FINAL SPACE. Tu nueva serie de animación favorita.

Título original: Final Space
Fecha 1ª emisión: 15 de Febrero, 2018
Cadena: TBS
Creador: Olan Rogers
Reparto: Animación
Temporadas:
Episodios: 10
Género: Ciencia ficción / acción / aventuras / comedia
Valoración: No me toques a Mooncake

Para ser una persona tremendamente puntual, siempre llego tarde a todo. Porque una cosa es estar a la hora que toca en un lugar y otra muy diferente estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Pues bien, yo soy de los que nunca están en el momento adecuado; no al menos en lo referente a cosas de moda. Y con moda me refiero a cualquier tipo de cosa relacionada con series, películas, videojuegos o inclusive cómics. Esto último lo estoy subsanando con el paso de los años, solo he necesitado una veintena para lograrlo. Lo normal. Lo lógico. Al menos para mí, vaya. Vivo con lag, estoy fuera de onda, no sintonizo con los gustos de la gente y un largo etcétera de frases que me han dicho a lo largo de mi vida. Tampoco os voy a engañar, sudo bastante de todo lo que opine la gente y las recomendaciones. No lo hago a mal, ojo, pero lo hago. Voy a la mía en cuanto a gustos y eso conlleva llegar tarde siempre para todo. Incluso cuando tus amigos te recomiendan una serie de animación y tardas más de tres meses en echarle un ojo, y encima de casualidad. Porque precisamente eso fue lo que me pasó con la siguiente serie de la que vengo a hablar: Final Space.

Cuidado con estos tres, parecen inofensivos pero son letales (al menos dos de ellos).

La historia nos transporta a un futuro lejano en el que nuestro protagonista, Gary Goodspeed, está cumpliendo condena en una nave varada en mitad del Espacio por haberla liado muy parda en la Tierra. Digamos que por el simple hecho de intentar ligar con la capitana de la Guardia del Infinito, Quinn Aragon, se hizo pasar por un piloto de naves y terminó destruyendo toda una flota estelar. No es de extrañar que ahora tenga que pasar los días solo acompañado por la IA que controla la nave, el siempre preciso y justo H.U.E. y los robots encargados del mantenimiento de ésta. Bueno, con ellos y con esa bola amarilla flotante e inaguantable que se pasa todos los días molestando y dando vueltas por la nave. Esa máquina creada para luchar contra la locura espacial y que se hace llamar Kevin. Dios, que odioso es Kevin… Pero volviendo a la trama en sí, todo se pone patas arriba cuando un pequeño y adorable ser verde aparece en la vida de Gary, trayendo consigo destrucción, muerte y nuevos compañeros como Avocato; aunque también se convertirá en el foco de atención e ira del ser más peligroso de todo el universo: el pérfido Lord Comandante. Algo malo tenía que tener esa cosa adorable llamada Mooncake, ¿no?

Lo cierto es que tras el parón de Rick y Morty, me había quedado un poco huérfano en cuanto a series de animación que me enganchasen. No significa que haya dejado de ver dibujos animados y que no haya encontrado alguno que otro que me entretuviese, pero seguía notando ese vacío existencial. Tampoco es que Final Space tenga ese nivel de gamberrismo, escatología y brutalidad con la que cuenta la serie de Adult Swim, pero sí posee una trama muy bien pensada que va evolucionando episodio a episodio y ganando peso. Aquí premia la aventura, la acción y la ciencia ficción clásica, teniendo ese punto justo para hacerla adulta, pero sin perder la frescura de un producto nuevo y divertido. De hecho me gustaría destacar la manera en la que abren todos sus episodios, con un Gary vagando en el vacío del universo rodeado de trozos de naves y cadáveres, mientras que H.U.E. le recuerda que le quedan pocos minutos de oxígeno. Ese simple detalle que determina que todo está pensado, no dejando nada al azar o al mero relleno. Aquí el señor Olan Rogers ha venido a contar su historia y no se anda por las ramas.

¡Por la cuenca vacía de Odín! ¡Te odio con toda mi alma, Kevin!

Otra de las razones por las que me ha ganado la serie es porque me siento muy identificado con la situación del protagonista. Y si me apuras, hasta con su estupidez. Quizá el símil no sea totalmente exacto, pero he notado como estos últimos años de mi vida han sido iguales a los de Gary: encerrado en un mismo lugar durante mucho tiempo, conociendo a gente genial, enamorándome y ganándome enemigos sin comerlo ni beberlo. Pero sobre todas las cosas está la de tener un compañero de piso (sí, porque no vivo en una nave) que se llame Kevin y sea igual de desesperante que el de la serie. Ese tipo de ser que cuando parece que le coges cariño, abre la boca para cagarla o hace algo que te saca totalmente de tus casillas. Creo que ese nombre está maldito, sino no me lo explico. Aunque la baza más importante de la serie seguramente sea su duración. Con diez episodios que duran algo menos de veinte minutos, la capacidad de perderse en información superflua y quedar en la más absoluta nada se pierde. Porque mira que suceden cosas. Y es que en muchas ocasiones menos es más.

Como cabría esperar, la segunda temporada de Final Space ya está en producción, por lo que todavía tendremos que esperarnos una temporada para poder saber qué narices pasa con nuestros protagonistas. Tras ese final tan genial y con la presentación de los grandes villanos, pueden contar conmigo para darle mi sucio y escaso dinero. Si te gustan las series de animación y buscas algo más enfocado a un público adulto, pero que no deje de lado la ciencia ficción y el humor, ésta es tu serie. O también podrías verte de nuevo Futurama, pero esa no está actualmente en Netflix (ni se le espera). Adaptarse o morir, gente.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.