#EspeZZialHomecoming: LA ÚLTIMA CACERÍA DE KRAVEN, de J.M. DeMatteis y Mike Zeck

¡Hemos vuelto, zhéroes!

¡Y el Hombre Araña también! Y qué mejor que volver al trabajo juntos con este #EspeZZialHomecoming, en el que, además de la súper-crítica sin spoilers de nuestro Alberto Fassbender sobre la peli, os estamos ofreciendo reseñas y artículos sobre cómics relacionados con este nuevo-pero-no Spider-Man. Pero no nos enredemos más en las telarañas y vamos allá.

¡Saludos de vuestros amigos y vecinos de la Zona!

 


Título original:
Kraven´s Last Hunt HC
Sello: Marvel Comics
GuionistaJ.M. DeMatteis
ArtistaMike Zeck
ColoristaBob Sharen, Janet Jackson
Contenido:

Web of Spider-Man #1-32, The Amazing Spider-Man #293-294, The Spectacular Spider-Man #131-132
Publicación. USA: Oct-Nov, 1987

Public. España: May. 2007 (Panini)
Valoración: Spectacularmente Amazing /10

 

Allí está Kraven con lágrimas en los ojos, sumido en la tragedia de su existencia. El asesino ruso, el hombre de las bestias tiembla. Impotencia bañada en rabia, sed de venganza y atisbos de miedo juegan al ajedrez con su alma. Ante él un espejo roto desdibuja su cara. Kraven tiene un plan. Kraven quiere cazar por última vez.

LA ÚLTIMA CACERÍA DE KRAVEN
de J.M. DeMatteis y Mike Zeck

Decir que el guión de La última cacería de Kraven es uno de los mejores que jamás se han escrito dentro el mundo de los superhéroes puede sonar exagerado, pero creedme, no lo es. Obras como esta te reconcilian con los tebeos y te sumergen en esa maravillosa sensación de pasar la última página, depositar el tomo sobre la mesa y acto seguido soltar aquello de “¡Qué hijos de puta!”, con una mezcla de admiración y respeto.

Sí, lecturas como esta te hacen amar los cómics.

EL ORIGEN DE LA HISTORIA

J.M DeMatteis apenas pasaba de la treintena cuando soñó por primera vez con un superhéroe despertándose en un ataúd. Una idea simple pero retorcida. Por aquel entonces el guionista trabajaba para Marvel. Tom de Falco, editor de la casa estadounidense denegó la idea. Mal momento y lugar.

Tiempo después, J.M golpeó la siguiente puerta, Len Wein, editor de DC:

-Oye Len, mira, tengo aquí una idea, ¿Y si metemos a Batman dentro de un féretro? Resulta que el Joker lo ha…

-Buffff…es que tengo este guión llamado La Broma Asesina, es de un tío inglés que…

-Vale, vale, entiendo…

Mal momento y lugar.

Dennis O’Neil sustituto de Wein (y guionista de Batman, por cierto) volvió a rechazar la idea pasados unos meses. Mal momento y lugar. Ante este panorama, ¿se rindió DeMatteis? Todo lo contrario. Siguió desarrollando el concepto: un féretro, un héroe, un féretro, un héroe…

El autor vuelve a Marvel para hacerse cargo de Spectacular Spider-Man y entonces sucede. De repente, lo ve claro. Ya iban tres negativas pero había que intentarlo una vez más. Frente a él, Jim Owsley, editor del trepamuros:

     -Oye, ¿y si metemos a Spider-Man en un féretro y…?

      -No suena mal.

     -¿En serio?

     -No.

     -Vaya…

     -Es coña, empieza a escribir. Me gusta.

Y así se forjó el origen de este gran cómic (¿he dicho ya que es muy bueno?)

¿QUIÉN DIBUJA ESTO?

Mike Zeck ya había trabajado con DeMatteis en el Capitán Ámerica durante una de las etapas más interesantes del personaje. Su capacidad narrativa siempre ha sido encomiable. Bebe del dinamismo de Kirby pero con un estilo personal y reconocible a primera vista: basta ver una página o una portada de Zeck para saber que es de Zeck. Un buen dibujante y un excelente contador de historias que no ha sido tratado con el reconocimiento que merece. ¿Queréis ejemplos? Peter, vestido de Spider-Man va al encuentro de Mary Jane tras dos semanas sin dar señales de vida, cómo se besan y salen de campo…una maravilla.

