#EspeZZialHomecoming: SPIDER-MAN HOMECOMING, de Jon Watts

¡Hemos vuelto, zhéroes!

¡Y el Hombre Araña también! Y qué mejor que volver al trabajo juntos con este #EspeZZialHomecoming, en el que, además de esta súper-crítica sin spoilers de nuestro Alberto Fassbender sobre la peli, os iremos ofreciendo reseñas y artículos sobre cómics relacionados con este nuevo-pero-no Spider-Man. Pero no nos enredemos más en las telarañas y vamos allá.

¡Saludos de vuestros amigos y vecinos de la Zona!

 

Título original:
Spider-Man: Homecoming
Año: 2017
Director: Jon Watts
Guión: John Francis Daley, Jonathan Goldstein, Christopher Ford, Chris McKenna, Jon Watts, Erik Sommers
Fotografía: Salvatore Totino

Reparto: Tom Holland, Robert Downey Jr., Michael Keaton, Marisa Tomei, Jacob Batalon, Zendaya, Jon Favreau, Tony Revolori, Laura Harrier, Angourie Rice, Kenneth Choi, Michael Barbieri, Logan Marshall-Green, Donald Glover, Tyne Daly, Martin Starr, Hannibal Buress, Abraham Attah, Michael Mando, Bokeem Woodbine, Jona Xiao, Chris Evans, Gwyneth Paltrow, Tiffany Espensen, Garcelle Beauvais, Stan Lee.

Valoración: Con las telarañas en el suelo / 10

Sinopsis:  Peter Parker comienza a experimentar su recién descubierta identidad como Spider-Man. Después de la experiencia vivida con los Vengadores, Peter regresa a casa, donde vive con la Tía May. Bajo la atenta mirada de su mentor Tony Stark, Peter intenta mantener una vida normal como cualquier joven de su edad, pero un nuevo villano aparece y, con él, lo más importante de la vida real del hombre araña será amenazado.

¡Ha vuelto! Sí, otra vez. Sí, otro nuevo reboot. Pero creedme, esta vez merece la pena. Tras la cancelación de The Amazing Spìder-Man 3 y con el todo el Universo de estas dos irregulares cintas del personaje arácnido eliminado por completo, afortunadamente, los derechos del personaje volvieron a Marvel Studios, quien introdujo a esta nueva versión del personaje en Civil War. Y dejadme ser claro y escueto: si os gustó la inocencia, ingenuidad, diversión y corazón que desprendía esta versión del personaje en apenas 15 minutos, vais a disfrutar como críos de esta película.

Alegría y satisfacción son las dos palabras que se me vienen a la cabeza tras ver Spider-Man: Homecoming. Más que nada, porque siendo totalmente francos, llevamos prácticamente 13 años (contando desde el estreno de Spider-Man 2) sin una, al menos “buena” película de Spider-Man. Algo sin humor ridículo, situaciones forzadas o decisiones del estudio que hagan que tu película sea más un set up de dos horas que otra cosa (hola Amazings) sino, simple y llanamente, algo genuinamente bueno y notable. Estamos ante una película de Spider-Man que se atreve hacer cosas diferentes y nunca vistas con el personaje (quizás algunas resulten demasiado para algunos corazones de los fans más cerrados del personaje, pero creo que ya sabemos todos lo que es una “adaptación” ¿verdad? Pues eso). 

Un tercer reboot que al enfocarse en el Peter Parker más joven de todos, desprende frescura y ligereza y es tremendamente divertido. Pero divertido de verdad. Lo digo sin exagerar, Homecoming me parece una de las pelis del MCU en las que mejor encaja el humor. Todos los gags y chistes resultan naturales, porque provienen de situaciones donde la comicidad existe de raíz, aparte de que los personajes está vez no son treintañeros y veinteañeros aparentando ser adolescentes, sino chavales de 15-17 años, simplemente adolescentes de verdad. Gracias, porque no era tan difícil…

Volviendo al tema de la frescura, al ser una entrega del personaje en la que eliminan la historia de orígenes (inteligente decisión) mucha gente se va a quejar de que esta nueva trama carece de verdadero empaque dramático. Y lo cierto, es que probablemente tengan razón, Homecoming no tiene la misma fuerza dramática que tenían las Spider-Man 1 ó 2 de Raimi, pero es que ningún momento es lo que se busca. El arco de Peter en esta película (aprender lo que es ser un héroe) es perfectamente efectivo y satisfactorio como primera pieza de una trilogía y más acorde con un Spider-Man más joven, quiero decir ¡dejen divertirse al chaval! que ya le llegarán las verdaderas hostias (y al parecer pronto, que llega Infinity War).

