ESTO NO ESTÁ BIEN, de Irene Márquez

 

 

Título original:
Esto no está bien
Sello: Autsaider Cómics
Artista: Irene Márquez
Publicación España: Mayo 2020
Valoración: No apto para todos los púdicos

 

 

 

Al principio cuesta admitirlo, pero es así. No hay nada malo en ello. De verdad. A todos nos ha pasado. A todos. Nos reímos de cualquier chiste hasta que el chiste habla de nosotros. Entonces torcemos el gesto, fruncimos el ceño y pensamos que eso tiene muy poca gracia. ¡Qué barbaridad! ¡Qué asco! ¡Qué mal! Lanzamos un comentario despectivo sobre el autor y le acusamos de cruel, inapropiado, salvaje, poco oportuno o carente de ingenio. Y eso está mal. Muy mal. O no, ya que, en el fondo, sabemos que eso no es así. Nada ha cambiado. El chiste sigue teniendo gracia. De hecho, más que antes, si cabe. Tiene toda la gracia del mundo. Pero nosotros ya no lo vemos, porque el chiste somos nosotros…

ESTO NO ESTÁ BIEN
de Irene Márquez

Eso es el humor. Un arma nuclear de destrucción masiva camuflada de carcajada. Un espejo inmisericorde y sin compasión que nos muestra una realidad incómoda, odiosa o directamente inasumible. El bisturí que disecciona las miserias y muestra, de una manera irónica y ácida, el cáncer costroso que asola a esta sociedad de tullidos emocionales, pura legión de ineptos adictos al aspecto porque sólo tienen fachada.

Irene Márquez es la máxima expresión de esta emulsión pura y sin adulterar de cuya mezcla aflora lo que de verdad es el ser humano. Sus gags son terribles, destructivos, inapropiados y demoledores. Su talento es brillante, lúcido y afilado, directo a esas zonas de nuestro cerebro atemperadas por la corrección, la conducta y miles de años de adoctrinamiento social que nos impone ideas preconcebidas, dulces y adormecedoras. Ella es el garrote que golpea la porcelana de lo que no deberíamos contar y de todo aquello de lo que no nos deberíamos reír. Nos hace sentirnos culpables, asqueados y felices. Nos desnuda ante el tribunal de nuestra propia conciencia. Nos hace admitir que, muchas veces, nosotros también hemos pensado lo mismo, por mucho que nunca seamos capaces de admitirlo en público.

Humor negro y salvaje tan contingente como necesario.

Hay una valentía kamikaze en todas sus tiras gráficas. En su dibujo preciso. En el trazo indiscutible que radiografía lo desagradable adoptando la tradición de las mejores revistas que vieron nacer el underground. No hay tapujos, ni tabús, ni pecho en el que no colocar una diana. Porque todos, y digo todos, tenemos defectos y errores y taras que pueden ser expuestas. Todos nos hemos tatuado. Todos nos hacemos selfis. Todos hemos sentido ese escalofrío de placer emitido por lo prohibido. Todos tenemos hijos adolescentes enganchados a las redes sociales. Todos soñamos. Y hablo de sueños que no salen en las películas de Disney. Hablo de sueños que nos avergüenzan y nos evidencian. Todos vomitamos bilis y salvajismo en comentarios emitidos bajo la seguridad irrompible de nuestra más profunda intimidad. No se libra nadie. Y nadie se atreve a contarlo.

Sólo Irene Márquez. Porque de eso habla Esto no está bien. De lo oscuro. De lo incorrecto. De lo que, a veces, no podemos evitar ser. De lo sano y reparador que es reírse de ello. De asumir los defectos, los errores y las taras y aprender a convivir con ellos antes de que nos destruyan, convertidos por la reclusión en bestias furiosas y voraces.

¿Y un euro pal abono, que me lo han robao?

El humor es denuncia, pero, sobre todo, es terapia. Es como una capa de barro. Al principio parece sucio, pero en realidad nos está depurando. Nos libera. Nos expone. Abre nuestros poros. Nos vuelve menos hipócritas. También es el termómetro perfecto para detectar a todos aquellos de los que debemos alejarnos. Nunca falla. Sólo hay que fijarse un poquito. Están ahí. En la cara de los que vociferan con la denuncia en la mano. En el gesto deformado de los que hablan siempre de censura. De los que buscan límites y barreras. De los que se la cogen con papel de fumar cuando el chiste se ríe de ideales que ellos aprecian, comparten o respetan. Porque ya se sabe, las cosas son muy graciosas hasta que eres el objeto de la gracia.

Publicado en el DIARIO DEL ALTO ARAGÓN el 17 de Mayo de 2020.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.