Me voy a casa, que llueve.

Con respecto a McLeod, encargado de las tintas, es de destacar su etapa en los primeros números de Los Nuevos Mutantes, antes de que llegara Sienkiewicz y la liara parda, pardísima.   

Teniendo ya a todo el staff reunido, a Jim Owsley, editor, se le ocurrió una idea interesante: ¿Por qué no sincronizar las tres colecciones del trepamuros siguiendo el mismo hilo argumental? Año 1987, una marcianada. Así que: Web of Spider-Man, The Amazing Spider-Man y Spectacular Spider-Man contaron durante dos meses “la historia de un superhéroe que se despierta en un ataúd”.

Originalmente, se creó un nuevo villano para la trama. De hecho, tenía el visto bueno de Owsley, pero un día, Dostoievski se cruzó en el camino de J.M. ¿Y qué tiene que ver Dostoievski en todo esto? Kraven es ruso. Crimen y Castigo. Asociación de ideas. Y la elección fue un éxito: DeMatteis no escogió a un enemigo con poderes o capacidades especiales, seleccionó a un asesino. Un ruso capaz de matarte con sus propias manos; una bestia parda despiadada y obsesionada con Spider-Man, su némesis vital. Un psicópata mercenario sumido en una profunda locura que, para sorpresa de todos, termina despertando nuestra compasión…pero, no nos adelantemos…

¡¡Soy un malvado hijo de Putin!!

¿POR QUÉ ES TAN BUENO ESTE CÓMIC?

Porque yo lo digo. No, en serio.

¿Algunos de sus puntos fuertes? El uso de paneles y tipografías diferenciadas, la lluvia casi constante, las pesadillas aviesas, el suspense, su ritmo y sobre todo, las reflexiones en primera persona. Y digo “sobre todo” porque  DeMatteis saca partido de este recurso magistralmente. Gracias a ellas, el guionista se convierte en el maestro de ceremonias de un viaje a través de la psique de los protagonistas, situándonos y haciéndonos partícipes de su visión. Tanto Spider-Man, como Kraven o Alimaña (Vermin) se descubren ante nosotros: conocemos sus miedos, sus contrariedades, qué les atemoriza, cuál es el origen de su odio, de sus obsesiones… Dicho de otro modo, nos sumergimos en su infierno particular, ese infierno que les convierte en humanos…o en casi humanos…

Sin gozar del marketing de gente como Morrison, Moore o Bendis, por citar a tres, J.M. es un tío que sabe escribir. Y así lo ha demostrado a lo largo de toda su extensa bibliografía. Sabe jugar con la tensión, usa el humor cuando tiene que usarlo y deja espacio a la acción y al silencio cuando debe. Conoce el lenguaje de los cómics y lo exprime al máximo. El gran triunfo de La última cacería de Kraven es que consigue hacernos empatizar con todos los personajes, sea cual sea su catadura moral.  Rompe el posicionamiento ético-moral previo ante la típica historia de superhéroe versus malvado. Kraven, pasa a transformarse en alguien profundo y con sentimientos: le vemos llorar, sufrir, contemplamos el camino autodestructivo que le ha conducido a ser quién es. Sabemos que es un cabrón, pero ese cabrón nos da pena, peor aún, lástima.   

A la caza del cazador.

Se consigue enraizar la ansiedad del héroe y  del villano (o en este caso de los villanos) en un todo común dejando un mensaje subyacente: la naturaleza del ser humano no es mala, es lo que nos rodea lo que nos transforma, apresando nuestra inocencia en una caja forjada con dolor y miedo. La Última Cacería de Kraven es un retrato de una obsesión. Una historia sin buenos ni malos que explora y exhibe la fragilidad de todo aquello que nos convierte en individuos.

Leed este comic YA incaut@s.

Si quieres saber más sobre nuestro #EspeZZialHomecoming haz click en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe