USA, especialmente para una editorial “pequeña”. ¡Gracias, Aleta, por…!

GODZILLA: DESPERTAR
de Max Borenstein y Greg Borenstein

“And then I saw it. A monster summoned by our own monstrosity.”

Tokyo, 1980. Un anciano recibe la visita de su hijo y, arrepentido, le relata los acontecimientos de los que fue testigo durante la posguerra mundial tras la bomba de Hiroshima.

Éste es el marco que presentan los Borenstein para contarnos, a modo de flashback, el despertar de las criaturas que posteriormente pasarían a conocerse como M.U.T.O.s (Massive Unidentified Terrestrial Organisms). Estos monstruos prehistóricos vivían de la radiación del planeta Tierra hasta que ésta se vio mitigada por la llegada del meteorito que terminaría con la vida en la faz de la Tierra para después reiniciar la evolución.

Así, el viejo Serizawa nos relata su primer encuentro con el ying y el yang de los MUTOs: el implacable parásito carroñero, Shinomura (literalmente, el ‘enjambre de muerte’), y el perfecto cazador mitológico, Gojira (conjunción japonesa de ‘gorila’ y ‘ballena’, según Serizawa). Ambas bestias mantenían un equilibrio vital, con el Shinomura alimentándose de la radiación del planeta, creciendo sin límites, y Gojira parándole los pies para mantener la estabilidad del planeta.

“We lured it up with radiation… It came looking for more.”

Habiéndose refugiado en las entrañas del planeta, ambos monstruos despertaron con Hiroshima para encontrarse un mundo de nuevo refulgente de radiación, una lacra que la humanidad se ganó a pulso en los años de posguerra y alcanzando sus picos más altos durante la Guerra Fría. Recordemos: esta historia abarca desde 1945 hasta 1980.

Como podéis apreciar, el guión se vale de los clichés del género para acompañar a una galería de arte que, si bien chirría en alguna ocasión, por lo general se luce y proporciona grandes momentos para los amantes del kaiju. Menos evidente, aunque sí latente, está el acercamiento más pretendidamente realista del que gozaba la película.

“It’ll just be you, in the middle of the ocean. Alone.”

Partiendo de la hipótesis de “Criaturas mitológicos que habitan en las capas inexploradas/inexplorables del planeta”, al menos en esta ocasión no se muestra al ser humano como causante de la creación de sus propios monstruos. Ni iguanas mutantes, ni bicharracos formados por residuos nucleares. La culpabilidad de la humanidad es indirecta, habiendo ejercido de mero catalizador del despertar de los monstruos.

De todos modos, resulta un gran acierto que las criaturas se comporten como animales, sin ningún tipo de interés en arrasar ciudades porque sí o maltratar a la raza humana: el parásito busca alimentarse y se ha encontrado con un mundo que le ha abierto un buffet libre de su plato preferido; el cazador busca la propia supervivencia impidiendo que el parásito alcance una masa crítica para el planeta. ¿Los humanos? Meros peones en una guerra primigenia que les viene literalmente grande.

“I’ve thought of that first mushroom cloud every day since forty-five.”

Pero como decía, más allá de beber de las premisas tonales de la película, el cómic no ofrece mucho más que un chorreo de clichés para sustentar una galería de sus tres artistas (muy complementados, gracias a la maestría en los colores de Lee Loughridge), sin ofrecer mucho más. Es decir, que el papel de precuela lo cumple tan a rajatabla que las grandes promesas no pasan de ser eso, promesas.

Los diálogos de los Borenstein resultan también, por lo general, bastante sobados, balanceándose en todo momento sobre la fina línea que separa el homenaje de la vagancia, lo cual sumado a esos momentos puntuales en los que el artista “falla”, puede terminar en parodia. A su favor diría que el ejército americano no es presentado como la panda de robots bidimensionales que suele campar por estas historias, pero incluso esa frontera la llegan a sobrepasar en ciertos tramos.

“I’m not sure anyone’s ready for what’s coming…”

En resumen, aquel que venga buscando una historia completa, centrada en el monstruo o en su mitología, va a encontrarse con un primer y segundo acto muy prometedores, homenajes indiscutibles al género kaiju, aunque con un tercero que resulta en coitus interruptus descarado. Y si a esto le sumamos la posibilidad de entender el homenaje como cliché (que alguno hay), la obra resultará en decepción.

Pero si entendemos Godzilla: Despertar como la precuela que es, estaríamos hablando de una obra notable, acompañada de un gran apartado gráfico a cargo de Battle, Guichet y Quah, si bien la estrella es, para mí, el colorista Lee Loughridge, redondeando y homogeneizando el resultado final. Sólo hay que ver esa imponente portada de Art Adams. Como mínimo, estamos ante un guilty pleasure.

Y hasta aquí la entrada de hoy para la Semana Godzilla
(…o no. ¡Estad atentos a nuestras redes!)

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

3 Responses

  1. Juanan Brundle dice:

    Teniendo en cuenta que la peli me ha molado bastante, me planteo seriamente la compra de este tomo.

  2. Es un buen plan. El cómic es más bien cortito, pero como complemento a la película, si te ha gustado, es ideal. Y a un precio razonable, ¿eh? 12 euros por 80 páginas.

  1. 31 Mayo, 2014

    […] CÓMIC ] Godzilla: The Half-Century War  (James Stokoe, 2013), por Ander Luque. ― [ CÓMIC ] Godzilla: Despertar  (Greg & Max Borenstein, 2014), por Ander Luque. ― [ CINE ] Godzilla  (Gareth Edwards, […]

Deja un comentario, zhéroe