FRECUENCIA GLOBAL, de Warren Ellis y VV.AA.

Planteada como una serie de TV, Global Frequency es una serie limitada de 12 números donde cada capítulo es independiente del siguiente, pese a mantener un nexo común, la agencia internacional Frecuencia Global, compuesta por 1001 miembros repartidos por el mundo y cada uno especialista en un campo concreto. Imaginad una serie de TV que cogiera la base de Misión Imposible, una agencia de agentes especializados en las más diversas habilidades, y lo mezclara con la singularidad argumental de Fringe y Expediente X, donde todo puede suceder. Sumadle unas gotas de 24 con su ritmo y escenas de acción.

Ahora imaginad que es un cómic. Si soy capaces de este ejercicio de introspección, bienvenidos, estáis en la…

FRECUENCIA GLOBAL
de Warren Ellis y VV.AA.

 

Título original:
Global Frequency TPB
Sello: Wildstorm / Vertigo
Guionista: Warren Ellis
Artistas: Garry Leach, Glenn Fabry, Steve Dillon, et al.
Entintadores: Karl Story y Liam Sharp
Colorista: David Baron (y Art Lyon)
Contenido: Global Frequency #1-12
(Dic. 2002 – Ago. 2004)

Publicación USA: Febrero 2013 (Reedición)
Public. España: Abril 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 8.5/10

 

Warren Ellis es un guionista inquieto, con una capacidad para sorprender con cada nueva obra, trabajando con diferentes géneros, alejado de lo mainstream y siempre con un estilo reconocible. En esta ocasión crea todo un mundo nuevo para relatar doce historias en las que deja su impronta con sus temas predilectos, a menudo reflejados en su obra.

Autor inquieto, como decía, Ellis sorprende con la originalidad de la propuesta, que coincide totalmente con su línea de pensamiento en cuanto al cómic como medio en expansión, un medio que debe librarse del anquilosamiento de contar historias sobre un mismo personaje durante más de 50 años. No puedo estar más de acuerdo con esta postura, como cada vez más gente a juzgar por el éxito de las propuestas innovadoras de Image donde los autores realizan proyectos más personales, explorando otros géneros, con más libertad creativa y llevando sus historias a un final. Justo después de finalizar su primera obra maestra (Transmetropolitan) y mientras se publicaba erráticamente la segunda (Planetary), Ellis se tomó un respiro escribiendo esta maxiserie dentro del sello Wildstorm, que podríamos definir como un cruce entre Vértigo y la actual Image. Ya veis que hoy la cosa va de diversidad y mestizaje…

La serie tiene también alguna locura que otra, para que nos vamos a engañar.

Y si hablamos de diversidad y mestizaje, tenemos que hablar de los 1001 agentes (número que, ya os aviso, irá bajando según se suceda la serie). No todos los agentes están en activo, pero todos saben que una vez suena su busca, tienen que dejar lo que estén haciendo para cumplir la misión asignada. Da igual que seas policía, informático, asesino, francotirador o experto en parkour: si tu busca suena, el destino del mundo está en juego.

Tan variopinto grupo de personajes tiene a dos figuras centrales. Ellas son Miranda Zero, directora de la organización que no duda en ensuciarse las manos en varias misiones y Aleph, experta en comunicaciones, encargada de coordinar a los agentes de campo y que también dispondrá de su cuota de protagonismo, con un capítulo dedicado a ella.

Aleph, un genio del orden y el control… en el trabajo.

Entre 1001 agentes tiene que haber de todo, y es que nunca se sabe qué tipo de amenaza puede presentarse, otro ejemplo de la diversidad de historias en la obra. Así, vamos a ver desde bombas nucleares hasta experimentos macabros buscando el arma definitiva, pasando por virus informáticos que convierten a los usuarios en zombis.

Y como decíamos, Ellis no deja escapar la oportunidad de regresar a sus temas fetiche, mostrando que la verdadera amenaza son las grandes corporaciones que mueven los hilos en la sombra, siempre buscando la manera de beneficiarse de los más débiles, a menudo los más estúpidos, distraídos como están con nimiedades. Una crítica a una sociedad demasiado ególatra, incapaz de ver más allá de su bienestar individual, marca de la casa del guionista británico.

Si Frecuencia Global te llama, da igual quien seas y lo que quieras. Vas.

Y por terminar con la diversidad, también la hay gráfica en Frecuencia Global: cada episodio está dibujado por un artista diferente, con su propio estilo y siempre realizando un trabajo acorde con su calidad, que acostumbra a ser notable. Quizás el que más sorprende es el caso de David Lloyd, dibujante que solo conocía por V de Vendetta y que aquí luce totalmente diferente con un trazo muy dinámico, en un episodio que es puro ritmo y que sucede casi en su totalidad en espacios abiertos. Personalmente, me encanta ver a autores que se prodigan poco como Glenn Fabry o Simon Bisley, con historias donde tienen su espacio para escenas gore que tan bien saben plasmar. En el otro extremo estaría Jon J. Muth, en una historia que transcurre en un pueblo sitiado por la nieve, lo cual sienta como un guante al estilo de acuarelas del autor.

También hay que destacar a Brian Wood, famoso por su faceta de guionista, pero que aquí se encargó de todas las portadas; y David Baron, quien coloreó todos los episodios (excepto el último, que tardó seis meses en salir y el hombre estaría ocupado), haciendo un trabajo excelente al adaptarse a la perfección a los artistas y al tono que necesita la historia.

El apartado gráfico es digno de… echarle un ojo.

