ESTELA PLATEADA: EN TU NOMBRE, de Simon Spurrier y Tan Eng Huat

 


Título original
:

Silver Surfer: In Thy Name TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Simon Spurrier
Artista: Tan Eng Huat
Colorista: José Villarrubia
Contenido: Silver Surfer: In Thy Name #1-4
(Nov. 2007 – Feb. 2008)

Publicación USA: Junio 2008
Public. España: Noviembre 2010 (Panini)
Valoración: 7.5/10

 

En el último podcast (Zona Zhero #18), los zhéroes analizaron la magnífica etapa de Simon Spurrier en X-Men Legacy tras el relanzamiento Marvel NOW!, acompañado principalmente por el dibujante Tan Eng Huat. Este emparejamiento no es casual, dado que ya dio sus frutos hace más de un lustro en esta miniserie de Silver Surfer.

A un lado, el Colectivo Ama, una utópica federación de planetas que garantiza paz, concordia, cooperación y evolución a todos aquellos que se unen a la causa… quieran o no unirse a la causa. Al otro, Brekknis, un pobre y semidesértico planeta industrial en proceso de “pacificación” porque aún conservan su fe y creencias en un dios supremo… aunque antes se hubieran dedicado a convertir a los infieles a cualquier precio.
Y en medio del conflicto está, entre dos (turbias) aguas…

ESTELA PLATEADA: EN TU NOMBRE
de Simon Spurrier y Tan Eng Huat

"There's more here than meets the eye."

“Hay más de lo que parece a primera vista…”

Antes de empezar la obra en sí misma, pongámonos en situación: el año 2007 fue el año de Estela Plateada, o eso quería Marvel hacernos creer. Tras una fallida serie regular que comenzara en 2013, Silver Surfer debía estar entre los cómics por causas de fuerza mayor. ¿Clamor popular? ¿Extorsión? ¿Fans enviando masivamente tablas de surf hechas con papel de aluminio del bocata? ¡No! En 2007 se estrenaba Los Cuatros Fantásticos y Silver Surfer (y dicen que salía Galactus también). A raíz de este acontecimiento planetario, entre 2006 y 2007 nuestro amigo Norrin Radd hizo numerosos cameos y gozó de tres (¡tres!) miniseries como protagonista principal, un formato en el que el personaje ya había probado su éxito, como en la legendaria Silver Surfer: Parable, de Stan Lee y Jean ‘Moebius’ Giraud.

Por un lado, el crossover cósmico ideado por Keith Giffen y los renovadores Dan Abnett y Andy Lanning, Aniquilación, contaba con diversas miniseries, entre ellas Annihilation: Silver Surfer, del propio Giffen. Por otro, la semana de estreno de la película se publicó el primer número de Silver Surfer: Requiem (publicado por Panini como novela gráfica), la aclamada miniserie de Joe Michael Straczynski y Esad Ribic. Y finalmente llegó la miniserie que nos ocupa, Silver Surfer: In Thy Name, quizá la más olvidada de las tres pero que merece la pena desenterrar.

"It vomits ancient wisdom... and it screams with an echo of music."

“Vomita sabiduría antigua… y se desgañita con un eco musical.”

Y es que, probablemente, la razón principal para este olvido es el desconocimiento de los autores implicados: esta miniserie supuso el debut de Spurrier en el cómic USA de la mano de Marvel, curtido en la escena británica entre 2000AD y la Judge Dredd Megazine, y novelista ocasional; y, por su parte, Huat sólo había realizado para Marvel unos pocos fill-ins, si bien era más conocido en DC por ilustrar la Doom Patrol de John Arcudi y la miniserie Batman: Journey into Knight de Andrew Helfer. Es decir, que ninguno de los dos había realizado trabajos de gran repercusión.

Para colmo, estos tipos son unos creadores “raritos” para el cómic pijamero. El estilo de Tan Eng Huat, aunque en general ha sabido adaptarse a una forma más estándar de dibujo, disfruta y explota sus cualidades realmente cuando queda libre de toda concesión y da rienda suelta a su locura de trazo ondulado y retorcido. ¿Pero qué decir de Simon Spurrier? Es un escritor que ha creado historias sobre exmilitares reciclados en detectives con tenazas de langosta por brazos (Lobster Random), matemáticos que engañan a la muerte buscando vacíos legales en el departamento de contabilidad del purgatorio (Numbercruncher), zombies steampunk ultra-británicos dedicados al “ateísmo proactivo”, esto es, a la persecución y asesinato de dioses (Harry Kipling), … ¿Qué decir de Simon Spurrier?

"I am not your excuse for conflict!"

“¡No soy vuestra excusa para el conflicto!”

Pues la cosa es que, si hay algo que realmente le encanta a Spurrier, es jugar con la percepción y las expectativas del lector, haciéndole creer que algo está ocurriendo ante él, para después hacerlo explotar y revelar que aquello no era tal, y Estela Plateada: En tu nombre no es una excepción. Recurriendo a la sinopsis para no entrar en spoilers, ya he dicho que Norrin Radd se encontrará en medio de un conflicto entre dos facciones en conflicto, algo que ya hemos visto en múltiples ocasiones. Pero claro, hay truco.

