GASTRONOGEEK. Recetas de cine

¿A quién no le gusta cocinar? Un millón de vosotros me vais a decir que no.
Pero, ¿a quién no le gusta comer? Y más si son cosas ricas, así que no perdamos el tiempo que… ¡Hoy hablamos de recetas!

En un primer lugar, me veo en la obligación de informaros de un dato muy importante. Soy una mujer a la que le gustan las series, los cómics y los videojuegos. Y no, no vivo sola en una cueva con mi gata, a la que acaricio por las noches en una bata de gamuza rosa. Eso sí, tengo la suerte de vivir con un individuo del sexo opuesto igual de friki, o incluso más, que yo. Esto nos lleva a una diatriba importante, entre sesión de juego y lectura, hay que comer porque, aunque esté sobrevalorado, nuestro cuerpo no se alimenta de wifi (por desgracia todavía no), así que uno de los dos tiene que cocinar en algún momento del día… ¿y por qué no los dos? Pues bien, como buenos frikis que somos nos fuimos corriendo a una librería a buscar libros de cocina para nuestra supervivencia, y encontramos algo que todo el mundo (igual de locos que nosotros o no) debería tener en las estanterías de la cocina (esas baldas que usaban vuestras abuelas en las que había tochos gigantes llenos de polvo con cosas llamadas recetas).

Pero, ¿Qué ve mi Ojo de Sauron?

En segundo lugar, y para la completa realización de nuestro objetivo, debemos comprar el libro de recetas adecuado a nuestras necesidades. Aquí fue cuando mi pareja y yo encontramos lo que se ha convertido en el Santo Grial de nuestra cocina. Las compilaciones de Thibaud Villanova, bien sea solo o con el apoyo de otros cocineros, en lo que en el país Galo (sí, vivo en Francia, y antes cocino un ragut de El Señor de los Anillos que cocina francesa) se conoce como Gastono Geek. ¿De qué nos estás hablando, hija?, os estaréis preguntando. Pues de los libros más maravillosos del mundo. Eso sí, uno de los dos se tiene que joder y cocinar, ahora bien, el resultado mola mucho y se come que da gusto.

En tercer lugar, he de destacar que no nos compramos los libros porque contenían recetas del estilo “pasta en 3 minutos” o “cómo comer sano si no te gusta cocinar”, porque si fuera por eso que sepáis que tenemos un restaurante bueno, bonito y barato justo debajo de casa. Lo que nos llamó la atención es que nos podíamos hacer las crêpes de Walter Bishop (Fringe), la manzana envenenada de (Once Upon A Time), algunos de los platillos de Sanji (One Piece), pasando por Los mitos de Cthulu con un cruel consomé. Esto sin dejar de lado la entrega exclusivamente centrada en bebidas de algunas de las series más famosas, o la dedicada al videojuego Assassin’s Creed, en el que por cierto hay una sangría italiana con cítricos que ahora para el veranito está de lujo (ahí lo dejo).

¿Cómo te quedas? Pues de Una Pieza.

En cuarto lugar, pongo de manifiesto un detalle que me encanta de estos libros, todos tienen consejos de cocina profesionales explicados para los pobres mortales que no saben cortar una cebolla sin llevarse medio dedo suyo por el camino, o hacer un caldito sin que tenga pinta de agua sucia y tenga sabor a nada y menos. No, aquí los truquitos están todos bien aclarados, con palabras simples, de entendimiento mundano y para todos los públicos, bueno, con alguna referencia a un par de series que nos hacen reírnos un poquito. Pero lo mejor, y lo más importante, es que hay un par de juegos por tomo, sí, así para devanarse un poco los sesines, para pasar el rato mientras el ragut cuece (dos horas que me pasé en la cocina, ché).

Para finalizar esta nuestra receta (yo nunca cocino sola), he de deciros a todos que mientras escribía este texto me he enterado de que hay una edición española del primer tomo. Corred, lanzaos a las librerías, a Amazon si queréis, me da igual, pero tenéis que tenerlo en la estantería, que puede que de aquí a unos años vuestros nietos os pregunten “abuelo, ¿eso qué es?”, sí, pero los recuerdos de haberos llenado el estómago como nunca con los recetones que hay en estos libros no os los va a quitar nadie, os lo digo yo, que me estoy comiendo un trozo del bizcocho de banana del vecino de Jessica Jones (adjunto pruebas). Porque me gusta cocinar, lo admito, ¡pero mucho más me gusta comer!

Bizcocho de Jessica Jones. Toma 1. ¡Acción!

Porque viajar es el placer más grande que hay, pero viajar desde casa y a nuestras series y películas favoritas no tiene precio. Y no hay mejor manera que hacerlo mientras comemos.

Gastronogeek, de Thibault Villanova está publicado en España por Hachette Heroes.

¡Nos vemos en la Isla!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.