ETHER, vol. 1: “La muerte de la última Llama Dorada”, de Matt Kindt y David Rubín

 


Título original
:

Ether, Vol. 1: “Death of the last Golden Blaze” TPB

Sello: Dark Horse Comics
Guionista: Matt Kindt
Artista: David Rubín
Colorista: David Rubín
Contenido: Ether #1-5 (Nov. 2016 – Mar. 2017)
Publicación USA: Julio 2017
Public. España: Marzo 2017 (Astiberri)
Valoración: Lujos patrios/10

 

Existen momentos únicos en la vida, sobre todo en el mundo del arte. Pocas veces el azar consigue reunir a dos de tus artistas favoritos para que hagan una obra juntos. Y casi nunca se publica en España un tomo recopilatorio de un cómic editado en otro país, antes de que siquiera salga en ese último. Por estas y más razones, no podía dejar pasar la oportunidad de aportar mi granito de arena en este desierto que es el mundo de la divulgación, la crítica y el amor al noveno arte. Y es que, señoras y señores, hoy toca hablar de…

ETHER
de Matt Kindt y David Rubín

En un mundo en el que la fantasía y la magia es lo que rige el día a día, un ser humano es considerado como el mejor detective del lugar, usando lo que él llama ciencia. Boone Dias es una de las mentes más brillantes de la Tierra, por lo que visitar una realidad en la que lo fantástico sustituye a la deducción científica es todo un reto para él. O más bien como una droga. Y es por ello que no dudará en pedir su ayuda para solventar un caso de asesinato el alcalde de la ciudad de Agartha, la gran capital de ese mundo de misterios. La muerte que ha de investigar es la de la defensora de ese mundo, la Llama Dorada, una especie de semidiosa que hace las veces de adalid de la libertad y lucha en pos de la paz. Pero ya no más. Ahora Boone, acompañado del guardián entre dimensiones Glum, se encargará de desenmascarar al culpable de tan vil acción y llevarlo ante la ley del lugar. Que váyase usted a saber, viendo la sociedad tan variopinta que conforma ese mundo…

La premisa inicial es bastante sencilla y podría decirse que manida, debido a la cantidad ingente de historias que comienzan de una manera más o menos parecida. Pero si en algo es especialista Matt Kindt es en contar cosas de una forma totalmente distinta, aunque sea un manual de ponerse calcetines en los pies. El creador de obras como Revolver, Dept. H o la magnífica Mind MGMT se pone el mono de trabajo y nos presenta un guión lleno de pequeños detalles que lo convierten en una gran historia. Me gustaría resaltar el contraste del protagonista en ambos universos, siendo un aventurero en el mundo de fantasía y un vagabundo en la realidad. Y es que ese es otro de los temas con los que juega Kindt, la realidad. ¿Qué es real y por qué? Con esta simple pregunta pasamos casi todo el tomo leyendo con miedo o esperando un giro de guión en cualquier momento. Pero no solo encontramos el detalle de la susodicha cuestión, sino que la única forma de llegar al otro lado del espejo es generando una gran cantidad de adrenalina como catalizador y podréis imaginaros la técnica que usa el bueno de Boone para cruzar dicho portal. Ahí es nada.

Billete asegurado al otro lado.

También hay que tener el cuenta el tema del arte cuando quieres contar una historia así. No te vale cualquier dibujante y muy pocos tienen el don de narrar visualmente la locura que estás dispuesto a contar. Es por ello que la elección de David Rubín como artista principal de la obra es altamente acertada. El español tiene un arte tan característico como único, aunando el estilo de underground o pop art de maestros como Paul Pope o Mike Allred. Es simplemente una gozada de apartado artístico. La plasticidad de sus dibujos, la expresión de los personajes y la manera natural de narración es el gran punto fuerte de Rubín, que en Ether se consagra internacionalmente, con permiso de El Héroe, en uno de los grandes artistas de la actualidad. Además, se encarga de colorear el cómic con una paleta personalizada y perfecta con su arte, por lo que consigue mejorar su trabajo. De hecho, creo que los diseños de la ciudad, los fondos y los personajes de la ciudad de Agartha y alrededores enriquecen todavía más la historia, haciendo que nos sumerjamos de lleno en ella sin darnos cuenta.

Pero si en realidad hay algo que me ha conquistado totalmente es ese sentimiento de infancia, cuando todos los tebeos eran algo novedoso y genial y quedabas encantado con todo lo que leías. Hacía muchos años que no sentía algo así, que no pudiera dejar de leer y quedase completamente absorto con cada página. Está todo tan cuidado y hecho con tanto mimo que no se deja nada sin explicar literaria o gráficamente. Y es que pese a la brevedad del continente, el contenido es realmente grande. La unión de estos dos artistas tan meticulosos en su trabajo es lo mejor que he leído en mucho tiempo. No ya porque sera la cúspide del noveno arte o porque hayan inventado algo, sino porque han copado totalmente mi atención. No sé a ciencia cierta cómo lo han logrado, pero han logrado tocar la tecla conmigo. Y ya sé que no es nada profesional anteponer un sentimiento o pálpito al raciocinio crítico, pero es que estoy convencido de que es una obra maestra. La sencillez y la genialidad en estado puro.

La otra cara de la moneda.

Lo mejor de todo esto es que el tomo recopilatorio del primer arco argumental está editado en España gracias a Astiberri, que se ha adelantado a la mismísima Dark Horse en publicarlo. Imagino que será gracias a David Rubín, pero sea como fuere, no hay excusa para no hacerse con este cómic. Además, ahora que por fin he acabado mi reseña, puedo leer la que escribió mi compañero Javier Marquina en Cabezas Cortadas, la cual no he leído para no “contaminarme” al hacer mi reseña. ¡Son todo ventajas!

En resumen, Ether es un imprescindible en tu colección de cómics. O si no eres un lector habitual, este es el momento de que le des una oportunidad al noveno arte. A mí me hubiese encantado comenzar en el mundillo comiquero con una obra como esta…

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Garrak dice:

    Jo, yo tengo l tomo… y es la pura definición de una colaboración al 100%. O sea, en ningún momento estás seguro de qué parte del dibujo es obra de Matt Kindt, ni de hasta dónde ha metido mano Rubín en los guiones… y eso es sencilllamente maravilloso, porque en pocas ocasiones podemos encontrar en el cómic una obra en la que nadie estorba a nadie, donde todos los elementos se usen como una gran sinergia. Maravilloso. Sencillamente maravilloso

Deja un comentario, zhéroe