En definitiva, nos hallamos ante un producto fresco y original, un trabajo ligero en apariencia, como si de un cómic de consumo fácil se tratara, pero más allá de esta fachada de divertimento, Warren Ellis va dejando mensajes que invitan a la reflexión del lector. Mensajes que plantean otra visión del mundo en el que vivimos, en manos de quién estamos y qué hacemos nosotros para revertir esta situación. Mensajes sobre los límites de la codicia, la crueldad y el sinsentido de la sociedad en la que vivimos. Mensajes que, más de una década después, siguen siendo tan actuales que asustan.

Una obra que demuestra que el cómic es mucho más que calzoncillos.
Claro que los calzoncillos también tienen su encanto…
Pero eso, amigos, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

10 Respuestas

  1. lemmytico dice:

    Tebeazo que por razones que se me escapan ahora está de moda denostar.

    • Carlos es un joven anciano. Nunca va a la moda xD

    • CarlosPlaybook dice:

      Ah si? No tenía ni idea y no acabo de entenderlo pues es un tebeo cojonudo cuyo estilo tan televisivo pega más ahora que en su momento.
      Gracias por comentar a Lemmy!

      • Iron dice:

        Hombre, podemos hablar que esta de “moda” denostar, siempre que tengamos claro que cuando decimos eso estamos hablando de la opinión dos de los cinco que se lo leyeron en su día cuando se publicó en grapa (y que recibió mucha menos atención que en posteriores reediciones) consideran que es un producto correcto dentro de la (muy alta) calidad de producción del Ellis de la época.
        Resumiendo: el comic está muy bien, tiene algún número bastante chulo (el de los cirujanos japoneses) y otros algo menos. Está en la línea de muchos trabajos suyos del momento mucho menos -por ahora- recordados. O a mi me lo parece. Ni más ni menos.
        Que de modas nada, vaya.

        • lemmytico dice:

          Hombre Iron, no lo digo solo por ti, sino porque ha seguido el camino de muchos cómics de culto: 1) no se les presta mucha atención cuando salen; 2) van creando run run y más gente va diciendo que mola, 3) se genera el movimiento contrario y sale gente hablando de que está sobrevalorada y que no es para tanto y demás. A mi me parece bien que fueses de los dos o cinco que se la leyeron en su día, cosa que por cierto no da privilegio critico ninguno ni en un sentido ni en otro, solo digo que ahora Global Frecuency está ya en ese tercer estadio, o esa es la impresión que tengo viendo las impresiones que recojo y no solo en nuestro micro-foro. Llámalo moda o llámalo “tendencias de opinión”.

          • Iron dice:

            No se trata de “privilegio crítico” simplemente que no se trata de una opinión surgida en ese tercer paso que mencionas.
            Que, tienes toda la razón, es el camino que siguen absolutamente todas las obras “de culto” como tu las llamas, o populares (yo he leído lo mismo de cosas como Watchmen). Pero más que de modas, siempre me ha dado la impresión de que pasa debido a que, al alcanzar un público más amblio, también aumentan las posiblidades de encontrar más opiniones divergentes.
            Es que la tendencia a calificar las opiniones contrarias de “modas” (y no lo digo por ti) podría colocarse como el cuarto paso de esa progresión que señalars. Y que conste que no lo digo por tí, probablemente yo también lo haya hecho en alguna ocasión.

  2. doremidorefa dice:

    Fantástica reseña de una increíble serie de acción plasmada en papel. Yo soy muy fan de este cómic ya que es de las primeras cosas que leí y fue leerlo casi de un tirón número tras número. La descripción que has dado:
    “Imaginad una serie de TV que cogiera la base de Misión Imposible, una agencia de agentes especializados en las más diversas habilidades, y lo mezclara con la singularidad argumental de Fringe y Expediente X, donde todo puede suceder. Sumadle unas gotas de 24 con su ritmo y escenas de acción.”
    Es la definición por excelencia de esta obra de 12 números. Indispensable para todo fan de las pelis-series de acción y de lo que quieran leer algo ligero pero con ese golpe a la moral a la humanidad.
    ¡¡¡Bocadillito de tortilla!!! (¿Con o sin?)

    PD: desde las sombras sigo pendiente del todos vosotros familia.
    =)

    • CarlosPlaybook dice:

      Gracias por tus palabras compañero en la sombra xD
      Cuando vi que la reeditaban me entraron unas ganas enormes de reseñarla, pues es una obra más o menos desconocida llena de virtudes. Como decía antes su formato tan televisivo está más de moda ahora que en el momento que apareció, demostrando de nuevo que Ellis es un visionario.
      Me alegro que te haya gustado y un placer leerte por aquí. Como dicen por ahí Zonhero una vez, Zonhero para siempre!!!

      • Iron dice:

        Es curioso lo que comentas de “formato televisivo” porque muchas de las propuestas de Ellis de esa época parecen estar enfocadas a vender la idea a la gran pantalla (por ejemplo Red, que acabó siendo una peli, también es de por aquel entonces) así que no es nada descabellado pensar que el autor estuviera pensando en una posible adaptación televisiva.
        Que por cierto hubo, se llegó a grabar un capítulo piloto el 2005 que no llegó a nada y me suena que hace poco la cosa parecía que volvía a moverse.

  3. CarlosPlaybook dice:

    Interesante debate el que tenéis amigos (no le doy a responder porque sino no cabe el comentario). Yo leí la obra en su momento y ya entonces me gustó por su propuesta y originalidad. Creo que es bueno que se siga reeditando y siga siendo tan fresca y actual como entonces, pudiendo llegar a más gente que en su momento no la leyó. Como todo, no siempre podemos estar de acuerdo en cuanto a gustos y como bien dice Ander, no entiendo de modas…

Deja un comentario, zhéroe