FIRST LOVE. Lo mejor de Miike sin Miike

Título original:
Hatsukoi
Año: 2019
Director: Takashi Miike
Guión: Masa Nakamura
Reparto: Masataka Kubota, Sakurako Konishi, Seiyo Uchino, Shôta Sometani, Nao Omori, Jun Murakami

Valoración: Le falta un no se qué que qué se yo

Sinopsis: Leo es un joven boxeador que atraviesa una mala racha. Durante el transcurso de una noche en la ciudad de Tokyo (Japón) se encuentra con el primer gran amor de su vida, Mónica, una prostituta adicta a la droga que pese a sus circunstancias personales sigue siendo una joven inocente. Aunque Leo no lo sabe, la chica se encuentra inmersa en una compleja trama relacionada con el tráfico de droga que la convierte en el objetivo de varias personas: un yakuza, un policía corrupto y una asesina enviada por la tríadas chinas.

Takashi Miike nunca me ha dejado indiferente. El prolífico director puede hacer un mejor o peor trabajo pero, ni que sea por sus manías o lo desquiciado que acaban por ser sus películas, desde que descubrí su cine siempre me llama la atención su próxima obra. Ese extraño magnetismo que tienen sus cintas con sus personajes estrafalarios, las sobreactuadas actuaciones y las locas puestas en escena en las que puede pasar cualquier cosa me atrapa y, aunque al final no haya entendido nada o me queda con cara de incrédulo, siempre es una experiencia que ansío repetir. Y por esto mismo First Love me ha dejado tan frío.

Cuando nadie lleva mascarilla en el metro.

Miike. Yakuzas. Drogas. Todo estaba encaminado a ser un buen chute del director nipón, esta vez sin estar en parte limitado narrativamente al no ser una adaptación a las que nos tiene acostumbrado. Y se queda a medias. Y duele. Tiene todas las oportunidades para lucir pecho con sus bizarradas (en el sentido anglosajón) y en el momento en que parece que va a despuntar alguna, se acaba y se vuelve a un ritmo más sosegado. No aprovecha la inercia que va adquiriendo en cada escena y se permite el lujo, en mi opinión de forma equivocada, de reservarla únicamente para los últimos compases de la película. Desde el principio iba buscando el parque de atracciones que son muchas de sus obras: paradas cada pocos metros de diversión desquiciada sin sentido ni propósito, cortas paradas para recuperar el aliento y a la siguiente. Y aquí parece todo más contenido, siendo una escalada de tensión algo más moderada hasta que al fin todo explota. Esto puede convertirla en una mejor película pero, al mismo tiempo, en una obra menor de Miike.

Porque First Love es una buena película. Es entretenida, con personajes con cierta carisma y por encima de la media del director. Pero lo que gana en solidez lo pierde en esos despuntes de locura que hacen brillar a sus otras producciones más irregulares. Partiendo de la figura más que clásica (y hasta un poco olvidada en los grandes blockbusters actuales) del protagonista en el momento y nos vemos abocados a una aventura de malentendidos, planes que salen mal y mafiosos de tres al cuarto tremendamente incompetentes donde el humor negro y las miradas muy intensas están a la orden del día. La tensión se va acumulando de forma constante en entornos opresivos y sucios a la espera de la chispa que haga que todo explote pero se hace de una forma un tanto manida y sin gracia que juega en contra de un clímax al que se le intenta dar una pátina de epicidad pero que, viniendo de donde viene, se queda a medio gas.

Tremendo cumbión la megafonía.

Lo peor que se puede decir de una cinta de Miike es que sea olvidable y esta, en gran medida, lo es. Los personajes arquetípicos del género yakuza, pese a su innegable presencia, no son suficiente para apuntalar un plantel de personajes que, salvo en contadas ocasiones, no poseen la suficiente química para cogerles un mínimo de cariño o, al menos, prestarles la atención que merecen. First Love podría ser una película gamberra de un director promedio que quisiera jugar con los tópicos de los mafiosos japoneses pero, firmada por una persona que ha llevado a cabo las adaptaciones más delirantes que puedo recordar, el resultado final parece sobrio e incluso decepcionante.

Si nunca habéis disfrutado de una película de Takashi Miike estáis de enhorabuena: First Love puede ser la puerta de entrada perfecta para su más que extensa filmografía. El problema está en si buscáis el café para muy cafeteros porque lo que vais a encontrar aquí es un descafeinado largo.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.