#EspeZZialHomecoming: NUEVOS VENGADORES, de Brian Michael Bendis

¡Hemos vuelto, zhéroes!

¡Y el Hombre Araña también! Y qué mejor que volver al trabajo juntos con este #EspeZZialHomecoming, en el que, además de la súper-crítica sin spoilers de nuestro Alberto Fassbender sobre la peli, os estamos ofreciendo reseñas y artículos sobre cómics relacionados con este nuevo-pero-no Spider-Man. Pero no nos enredemos más en las telarañas y vamos allá.

¡Saludos de vuestros amigos y vecinos de la Zona!

La historia de la que vamos hablar hoy forma parte de esos “cómics importantes” cuya planeada publicación marca el inicio de un nuevo rumbo editorial. La serie Nuevos Vengadores, lanzada hace ya más de 10 años marcó muchas cosas, entre ellas, la entrada oficial de Spider-Man en las filas de los que hasta ese momento habían sido los Héroes Más Poderosos de la Tierra en su primera saga, “Fuga” siendo  esta la razón por la que tratamos hoy dicha historia.

NUEVOS VENGADORES 
de Brian Michael Bendis

DE AQUELLOS BARROS…

…pero para explicar los orígenes de esta saga hay que hablar de los orígenes de esta serie, esto, a su vez, nos obliga a explicar un poco la situación de Marvel en general y la franquicia Vengadora en particular allá por el 2005.

Ayúdame a subir las ventas.

La llegada del dúo Jemas/Quesada había logrado, en mayor o menor medida, cumplir con sus planes iniciales de dotar de interés y calidad las dos principales franquicias de la editorial: mutantes y Spider-Man. Esta estrategia había dejado a la franquicia Vengadora siguiendo una política en cierta medida “continuista” del régimen anterior, traduciéndose esto en un cierto descuido por parte de la editorial. Esto es apreciable en los últimos tiempos de los Vengadores de Busiek, que pasó de ser una de las series señeras y mimadas de la editorial a ser mucho más marginal, con la última historia de Busiek ofreciendo una invasión a gran escala muy del gusto del momento (recordad Authority) siendo bastante ignorada. De ahí pasaríamos a una breve etapa de Geoff Johns, donde el guionista coqueteó brevemente con Marvel antes de volver a la DC de sus amores a golpe de talonario y que nos dejó un par de historias muy influenciadas por el descompresive de la época y, de ahí, ya llegó Chuck Austen del que supongo que Fer hablará un día de estos.

En ese momento supongo que alguien en Marvel decide que ya va siendo hora de darle un empujón a su franquicia más clásica. Entra en escena Mark Millar, quien considera que lo que realmente necesitan los Vengadores es convertirse en la JLA. Una serie que aúne a los personajes más populares e icónicos de los editorial pero tradicionalmente desligados de las series vengadoras, tales como Spider-Man o Lobezno. Pero no será Millar el encargado de plasmar estas ideas ya que está muy ocupado con el universo Ultimate.

¡Que viene Bendis!

Así que el elegido para llevar a cabo tan magna tarea será el otro niño de oro de la Marvel del momento: Brian Michael Bendis, que acumulaba una buena retahíla de éxitos hasta el momento (Ultimate Spider-Man, Alias, Dardevil…y Elektra…y Secret War…). Junto al guionista cierra el equipo creativo el dibujante David Finch, surgido de la Top Cow (Cyberforce, Darkness…) de Mark Silvestri, tan limitado como vistoso, para darle el toque de espectacularidad que una serie de estas características necesita.

Pero antes de lanzar la nueva serie hay que cargarse la vieja dando un golpe de efecto, y así nuestro flamante equipo creativo firma Caos: un gargantuesco despropósito donde los Vengadores se vuelven imbéciles y corren como pollos sin cabeza en una ¿historia? llena de incongruencias cuyo final viene a ser: “los Vengadores se deprimen mucho, mucho porque sí, Stark se vuelve pobre porque sí y el grupo se deshace porque sí” con la que se cierra la serie regular lanzada durante Heroes Return en 1998.  

