FAITH, Vol. 2, de Jody Houser, Pere Pérez y Marguerite Sauvage


Título original
:

Faith: California Scheming TPB
Faith: Superstar TPB
Faith: The Faithless TPB

Sello: Valiant Entertainment
Guionista: Jody Houser
ArtistasPere Pérez, Marguerite Sauvage, Joe Eisma, Megan Hetrick y Kate Niemczyk
Colorista: Andrew Dalhouse
Contenido: Faith, vol. 2 #1-12 (Jul. 2016 – Jun. 2017)
Publicación USA: Nov. 2016 – Ago. 2017
Publicación España: Octubre 2018 (Medusa)
Valoración: ¡Valiant mola! (Parte IV)

 

No hace ni cuatro meses que Medusa acabó de editar Faith en grapa. Grapa. ¡GRAPA! Sí, soy un amante incondicional de la grapa y no sólo por su comodidad o precio, sino porque siento que uso lo más primigenio del género, el principio de todo, lo más básico y, no sé, llamadme romántico, pero me gusta. Bueno, a lo que iba, que me pareció la oportunidad perfecta para saber si podía reafirmar todo lo que dije en mi primera reseña ahora con un contexto más amplio, un personaje más experimentado y con más recorrido o acabaría desechando al personaje como otros tantos que están pero nadie les espera. Por suerte para mí, Faith ‘Zephyr’ Herbert merece mucho más que mi atención.

Tras su primera aventura en solitario, convertirse en la nueva heroína de Los Angeles y salir airosa de una conspiración a nivel interplanetario, Faith se gana la confianza y el cariño de la ciudad mientras sigue lidiando con su trabajo, sus compañeros y el peso de llevar capa. Lo que ella no sabe, y nosotros sí, es que los problemas nunca vienen solos y que ni la ciudad ni su trabajo en Zipline le darán un respiro. Ni eso ni las consecuencias de sus actos por muy bien intencionados que sean. Volvemos a la ciudad de las estrellas de Hollywood para abrazar fuertemente a…

FAITH, Vol. 2
de Jody Houser, Pere Pérez y Marguerite Sauvage

Si el primer volumen me gustó por su frescura, y fue una grata carta de presentación en solitario para la ex miembro de los Renegados, gracias a una explotación acertada de sus dudas y miedos a través del prisma de la vida real por encima de la superheroica, aquí Houser sigue la misma senda pisando fuerte y cimentando una personalidad muy necesaria en estos tiempos que corren. Si bien es cierto que aquí ya cae en derroteros heroicos de manual, siempre acaban pasando por el divertido filtro de la señorita Herbert. Quizá el peso de nuestra protagonista en esta ocasión se nos haga más necesario por ser una historia más larga, con más implicados y situaciones, y eso necesite el uso de ideas diferentes para mantener esa frescura que aquí no acaban de llegar del todo.

Y ese imaginario equilibrio que parece estar medido al milímetro, realmente no es así. El día a día prima muy por encima de los poderes pero es el gran trabajo de Jody Houser el que consigue hacernos creer, afortunadamente, que todo está a partes iguales. Que la acción también tiene su papel protagonista. Aquí los enemigos se alejan de grandilocuentes amenazas y distan mucho de ser el Galactus de turno o el próximo Joker. Incluso ellos tienen ese halo desenfadado de enemigo sesentero de Batman, de discurso estridente y risa malvada de grandes decibelios, como si fueran meras parodias de malvados que han ido plagando las mil y una historias dentro del cine. Y funciona.

Creo que alguien va a llegar tarde al trabajo.

Y aunque claramente profundiza poco en el dilema heroico y no se complica con los villanos y sus tramas (incluso repite fórmula un par de veces), es la dificultad de llevar una vida real y disfrutar de ella mientras la capa te distrae y consume tu tiempo y tus fuerzas, lo que realmente tiene un valor real. Incluso el aprovechamiento de clichés del medio, utilizados de forma inteligente, hacen que parezcan suyos. Innova con algo que no es novedoso, que lleva años inventado y siendo utilizado. Esa originalidad, que no lo es, es el mayor mérito de la guionista nominada al Eisner.

Y pese a esa ejecución de tramas sin complicaciones y a veces bastante simples, el entramado freak/geek hace que todo tenga un envoltorio bonito y entretenido. Faith, como lectora de cómics y consumidora de pelis, series, libros y videojuegos, convierte todo lo que nos rodea a nosotros mismos en elementos indispensables de la historia. Las referencias a superhéroes de toda la vida y a la industria audiovisual que nos fascina acaba creando un papel de regalo de nostalgia de, como se suele decir, aquellos maravillosos años y que sirve de batería y retroalimentación del personaje y su entorno. Una forma cómoda de endulzar un guión sin giros inesperados y caminos rectos que, todo sea dicho, esta serie no necesita.

Entre villano y villano siempre hay tiempo para frikear.

Y lo mejor de todo es que la forma de ser de Faith se traslada inequívocamente, una vez más, al dibujo. Pocas son las veces en donde podemos ver una sinergia tan arraigada entre personaje y dibujo y aquí se nota muchísimo. Si Francis Portela fue el encargado de los cuatros números del primer volumen, aquí es Pere Pérez y Joe Eisma los que se encargan de ello con la misma simbiosis. El arte de ambos dibujantes es una explosión de trazo limpio, claro. Una luz deslumbrante con una sensación enorme de libertad que se disfruta en cada viñeta.

Y parte importante y culpable de ello la tiene el colorista Andrew Dalhouse, que se apropia del dibujo dándole vida con esos tonos apastelados, huyendo de tonalidades chillonas y que tan bien le viene a la historia. Mientras tanto, seguimos teniendo el maravilloso dibujo de Marguerite Sauvage cuando nuestra protagonista fantasea con unas páginas de composiciones sinuosas que desprenden una luz prodigiosa con ese trazo lleno de curvas a la que la dibujante nos tiene acostumbrados. Por otra parte, Meghan Hetrick y Kate Niemczyk, ya con un estilo menos radiante y con más oscuridad, completan el elenco de dibujantes. Un contrapunto artístico final que siempre viene bien.

Las ensoñaciones de Faith, todo un deleite.

Quizá Faith sea la maravillosa adalid de una nueva corriente de personajes nuevos, diferentes y luminosos con la esencia y los valores que mantienen esta sociedad, cada vez más destructiva, siendo uno de los mejores ejemplos del cómic actual hecho con cabeza y mucho amor y que con este nuevo volumen afianza todos los conceptos con los que nos sorprendió en su comienzo tras dejar atrás a los Renegados.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.