FROM HELL, de Alan Moore y Eddie Campbell

 

Título original:
From Hell HC
Sello: Top Shelf Productions/ Eddie Campbell Comics
Guionistas: Alan Moore
Artista: Eddie Campbell
Colorista: Eddie Campbell
Contenido:
From Hell #1-16 (1991-1996)
The Dance of Gull’s Catchers (1998)

Publicación USA: 1999
Publicación España:  Noviembre 2001 (Planeta)
Valoración: Destripando al Destripador

 

Pocas veces en mi vida he dejado un libro o cómic en la estantería sin leer. Y no me refiero a la temida pila de pendientes, esa no cuenta porque nunca baja, pero siempre cambia de contenido. Hablo de esas lecturas densas, que empiezas varias veces, muy animado y comprometido con la causa y, a las pocas páginas, el sopor y el tedio se apoderan de ti, obligándote a dejarlo para otro momento. Me pasó en su momento con El Señor de los Anillos y al final cayó tres veces (las dos primeras sin la influencia de las pelis de Peter Jackson, por suerte). Y me ha pasado, hasta ahora, con…

FROM HELL
de Alan Moore y Eddie Campbell

Me lo prestaron y no me lo leí. Me lo regalaron y no me lo leí. No importaba la cantidad de voces que me gritaban que este es uno de los imprescindibles o la ingente cantidad de premios que ha cosechado desde su primera publicación. El simple hecho de pasar del prólogo Los Ancianos en la Costa, y viendo el tocho que quedaba por delante se me hacía cuesta arriba. Qué digo cuesta arriba, eso era el Everest. Con ese dibujo tan feo y escorado, sin entender bien qué hacían esos dos viejos andando por la playa hablando del sistema político de la Inglaterra del siglo XIX y otras cosas sin sentido aparente.

Pero por fin, y gracias al podcast de la Zona, he conseguido subsanar este error. Cuando se propuso hacer un especial de Alan Moore, mi tomo de From Hell y yo nos miramos y supimos que era el momento de dar el paso. Y por supuesto que es denso y complicado, pero hay que recordar que, después de subir al Everest, toca bajarlo y, una vez has hecho cumbre, la bajada es tremendamente satisfactoria.

Te rajo de arriba a abajo.

From Hell recoge la reconstrucción, más o menos ficticia, de los atroces crímenes de Whitechapel, perpetrados por Jack, el Destripador en una versión de los hechos que, probablemente, sea la más acertada hasta la fecha y la más documentada de la historia. Siguiendo las bases que sienta Stephen Knight en su Jack The Ripper: The final solution, entre otras fuentes, Moore tira de teoría de conspiración monárquico-masónica para construir su relato. En él, el inspector Fred Abberline es enviado a Whitechapel para investigar los asesinatos, mientras aún se están sucediendo de la mano de William Gull, el doctor de la corte real inglesa, además de un reputado miembro de la logia masónica. Él es responsable de los destripamientos y su único móvil, con el beneplácito de la reina, es ocultar la paternidad del príncipe heredero con una prostituta.

Nos encontramos ante un exquisito thriller policíaco hilado de manera prodigiosa, en el que las vidas de los protagonistas reales, ya sean conocidos o anónimos, se entrecruzan hasta que todo encaja hasta el último detalle, y, a la vez, ante una minuciosa disección de la sociedad victoriana que demuestra que todos los estratos sociales están infectos y son un infierno. Es precisamente en la recreación de los ambientes, en la construcción de los personajes, en las escenas y diálogos cotidianos donde Moore desarrolla la verdadera reflexión y profundiza en su crítica socio-política.

De noche todos los gatos son pardos y cualquiera un destripador.

Pero si alguien pensaba que la magia finalizaba aquí, conviene recordar que estamos ante la obra más ambiciosa del hechicero de Northampton que funciona como thriller y como crítica social, sí, pero también como melodrama en dieciséis partes, como relato de terror que contiene datos que avalaría cualquier médico forense, como teoría de la conspiración, como tesis del mito del Destripador y, lo mejor de todo, como bibliografía detallada de las obras relacionadas con el mítico ripper, en sus intentos por identificar al asesino.

Al final del tomo, cuyo contenido principal se publicó entre 1991 y 1996 en la revista Taboo, se incluye el apéndice The dance of Gull-catchers, que se publicó en 1998, justo cien años después de cometerse los asesinatos. En él se recogen, de forma tremendamente original y divertida, las diferentes teorías sobre la identidad de Jack el Destripador y los autores atrapa-destripadores que las recogen, incluido él mismo y la preproducción de este cómic. Para rematar la edición, en 1999, en la versión novela gráfica que conocemos hoy en día, se incluyó otro apéndice en el que Moore pone sobre la mesa, extremadamente documentadas, las pruebas en las que se basa para justificar todos los movimientos que hace en su historia, así como los personajes que aparecen en ella. Desde Buffalo Bill Cody o John Merrick, más conocido como El Hombre Elefante, a la casa real inglesa y allegados, pasando por las prostitutas de Whitechapel y sus conocidos, las relaciones entre todos y cada uno de ellos están documentadas. Un intenso tour de force, repleto de sugerencias y hallazgos que diferencia las partes que sucedieron realmente y las (pocas) que han sido elucubradas por él.

Un momento, que estoy haciendo morcilla.

Y no sólo el guión, el dibujo también se apoya en una detallada documentación gráfica para la recreación de espacios reales. Alan Moore acertó de lleno (siempre lo hace) al elegir a Eddie Campbell como compañero de viaje porque, cuando te lo echas a la cara, el dibujo de From Hell es poco atractivo e incluso confuso, pero tiene todo el sentido del mundo. Con un estilo que baila entre las sombras expresionistas y las líneas impresionistas, Campbell diferencia el contraste entre la clase alta y baja de la sociedad con una técnica muy depurada y sabe aprovechar al máximo un diseño clásico de nueve viñetas por página. Moore y Campbell se atreven incluso a jugar a los puzzles narrativos y los resuelven de manera magistral. Sí, estoy hablando del capítulo 7 y sus primeras nueve viñetas aparentemente inconexas. Magia pura.

Bajo mi punto de vista, From Hell es una historia mastodóntica y compleja, pero también la obra más importante de Alan Moore, su obra maestra, muy por encima de Watchmen o V de Vendetta, que complace a cada momento y recompensa al final, dejándote el mejor sabor de boca posible. Ya lo dijo Warren Ellis: “Yo ya sé quién es Jack el Destripador y me lo ha contado Alan Moore”.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.