FUGA

Fuga es cómo se titula el arco que inaugura la flamante nueva serie de Los Vengadores firmada por el equipo creativo formado por Bendis y Finch. El cómic, como su propio nombre indica, presenta una fuga de villanos que tiene lugar en la Isla Ryker y que llevará a una serie de personajes a reunirse para tratar de contenerla, siendo el germen del nuevo grupo. ¿Y quién acaba formando este nuevo grupo?, pues al margen de los clásicos Iron Man y Capitán América y los ultra-populares Spider-Man y Lobezno, tendremos dos de los personajes favoritos del guionista: Luke Cage y Spiderwoman, además del recuperado y misterioso Vigía.

La investigación en torno a quien ha provocado la susodicha fuga llevará nuestros protagonistas a la tierra salvaje donde se encontrarán con un Saurón que escupe fuego (nunca lo ha hecho, pero Bendis decía que lo había leído en un cómic antiguo, se le preguntó en cual, continuamos esperando) y acabarán con más dudas que respuestas al respecto de todo lo sucedido. De paso el Capitán América y Tony Stark decidirán, por un lado refundar los Vengadores en base a una corazonada siguiendo una lógica de los años 60 (recordemos que esta serie fue vendida en múltiples ocasiones como la evolución “adulta, seriota y oscura” de los Vengadores) y por el otro financiarlos con un puñado de milloncejos y Quinjets que el hace dos meses arruinado Tony Stark tenía guardados en una bota. Y si todo esto os parece una historia un poco chorra y carente de contenido es porque lo es.

Saurón escupe fuego

MUCHO RUIDO…

El debut de la serie que marcó una nueva era en el Universo Marvel es un desastre creativo. La historia, además de estar estirada y no precisamente para matices o desarrollo, sino a base de diálogos vacíos y splash pages vacuas con el objetivo de hacerla encajar en un TPB de 6 números, carece de lógica: desde el origen del grupo, pasando por chorradas como tener a los villanos con sus máscaras en prisión en un cómic que se pretendía moderno. Además de tratar de recrearse en escenas de acción con Finch, cuya narrativa y habilidad para coreografiar peleas nunca ha sido su fuerte, no digamos ya si, para colmo, se trata de peleas contra villanos genéricos.

Y SPIDER-MAN ¿Qué?

Pero claro, la excusa de este artículo es la entrada definitiva del trepamuros en las filas de los héroes más poderosos de la Tierra. No es que no se le hubiera planteado la posibilidad con anterioridad, Spider-Man incluso había alcanzado ya el estatus de Vengador, pese a haber participado en escasas misiones. La diferencia es que esta vez Bendis si que contaba con las bendiciones de una Marvel que hasta la fecha había sido muy reacia a sacar al lanza-redes de su estatus habitual. Resumiendo: no nos equivoquemos, Bendis no fue la mente detrás del fichaje de Spider-Man por parte de los Vengadores, de hecho, ni siquiera tiene demasiado que contar con él.

Piños Breakout

Y es que, al margen de su fichaje, ¿está bien tratado el personaje?, ¿están bien explicadas las razones que llevan tanto a los Vengadores a ofrecerle el puesto como a él a aceptarlo?, por supuesto que no. Bendis, que por aquella época ya llevaba tiempo encargándose de plasmar las aventuras de un Peter Parker adolescente en Ultimate Spider-Man, parece no darse cuenta de que ahora está tratando una versión más madura del héroe y lo tiene como poco más que un recurso cómico o una fuente de chascarrillos durante toda la saga. En cuanto a las razones y lógica de su fichaje… ¿hemos hablado ya de la corazonada?, pues eso.

Me gustaría decir que esto cambia pero lo cierto es que el papel de Spider-Man dentro de Los Bengadores de Bendis cambiará poquísimo durante su laaaaaarga estancia en la franquicia, que girará en torno a tres conceptos: 1) lo tengo todo pensado desde el principio, 2) lo hizo un mago y 3) son skrulls.

El cómic, y la serie, vendió muchísimo y Bendis se convirtió en el abanderado de la franquicia Vengadora en un momento en el que a Marvel le interesaba especialmente convertirla en el centro del Universo y alrededor de la que girarían todos los eventos que articularían las series de la editorial durante casi una década. Pero eso ya es otra historia que poco tiene que ver con el trepamuros.

Si quieres saber más sobre nuestro #EspeZZialHomecoming haz click sobre el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

David Mas

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe