FREDDY VS. JASON VS. ASH, de James Kuhoric y Jason Craig


 

Título original: 
Freddy Vs. Jason Vs. Ash TPB
Sello: WildStorm 
Guionista: James Kuhoric
Artista: Jason Craig
Colorista: Thomas Mason
Contenido: Freddy Vs. Jason Vs. Ash #1-6 (Nov. 2007 – Mar. 2008)
Publicación USA: Septiembre 2008
Publicación España: –
Valoración: In gore we trust /10

 

Si os cuento que esta historia iba a ser la secuela de la película de 2003 Freddy Contra Jason ¿me creeríais? Ni confirmada ni desmentida durante años, más o menos es así. La idea de una secuela pasaba por llamar a Bruce Campbell y así unificar y dar un cierre oficial a las tres franquicias. Y no lo digo yo, es el mismo Robert Englund el que lo ha mencionado en más de una entrevista pero que, dadas las cifras de la película, nunca llegó a buen puerto. Yo, personalmente, la hubiera disfrutado como un enano ya que el efecto Ash habría cambiado el tono de la cinta. Mi gozo en un pozo. Aysh.

Freddy Krueger se ha quedado encerrado en la mente de Jason Voorhees y, tras descubrir la existencia del Necronomicón, manipulará al psicópata de la máscara de hockey para que lo consiga y así poder volver a la vida. Mientras, en Crystal Lake, lugar donde Jason murió ahogado y donde la normalidad está intentando regresar, deciden cambiar de nombre y darle un lavado de cara para reabrir a los turistas y dejar atrás la sangrienta leyenda que le persigue. Lo que nadie espera es que un tercer elemento entrará en juego teniendo al mismísimo Necronomicón como culpable de ello. Mirad detrás vuestro y corred como condenados que nos adentramos en…

FREDDY VS JASON VS ASH
de James Kuhoric y Jason Craig

Enterarme en la primera página que esta historia se situaba cinco años después de ese disparate de película dirigida por Ronny Yu y que menciono más arriba, no auguraba nada bueno. La cinta podría tener de protagonistas a dos iconos del terror pero el resultado fue un auténtico desastre. Sinceramente, si me alegré de verla fue por disfrutar una vez más del gran Robert Englund en la piel chamuscada de Freddy Krueger ya que siempre ha sido mi personaje de terror favorito y con el que más miedo he pasado en mi juventud. Siempre me ha causado pavor el que pudiera meterse en mis sueños. Me perturbada demasiado. Luego crecí y mi jefe ocupó su lugar.

Pero volviendo al cómic y teniendo en cuenta que Freddy repite más o menos fórmula aquí, es el factor Ash Williams el que hace que toda la historia sea un experimento gore y desternillante que perfectamente podría ser un capítulo más de la tristemente cancelada Ash Vs. Evil Dead, heredera de esa magnífica trilogía perpetrada por Sam Raimi entre 1981 y 1992. La tensión está presente desde el principio y el ritmo es constante, sin pausas y, aunque el final roza el “más difícil todavía” no desentona en absoluto a un recorrido muy bien hecho, con mucho respeto por todas las franquicias mientras el protagonismo va rotando de uno a otro siendo en todo momento Ash el que destaca por encima de los demás.

¡Zas, en toda la boca!

Una vez indagas un poco en los trabajos del guionista/editor James Kuhoric, te das cuenta que no podía salir mal reunir a tres personajes tan dispares, que la jugada no haría aguas. Kuhovic, familiarizado con el género de terror, ha trabajo en cómics como Crossed, Army of Darkness, Stitched, Über o Night of the Living Dead entre otros, y esa experiencia se ve perfectamente reflejada aquí. El guionista trata a cada uno con el respeto que merece y encumbra cada universo a su máximo exponente sin que choquen estrepitosamente. La ausencia en el escenario principal del de Elm Street en la primera mitad, evita una saturación previa y entra justo cuando el guión le necesita.

Los elementos del cine slasher están fielmente representados y colocaditos para que, como fichas de dominó, vayan cayendo sistemáticamente según el plan mientras el envoltorio exterior parece un caos de sangre y vísceras. No faltan, como mandan los cánones, los adolescentes descerebrados ansiosos de sexo, esa carne de cañón que tiñe de rojo el 80% del cómic y que hará las delicias de los amantes del género, sin duda. Incluso hay tiempo de poner en situación a los lectores mientras Ash explica todas sus desventuras sucedidas en las películas de Raimi. Una infinidad de detalles, tópicos, más de una conexión entre películas y situaciones que hemos disfrutado mil veces junto a unos diálogos llenos de palabrotas y humor negro ¿quién da más?

Si hay que apostar, no apostaría mi mano.

Y pese a todas las sorprendentes virtudes que tiene, es en el dibujo donde cojea el resultado final. Y no es un mal dibujo pero va, claramente, de más a menos de forma alarmante en los seis números que forman la miniserie. Jason es el mejor parado y sus apariciones, sobre todo en la primera parte de la historia, son acojonantes y muy fieles a la imagen que se nos ha quedado marcada para siempre de su primera aparición en la tercera parte de la saga en 1982 pero incluso él sufre ese bajón de calidad. Ash Williams es el menos caracterizado físicamente pero que como menciono más arriba, Kuhoric se encarga de darle esa personalidad de chulo de todo a cien que tanto nos gusta.

El número final es el ejemplo perfecto de dejadez total a los lápices. Desconozco los inconvenientes tanto editoriales como personales que pudieron ocurrir pero que el trabajo de Jason Craig acabase siendo un despropósito con personajes descuidados, sin apenas detalles, más cerca de unos pegotes con brazos y piernas con unos colores extrañamente fuertes y ciertas desproporciones en más de una viñeta. Todo ello con ausencia total de fondos que, si bien es cierto ocurre en la mayoría del cómic, aquí se hace más patente. Pese a eso, incido en la fiel representación de los protagonistas en general y en que cumple al nivel exigido por el guión.

Cuando Freddy conoció a Ash.

Este sangriento potaje slasher a tres bandas es una lectura perfecta para Halloween, Semana Santa e incluso para esos días de relax en pleno agosto mientras te tuestas al sol, ya que trata a todos los personajes de una forma correcta sin que nadie acabe haciendo el ridículo y vayas corriendo a tus viejas películas para desintoxicarte. Terror bien hecho, humor 100% Ash Williams y mucha, mucha sangre ¿para qué más? Y tiene una segunda parte titulada The Nightmare Warriors pero amigos, eso ya es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.