Se nos presenta, a través de la llegada del protagonista, el punto de vista del Colectivo Ama, vendiéndonoslo como una utopía, aunque dejando siempre abierta la sensación de “gato encerrado”. A continuación hace lo propio con los habitantes de Brekknis y se destapan las cuestionables formas de los colectivistas, oprimiendo e imponiendo su postura por la fuerza. El lector lo esperaba, el Surfista lo esperaba, no hay sorpresa. Sin embargo, al confrontar a la Emperatriz Ama se nos descubre que esas mismas maneras eran las de los Brekks antes de ser conquistados, sólo que bajo la excusa de la fe religiosa. Y en este punto, tanto Estela Plateada como el lector se dan cuenta de que ni la opción A ni la opción B son buenas, pero la opción C, abandonar a ambos bandos, hará pesar muchas muertes sobre su conciencia.

"Perhaps fear will unite you where reason cannot."

“Quizás el miedo os unirá donde la razón no pudo.”

Finalmente, la trama se desenvolverá como una muñeca rusa, con secretos dentro de secretos, espejismos tras los espejismos y una moraleja pesimista que sirve como tema central de la miniserie: la vida como eterno ciclo, de creación y destrucción, sin posibilidad de cambiar, con un principio y un fin que vuelve a ser principio.

Es ésta tanto su principal virtud como su principal defecto, siendo toda la miniserie ese espejismo, presentándonos aparentemente una historia que, más allá de sus giros, no cuenta nada de gran relevancia, pesando sobre todo ese tema de fondo, por lo que quienes buscasen acción superheroica y los habituales fuegos artificiales se llevarán una decepción. Este supuesto “defecto”, se suma a un dibujo sobrecargado que puede distraer en algunos pasajes o resultar excesivo en otros.

"How very typical of life: from a distance, even the ugliness has beauty."

“Qué tipico de la vida: desde la distancia, hasta la fealdad tiene belleza.”

Y como una “cinta de Moebius” (por darle también yo una circularidad a la reseña), la miniserie, como su representación de la vida, vuelve sobre sí misma y el prólogo de su número final remite al prólogo del primero, tomando esta forma de fábula que, tanto en fondo como forma, rebosa de autenticidad, de moraleja.

Desde los monólogos interiores de Norrin Radd bajo la pluma de Simon Spurrier, hasta la crudeza desatada de Tan Eng Huat ante un conflicto infinito entre razas alienígenas, que son siempre reflejo de nuestro propio planeta, Silver Surfer: In Thy Name, bien merece la atención de la que gozan otras historias de Estela Plateada.


Y hasta aquí la primera reseña en relación a la de X-Men Legacy en el último podcast. Esta vez estaba centrada en sus autores; la próxima lo estará en el pasado de su protagonista.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Joe Runner dice:

    Buen trabajo, como siempre. Es un cómic que tengo en la recámara desde hace un tiempo (porque Spurrier xD). Por otro lado Tan Eng Huat me gusta bastante, tiene mucha personalidad.

    Tengo una duda. Hace años, en la revista 2000AD, leí unas historias de Harry Kipling y me encantaron. ¿Eran de Si Spurrier? Porque si es así, el tío ya apuntaba maneras xD.

    Lo dicho, gran análisis. Me leeré el cómic en breve y te haré la puñeta con comentarios tocapelotas xD.

  2. Juanan Brundle dice:

    Yo solo digo que me parecen casi más adecuados estos autores para este personaje, que Slott y Allred. Ahí queda xD

  3. Joe Runner dice:

    Tras leerme esta historia, me da la impresión de que el dibujo de Tan Eng Huat me mareaba por momentos. Con todo ello, me gusta mucho la crítica de Si Spurrier, y estoy totalmente de acuerdo con su idea de cómo los grandes líderes nacionales manejan a su pueblo. El odio une más que el amor. Lo dicho, Huat me mareaba un poco, pero me ha gustado el cómic en sí.

    • Debo confesar que inicialmente le puse un 7 y que normalmente tengo por norma no recurrir a “.5″s, pero es que la historia, el planteamiento y el enfoque de Spurrier me parecieron tan atractivos y acertados que no me parecía justo cuando terminé la reseña.

      Así es como el 7 del dibujo de Huat (que sí, marea y distrae a ratos, pero qué cojonudo es a otros ratos) y el 8 del guión de Spurrier, llegamos al 7.5 de la puntuación final. Una joyita perdida a medio pulir.

  1. 25 Mayo, 2014

    […] tanto por su labor en X-Men Legacy como, aunque algo menos pero aún interesante, en la miniserie Estela Plateada: En tu nombre, ambas con Simon Spurrier como […]

  2. 28 Mayo, 2014

    […] a su favor. Respecto a Tan Eng Huat, personalmente es un dibujante que me me gustó bastante en Silver Surfer y me conquistó en X-Men Legacy, pero que no es para todos los gustos; razón por la que, […]

Deja un comentario, zhéroe