Por lo tanto, en vez de señalar cosas obvias (en la secuela seguramente tendremos a un Peter más maduro y, por lo tanto, habrá un mayor peso dramático) deberíamos estar celebrando el hecho de que, por fin, tenemos una película que transmite al 100% lo que Spider-Man, como personaje, es (recalco, tras las de Raimi): su divertida inocencia, nobleza, humor y buen corazón. Todo eso está aquí, en un Spidey que sí se siente realmente comiquero y (¡por fin!) callejero. Todas las escenas de él ocupándose de los problemas cotidianos de Queens son una delicia fiel y cómica.

En torno a los personajes, tenemos al Peter Parker/Spider-Man definitivo. Tom Holland clava los dos lados del personaje y resulta la encarnación más entrañable, divertida, sincera y humana de todas. Su timing cómico es brillante (nunca me ha hecho tanta gracia su faceta bocaza) y cuando quiere transmitir, sufres muchísimo por él. Simplemente es una perfecta elección de casting. En cuanto a El Buitre, está por encima de la media de villanos del MCU por dos simples razones: Michael Keaton y los motivos del personaje. Este Vulture, sin decir mucho del personaje, funciona porque aparte de tener motivos de peso para sus acciones, se siente como alguien de a pie, no quiere ver el Universo ni el Mundo destruido ni nada así, simplemente quiere lo mejor para sus seres queridos y nada le va a parar en su objetivo. Eso, y que Keaton eleva lo que con otro actor había sido un villano pasable, a alguien a quien no te gustaría fastidiar (hay una gran escena en un coche en la que Keaton asusta de verdad).

Y en lo que respecta a los secundarios, Ned Lees (Jacob Batalon) funciona a la perfección como side-kick de Peter y su relación es muy tierna, aparte de uno de los puntos fuertes de la peli. Liz como interés romántico está bien, pero se nota que no va a ser la definitiva y, a veces, su relación con Peter no se siente tan certera como debería y sí como un “plot-point”. Hablando de la nueva Tía May, decir que aunque algunos chistes sobre su palpable y juventud belleza parecen algo forzados e innecesarios, Marisa Tomey comparte una gran química en ciertas escenas con Holland y cuando se pone en plan “Tía May” con Peter, compras totalmente ese aura de protección y preocupación. Sigue siendo el mismo personaje, sólo que con un giro más juvenil y desenfadado que encaja con el tono de la película.

Pero, como siempre, no todo es perfecto y hay algunas cosas que no me han convencido tanto (siendo cosas tampoco realmente graves). Aquí es donde entra Zendaya, ya que para lo que supone que quieren hacer con ella, no tiene sentido que su personaje se resuma a “Entro, digo una frase graciosa y me voy”. Hay mejores maneras de introducir a nuevos personajes y esta no es una de ellas. Y las set-pieces de acción están bien, son entretenidas de ver, pero no son nada nuevo y desde luego ya no se siente la misma emoción o tensión que tenían (sí, otra vez) las de Raimi, simplemente son pasables y ya. Y por último, aunque es una película en las que estás constantemente entretenido, se nota que, para lo que se quería contar, le sobran quizás 10-15 minutos, pero nada más.

Spider-Man: Homecoming es la película que el personaje necesitaba y se merece a estas alturas (que esta ya es la sexta cinta sobre el personaje). Fresca, divertida, ligera y con muchísimo corazón. Una notable primera entrega que planta semillas para el distinto y prometedor futuro de este icónico personaje.

Si quieres saber más sobre nuestro #EspeZZialHomecoming haz click en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe