GATE: THUS THE JSDF FOUGHT THERE, de Satoru Sao y Takumi Yanai


 

Título original: 
Jieitai Kanochi nite, Kaku Tatakaeri (ゲート 自衛隊彼の地にて、斯く戦えり)
Sello: AlphaPolis Web Manga
Guionista: Satoru Sao
Artista: Takumi Yanai
Publicación Japón: May. 2015 – Presente
Publicación España:
Valoración: El Juego de Tronos weeb

 

 

Nos embarcamos en la exploración de otro manga del sub-género de los isekais, solo que esta vez no estaremos a salvo con poderes desorbitados ni contaremos con las típicas historias sobre matar a un rey demonio. Hoy hablamos de…

GATE: THUS THE JSDF FOUGHT THERE
de Satoru Sao y Takumi Yanai


La historia empieza desde la perspectiva de Itami Jouji, miembro de las fuerzas de auto-defensa de Japón (JSDF) y otaku sin cura. Itami, cuyo principal objetivo en la vida es seguir consumiendo manga y anime sin control, es precisamente disfrutando de su hobby en una convención cuando en medio del distrito de Ginza se abre un portal a otro mundo del cual salen soldados a espada, monstruos y dragones masacrando todo a su paso. La puerta aparentemente conecta con otro mundo lleno de seres sobrenaturales y un poderoso imperio similar a la Roma antigua. Japón responde enviando a la JSDF con todo su poderío militar y toman con extrema facilidad la colina en la que se sitúa el otro lado de la puerta. Ahora toca aprender todo lo que se pueda de este nuevo mundo, con Itami en primera línea de batalla.

Dentro de los isekais, Gate es una rareza al centrarse en un drama político-militar donde se explora el desarrollo de un conflicto entre dos potencias donde existe una clara brecha tecnológica. El imperio, al enfrentarse por primera vez a un enemigo al que no puede subyugar usando la fuerza, se ve obligado a reconsiderar su forma de actuar, creando conflictos en la política interna de los que se aprovechan por varias facciones para servir a sus intereses. Este cambio de tercio que se produce desde el inicio del manga me recuerda mucho a Juego de Tronos, serie con la que guarda otras similitudes como la violencia gráfica, el sexo explícito y una mezcla de drama familiar y político. Inesperadamente, y teniendo en cuenta que a los nipones nunca les ha supuesto un problema hablar del tema, lo único que me falta en Gate es la presencia de incesto. Pese a estos complementos más o menos afortunados, la dinámica que rige el hilo de la historia es siempre la disputa entre el Imperio y Japón.

Cuando te das cuenta que deberías haber invertido en ciencia en el CIV

En el apartado artístico Satoru Sao se deja la piel llenando de detalles cada viñeta. Las armas y vehículos de guerra usados parecen casi reales junto a elementos de ambientación de sobra para que el lector nunca se pierda y sepa en todo momento donde está ocurriendo la acción. El mangaka se esfuerza en crear una distinción entre cada personaje que aparece aunque este no sea más que bulto en una multitud.

Hemos hablado bastante de Japón contra el Imperio pero ese es solo uno de los dos niveles en el que opera la historia de Takumi Yanai: no hay que olvidarnos de nuestro protagonista Itami. A él le encargan junto a su escuadrón de reconocimiento ir a investigar este nuevo mundo y aprender lo que puedan de él. Durante dicho viaje va ganando aliados como Tuka Luna Marceau, una elfa/hada del bosque; Lelei la Lalena, una maga humana y Rory Mercury, una semi-diosa seguidora de Emroy, el dios de la guerra. Al intentar salvarlas o ayudarlas con sus problemas, Itami acaba acaparando logros y agravios por igual, por lo que sus superiores no saben cómo tratarlo y acaba en la posición donde sus iguales le tratan como a un comodín, a la excepción que puede triunfar donde nadie más puede.

Mala idea hacer enfadar a una semi-diosa de la guerra

Pero la lista de personajes no acaba ahí, Gate está lleno de personajes secundarios que cumplen diferentes roles en la historia. Sin embargo, sin importar que tan pequeño sea su rol, casi todos ellos son desarrollados de una manera u otra. No son meros figurantes hechos de cartón para cumplir su función y luego desaparecer sin más. El mayor problema que veo a este manga es la desconexión que existe entre los logros que consigue el grupo comandado por Itami y el avance general de la guerra. La necesidad en los isekai de mostrar al protagonista como un superhombre al que todo le sale bien rebaja en gran medida la tensión que podría haber en un enfrentamiento en el que no sabes que bando tiene las de ganar.

Si te gustan los dramas político-militares lo más seguro es que te vaya a gustar Gate. Por otro lado, si las conversaciones largas y llenas de tejemanejes políticos no son lo tuyo igual puedes saltarte este manga (o irte directo a ver en que lio está Itami).

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.