#EspeZZialHalloweenTV: BUFFY CAZAVAMPIROS. Mala noche para trabajar

Título original: Buffy, the vampire slayer
Fecha 1ª emisión: 10 de Marzo de 1997
Cadena: The WB/ UPN
Creador: Joss Whedon
Episodio especial: T.2, E.6
Género: Fantástico/ Sobrenatural
Reparto: Sarah Michelle Gellar, Alyson Hannigan, Nicholas Brendon, Anthony Head, James Marsters, David Boreanaz, Emma Caulfield, Michelle Trachtenberg, Kristine Sutherland, Charisma Carpenter, Amber Benson, Seth Green, Marc Blucas
Valoración: El disfraz más clásico

Halloween siempre ha sido mi fiesta preferida. En España se ha puesto de moda su celebración recientemente, pero yo en el colegio lo celebraba de pequeña y nos inculcaron las costumbres que en EEUU tienen el 31 de octubre. Esto desembocó en unos niños que salíamos esa noche a pedir caramelos sin éxito, pero que encontrábamos un gran desahogo tirando huevos. Algunos lo llaman vandalismo, nosotros lo llamábamos tradición. No era nuestra culpa que la gente no supiese que era el “Truco o trato”. Como éramos muy jóvenes, la fiesta terminaba siempre en casa de alguno viendo películas o episodios de terror. El hecho de que las series americanas incluyeran un capítulo para festejar la noche de los muertos, nos hacia sentirnos más cercanos de esa fiesta que en este país aún era muy ajena. Los preferidos de mis amigos siempre eran los de Los Simpson, pero yo, sin duda, me decantaba por los de mi programa televisivo preferido y mi tan amada Buffy.

Boo-ffy Cazafantasmas.

Buffy Cazavampiros fue una serie que se apuntaba a todos los especiales que se ponían de moda, como hacer un episodio musical o hacer especiales de Halloween. A pesar de ello, su creador nunca dejó que incluir este tipo de acontecimientos afectase al flujo de la historia central y, por ello, no tiene un especial dedicado a esta festividad más que en sus temporadas pares ya que, si no pegaba con la trama central, prefería no cortar el ritmo argumental como si ocurre en otros shows televisivos. Si tengo que elegir uno de estos capítulos, me quedo el de la temporada 2 llamado, con mucha originalidad, “Halloween”.

El pueblo Sunnydale tiene la peculiaridad geográfica de estar sobre una boca del infierno, lo cual le lleva a que monstruos, demonios y deidades malignas se sientan atraídas por ese punto en concreto. Por este motivo, Buffy Anne Summers, la cazavampiros, no tiene una noche de descanso excepto en Halloween. Las fuerzas demoníacas se sienten ofendidas por esta fiesta de los humanos y deciden mantenerse en huelga esa noche. Como veis, la serie no desaprovecha ninguna ocasión para reírse de todo. Aun así, hay otras criaturas que son capaces de hacer el mal, los humanos. Concretamente, en el sexto episodio de la segunda temporada, un hechicero decide crear el caos y los ciudadanos de este pueblo californiano se empiezan a transformar en aquello de lo que se han vestido. Desde entonces me lo pienso mucho antes de elegir un disfraz, por si las moscas. 

Es mejor esto que morirse.

Es un capítulo divertido, pero que aprovecha para avanzar en el desarrollo de los personajes principales y permite que la trama central evolucione. La elección de los trajes es clave para esto. Buffy elige vestirse como una de las damas de la época en que su novio, Angel, vivió como humano. De este modo, muestran que nuestra heroína tiene inseguridad y es vulnerable, siendo una de sus cualidades que la convirtieron en un icono para muchos. El éxito de este personaje como símbolo feminista reside en ser una chica normal. Hasta ese momento teníamos muchas heroínas de acción que, aunque geniales, eran muy irreales para algunas de nosotras. Yo soy enana y aunque admiro con locura a Ripley y Sarah Connor, nunca he podido más que querer ser como ellas, pero sabiendo que no podría nunca tener su complexión. Sarah Michelle Gellar, que da vida a nuestra cazadora, es bajita y sin gran masa muscular. Su personaje, Buffy, es superficial en muchos aspectos, preocupándose por temas banales como ropa, chicos, maquillaje… Esto la hace más cercana, indicando que no necesitas dejar de ser una mujer para ser fuerte. Hasta entonces, el mensaje que había recibido es que, para ser una heroína, una mujer tenía que esforzarse por ser más como los hombres, como si nosotras de por si no tuviésemos nuestra propia madera de heroína. Es cierto que es una serie de los ’90 y cae en muchos clichés, pero para mí yo adolescente, fue sin duda un impulso en mi vida.

Una cualidad del show norteamericano, es la importancia de los personajes secundarios, siendo tan relevantes como la propia protagonista. Por eso la evolución de estos, va a la par de la de la cazadora. Willow, en este punto de la historia, es una adolescente inteligente, tímida y recatada. Por eso, decide ponerse sobre el vestuario sexy que le había elegido su mejor amiga -ya que Halloween es para desmelenarse- un disfraz de fantasma, como reflejo de su miedo a ser el centro de atención. Al transformarse en espectro pierde la sábana y acaba llevando el disfraz original, lo cual desemboca en un aumento de confianza por parte del personaje que es posiblemente el que más evoluciona a lo largo de la serie. Por otro lado, Xander es el típico pringado de libro y se disfraza de soldado para por una vez poder ser el fuerte del grupo y acaba siendo el héroe ese día.

Ra-ta-ta-ta-ta!

Podría seguir hablando de cualquier cosa de Buffy durante horas, pero no quiero estropearos la experiencia de disfrutar de ello. Aunque, estoy segura de que después de leer esto, os pensareis dos veces vuestro próximo traje de Halloween, ya que este episodio juega con la esencia de la fiesta: Si por una noche pudieses ser cualquier cosa, ¿qué erigirías ser?

Para leer más reseñas de este #EspeZZialHalloweenTV pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.