FROZEN 2. Disney on the rocks

Título original:
Frozen II
Año: 2019
Director: Chris Buck, Jennifer Lee
Guión: Jennifer Lee (Novela: Hans Christian Andersen)
Fotografía: Animación

Reparto:  Animación

Valoración: Me ha dejado frío

SinopsisEn ‘Frozen’, Elsa temía que sus poderes fueran demasiado para el mundo. En esta secuela deseará que sean suficientes, ya que la respuesta a por qué nació con poderes la está llamando y amenaza su reino. Junto con Anna, Kristoff, Olaf y Sven emprenderá un viaje peligroso e inolvidable.

Pues nos guste o no, Frozen 2 era una de las películas mas esperadas de la última etapa de este año o al menos uno de los estrenos más sonados. Si, soy el primero que me reconozco que también me canse de la frozen fever y de escuchar «esa canción que no debe ser nombrada» excesivas veces, pero aún con todo eso no soy de los que odió con pasión esta película. Frozen me gustó, no me apasionó ni me robo el corazón como otras títulos de la casa de esos años como Enredados o la preciosa Moana pero me pareció un buen throwback al Disney más clásico con una BSO memorable, personajes (salvo Olaf) simpáticos y sobre todo con un giro final (esta vez el amor verdadero era entre dos hermanas y no un príncipe con princesa) que me pilló por sorpresa de manera positiva. Pues bien, seis años después Disney nos trae la secuela de una de sus franquicias más exitosas y bueno aunque está claro que hará la misma cantidad de dineros, tristemente esta bastante lejos de su predecesora.

Pues allá vamos otra vez.

Lo frustrante del asunto es que Frozen 2 es una secuela que sí que introduce suficientes elementos novedosos como para diferenciarla de su predecesora, el problema es que todo lo nuevo no funciona tan bien como la primera básicamente por un guión mucho más flojo que el de la primera y que da mayor importancia y tiempo en pantalla a los personajes con menos chicha de la cinta (sí, estoy hablando de ese bastardo nevado). Como muchas otras secuelas, el punto de partida es «salir de la zona de confort de la primera y explorar tierras nuevas» y esto funcionaría bien si la aventura tuviese mucho más ritmo y dinamismo como por ejemplo la diversidad de paisajes que se muestra en sus trailers dando una sensación de escala épica no se encuentra en la película, la cual obliga a los personajes a pasar demasiado tiempo en ciertos escenarios lo cual para una película que prometía una aventura vistosa y con ritmo, decepciona bastante.

Pensaréis que estoy siendo demasiado duro para «una peli de críos», pero no es así y lo cierto es que Frozen 2 esta lejos de ser una mala película, ya que aunque bastantes escasos también tiene sus puntos positivos. A pesar de sus escasos cambios de escenarios, esta secuela cuenta con algunas escenas de una belleza visual bastante potente (lo de Elsa y el caballo de mar es lo que más sobresale) que son auténtico regalo para la vista. En cuanto a la BSO, aunque en conjunto no está al nivel de la primera deja dos o tres canciones bastantes memorables: Into the Unknown, que es literalmente una Let it Go 2.0 pero que funciona bastante bien y la favorita del servidor Lost in the Woods, una canción que básicamente es una parodia/homenaje de las intensísimas baladas románticas de los ochenta cantada por Kristoff y que aunque tiene un tono tan divertido y cómico que parece que no pertenece a la película en la que está es una canción realmente divertida y muy pegadiza.

Más claro, el caballo de agua.

La relación de Anna y Elsa sigue siendo el corazón de la película (y el aspecto mas interesante y fresco de esta franquicia) aunque aquí se opta por dar más protagonismo a Elsa quien al menos tiene la trama con más peso emocional de la película, a diferencia de los personajes secundarios, como Olaf, quien tiene un tiempo en pantalla excesivo y Kristoff relegado a la trama romántica más cliché de la historia ya que se quiere proponer a Anna y no sabe encontrar el momento (¡menuda novedad!). Los personajes nuevos, los cuales se les da poco que hacer, terminan siendo un mero añadido en la trama, sin realmente nada que contar o aportar.

Frozen 2 es una secuela bastante inferior a su predecesora. Visualmente tiene escenas increíblemente bellas y hay un par de canciones memorables pero todo lo «nuevo» se termina sintiendo como una excusa para justificar que es una secuela, más que como algo interesante que contar. A pesar de sus carencias, es un pasable y genérico entretenimiento que cumplirá con los mínimos que los fans esperan de la secuela, pero sin dejar la huella de la original. 

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.