#EspeZZialWW – Tengo algo que decir

Con motivo del estreno de la recién estrenada película de Wonder Woman, de la que nuestro compañero Sr. Escribano ya nos dejó una crítica completa y sin spoilers, en la Zona le hemos dedicado toda una semana de reseñas de cómics relacionados y que hemos recogido en nuestro #EspeZZialWW

Pero este especial no podía quedar totalmente cerrado sin que el resto de la redacción deje su opinión sobre estreno del mes. ¡Que dé comienzo nuestro clásico post-estreno porque en la Zona tenemos algo que decir, por Themyscira!

LA AMAZONA MANTIENE DC
por Xades

No miento a nadie cuando digo que la actual andadura de DC en el cine era cuanto menos decepcionante, no voy a entrar a valorar individualmente las tres películas que nos han llevado hasta aquí, pero su aceptación ha sido… dispar, así que sin quererlo la cinta de Wonder Woman se ha visto obligada a tener que contentar a la mayoría del mundo para disipar esta situación agridulce. Y para el bien tanto de Warner cómo de los espectadores así ha sido.

La cinta protagonizada por Gal Gadot no sólo es que funcione, es que lo hace a la perfección. No es una obra maestra del cine, pero sí es un entretenimiento que, quitando de su último acto, entra con un ritmo increíble (cuando miré la hora habían pasado dos horas de película sin esperármelo.) Los actores protagonistas cumplen más que de sobra, y me informan de que el doblaje beneficia a la actuación de Gadot pese a ese acento tan peculiar y marcado, cosa que por otra lado también está en la versión original.

Patty Jenkins dirige la película como nadie. Como he dicho antes, quitando del último acto que se vuelve demasiado pesado y un tanto alargado, el resto te hace quedarte atrapado en la butaca.

Pero no es oro todo lo que reluce, el ya mencionado tercer acto desluce un poco la cinta, no es una estocada mortal, pero si hace que el ritmo frene sin un objetivo demasiado claro. Por otro lado la cinta padece de uno de los males que se le suele señalar a su competencia y es que sus villanos son cuanto menos decepcionantes. Tenemos tres villanos y solo vemos algo de desarrollo en uno de ellos, quedando en el caso del personaje de Elena Anaya como un pegote puesto para rellenar.

En definitiva Wonder Woman no es una cinta que pasará a la posteridad, pero sí es una cinta maravillosa y esperemos que sea el punto y aparte que tanto necesita DC en el cine.

¡SI ES QUE DAN GANAS DE IR CON UNA TIARA POR LA CALLE!
por Fernando Aguilar

¿Le han puesto ya a Patty Jenkins un monumento en la plaza del pueblo? ¿Ya? ¿Y ahora? Porque aunque lo que tenía detrás era fácil de superar, más lo era dar el enésimo batacazo directo al suelo y ver cómo tanto fandom como “críticos” la apaleaban a lo largo y ancho de la red con porcentajes y demás mierda, pero no, y lo digo con mayúsculas: NO. Lo que la directora de Monster se saca de la manga es un guión simple (en el más positivo de los sentidos) y en un lógico camino del guerrero para decirle a Warner “así es como se hace una película”.

Empezando pero esa sólida base que es su simpleza, huye de esas arriesgadas pretensiones que Zack Snyder insufló en Batman V Superman, o ese batiburrillo villanesco de David Ayer con Escuadrón Suicida. Y admito que todas me gustaron, pero eso no quita que sus errores sigan estando ahí, cosa que en este caso casi brillan por su ausencia. La cinta de la amazona corre en línea recta, evitando caer en todos esos escollos de los que flaqueaba el universo cinematográfico de Warner/DC. Pero no todo es bueno, bonito y barato. La película, lejos de ser perfecta, contiene un tramo final algo farragoso y excesivo donde un abuso del CGI la hace palidecer en más de una ocasión. Un detalle menor pero a tener en cuenta dados los alrededor de 150 millones de dólares que ha costado.

Tanto Gal Gadot como Chris Pine se complementan a la perfección recorriendo juntos su propio camino personal. Diana de Themyscira es la total protagonista pero Steve Trevor no se queda atrás. Todo acompañado por unos secundarios que cumplen su papel. Mención especial a las amazonas encabezadas por Connie Nielsen como la reina Hipólita, y madre de Diana, y Robin Wright como Antíope, quizá la mejor parte de la película. Una diversión total que sienta unas nuevas bases para futuras producciones. O eso quiero pensar.

ES CIERTO, LOS HUMANOS NO NOS LA MERECEMOS
por Teresita Sunday

No nos vamos a engañar. Mi conocimiento previo a la primera película sobre Wondie se limita a un par de volúmenes mainstream y a la serie DC Superhero Girls que emiten en Boing pero creo que mi punto de vista, alejado del fandom que ya va con amplias expectativas y toda una formación comiquera a sus espaldas, sirve para saber si, efectivamente, esta es la película que va a levantar el DCEU.

Pues permitidme deciros que, objetivamente, no lo creo. Y la película me ha encantado pero peca de lo que toda la vida me ha alejado de los cómics de súpers de las dos grandes: la maldita y odiosa continuidad. Pero vayamos por partes, que tiene varias. Nada más arrancar tenemos que obviar que alguna excusa tiene que haber para que Batman quede con Wonder Woman y puedan formar la Liga de la Justicia y como cualquiera vale, pues una foto está bien. El tramo de la presentación de Diana en Themyscira y toda la explicación de quiénes son las amazonas y por qué están allí es más que correcto. El desarrollo del personaje de la propia Diana, cómo va dándose cuenta del poder que encierran las armas que porta y el que posee ella misma, mientras va avanzando la historia de forma fluida, es para poner en un altar a Patty Jenkins, no a Zack Snyder, a Patty Jenkins, que es quien ha sabido sacar todo el jugo de la química en pantalla entre Gal Gadot y Chris Pine. El final ya es otra historia. Partiendo de la base de que no hay ningún tipo de intriga sobre la identidad oculta de Ares, ya que a los quince minutos de metraje él mismo lo deja caer “muy sutilmente” (Ahora sí. Gracias, Zack Snyder), dejando que la sorpresa final sea ninguna. Para colmo, la pelea final es un batiburrillo de luces y sombras, insuficientes para camuflar el CGI, que deslucen el gran trabajo coreográfico conseguido en escenas anteriores y te dejan con un sabor agridulce.

Lo que sí que mola es el mensaje, que promueve el amor a todos, la igualdad, el trabajo en equipo y la autosuperación. Y un montón de mujeres fuertes repartiendo muy duro. No es de esas películas vacías que suman gag tras gag entre un montón de puñetazos y que te dejan como al principio. Gal Gadot y sus potentes expresiones faciales logran transmitir esa bondad innata en la amazona, que este mundo necesita pero que, a estas alturas, ya no nos merecemos.

Igual que no nos merecemos que esta moda de universos que se retroalimentan nos estropee buenas películas como esta, dejándolas siempre cojas. El espectador (que seguimos en el cine, señores de DC) necesita descansar rumiando un final; no quiere estar siempre pendiente de una eterna película que no termina de concluir nada por ningún sitio. Y precisamente por esto Wonder Woman no va a ser la película que relance el Universo Extendido de DC. Porque va a haber otra. Y otra. Y otra. Y quemarán al personaje, a Gal Gadot y hasta vosotros querréis quemar vuestros cómics por sobredosis cinematográfica.

Continuará…

WONDER WOMAN: NO ERES TÚ, SOY YO
por Carlos Playbook

Antes que nada quiero aclarar que WW me gustó, claro que no tanto como esperaba ni mucho menos tanto como he ido viendo por ahí, y que lo que sigue a continuación es más una lista de cosas que personalmente no me gustaron porque, bueno, porque no me gustan a mi ya sea en esta o en cualquier otra peli.

Pero antes, dejadme que os ponga en situación. A las 19.25h del sábado 24 de junio estaba apurando mi GinTonic en la terraza de un chiringuito de la playa, disfrutando de una espléndida tarde de verano  en compañía de unos amigos. Después de saborear las fresas que acompañaban a mi copa (lo sé, soy un sibarita) tuve que abandonar tal ídilica estampa para coger el tren, luego una bici, pegarme una ducha rápida y de nuevo en bici hasta el cine donde la peli empezó media hora más tarde de lo esperado. Así pues, digamos que hubo un momento (y dos) durante la peli que mi mente se transportó al fatídico momento en el que me fui del chiringuito mientras mis amigos me decían que me quedara y avisaban al camarero para que sirviera otra ronda. Todo este rollo para decir que las condiciones en las que vi la película no fueron las más motivadoras posibles y quizás por eso mismo mi juicio para con ella no sea del todo justo.

Y ahora sí, hablemos de la peli. En líneas generales la película es buena, con aspectos muy buenos (la personalidad de Diana, todo lo referente a Themyscira, la química con Chris Pine, la música) y supone un muy buen inicio sobre el que cimentar el universo cinematográfico de DC. Como supongo que mis compis de Zona se encargaran de desarrollar más y mejor estos aspectos volveré a lo que personalmente no me gustó nada. Ya no soporto las pelis que presentan un grupo de personajes dispares para formar un equipo variado y, supuestamente, divertido por el choque de personalidades. Me pasó con Rogue One y me pasa con WW, no soporto a ninguno de los secundarios de ese “escuadrón suicida” y sobre todo al indio, que ni es indio ni es nada y además se disfraza de soldado alemán con esas melenas que me lleva. Me saca mucho de quicio las escenas de acción rodadas a cámara lenta (aparte que así se ve más el cartón, como en la escena en la que Hypolita salta del caballo en un doble giro donde canta mucho el F/X) ya que no me dejan disfrutar de la escena. O lo ruedas todo a cámara lenta o toda normal pero esta mezcla me produce un rechazo considerable. Si a esto le sumamos que la mayor parte de las escenas de acción se habían visto en el tráiler (porque tampoco es que haya muchas que digamos) la cinta cojea bastante en este aspecto. También creo que se tratan de explicar demasiadas cosas para ser una sola película de presentación y en ocasiones el ritmo se resiente, lo que nos lleva al problema final, el clímax. Para nada me sorprendió lo relativo a Ares y, en su pelea final con Diana, volví a sufrir todo lo malo de BvS, cielo negro, CGI en vena, ausencia de decorados y una resolución del combate poco menos que patética. En serio, no sé si es porque ya era tarde y quería que aquello acabara o si realmente se quedaron sin un duro a 5 minutos del final, pero el momento en el que Diana derrota a Ares es muy, pero que muy, cutre.

Así las cosas a la salida del cine me hallé con una sensación extraña. Por un lado la peli me había gustado pero por otro había tantas cosas malas que no podía estar contento, más cuando aun sentía en mis labios el sabor a fresa de aquella tarde…

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe