#EspeZZialHaHaHalloween: TUCKER & DALE CONTRA EL MAL. Slasher por accidente

¡Histéricos saludos, zhéroes!

La fiesta más terrorífica del año ya está aquí. Durante unos días las redes se colapsan de calabazas, esqueletos, brujas, zombis, vampiros… ¡sangre! Todo aquello que desata nuestras más terribles pesadillas. Pero, ¿qué pasa con todas esas obras que, dentro del género de terror, nos hacen reír?

En la Zona queremos rendirle homenaje a la comedia de terror y durante esta semana os estamos ofreciendo reseñas de cómics y películas para morirse de risa. 

No corráis porque no hay escapatoria.

¡Esto es nuestro EspeZZial HaHaHalloween!

Título original:
Tucker & Dale vs Evil.
Año: 2010
Director: Eli Craig
Guión: Morgan Jurgenson, Eli Craig 
Fotografía David Geddes

Reparto: Tyler Labine, Alan Tudyk, Katrina Bowden, Jesse Moss, Philip Granger, Brandon Jay McLaren, Christie Laing, Chelan Simmons, Travis Nelson, Alex Arsenault, Adam Beauchesne.

Valoración: Las apariencias engañan /10

Sinopsis: Unos adolescentes pasarán el peor fin de semana de sus vidas confundidos por la imagen del asesino paleto que tienen en mente, defendiéndose de los pobres Tucker y Dale como si estuvieran en una película de terror.

En este #EspeZZialHaHaHalloween hemos rendido nuestro humilde homenaje a la comedia de terror con un montón de reseñas del género. Pero cinematográficamente faltaba algo. Ya habíamos publicado sátiras de pelis de zombis con pelis como Zombies Party y, recientemente, Javi Marquina nos ha dejado Lo que hacemos en las sombras, una divertidísima y atípica película de vampiros. Pero es Halloween. Y el género por excelencia de esta noche terrorífica es el slasher.

¿¡Que es eso que suenaaaa!?

Como Scary Movie era algo demasiado evidente y ha cosechado (¿cuántas van ya?) cuatro secuelas, creo que se merece estar entre nuestras recomendaciones rocambolescas un título que no ha tenido esa repercusión pero que no tiene nada que envidiar a la creación de los hermanos Wayans.

La historia aparentemente conocida y ligera de un grupo de adolescentes que van a pasar un fin de semana de acampada, con bien de cervezas y porros, a la orilla de un lago cerca de un pueblo de la América profunda. Paso a paso y plano por plano se van reproduciendo, tópico a tópico, el planteamiento de miles de películas de este tipo, en el que los lugareños lanzan miradas extrañas y se muestran huraños ante los ruidosos recién llegados. Roneos por aquí y por allá y por la noche, mientras se están bañando en el lago, una de ellos, Alison, es atacada y secuestrada por dos hombres extraños. A la mañana siguiente van a buscarla a la horrible y desvencijada cabaña donde está retenida su amiga, donde no saben lo que pueden estar haciendo con ella, y lo único que encuentran, uno a uno, es la más macabra de las muertes.

Me has manchado el modelito, osea, ¡aaaaah!

Pero la trama no se va a quedar ahí. Por otro lado se nos cuenta la historia de los verdaderos protagonistas, Tucker y Dale, que se disponen a pasar un tranquilo fin de semana de pesca en el lago junto al que han comprado una casita de madera. La casa lleva mucho tiempo sin usar y tienen mucho que recoger y reparar, pero los amigos tienen todo el fin de semana por delante para ir dejándola perfecta para sus findes de pesca. Cuando cae la noche, que es cuando pican los peces, salen a pescar en su barca, ven como una chica cae desde una roca y la salvan de morir ahogada. Con la esperanza de que alguien que la busque dé con su vieja pero apañada casita, la alimentan y dan cobijo y compañía mientras se recupera del golpe. Pero de pronto un grupo de ruidosos chicos salidos de la nada los comienzan a acosar y a suicidarse de formas muy extrañas y violentas a su alrededor, acojonando mucho a nuestros protectores protagonistas.

Y lo mejor de todo, por si alguien aún no se ha dado cuenta, es que las dos historias son la misma, vista desde dos puntos de vista totalmente opuestos, en la que un suceso aparentemente fortuito e inocente se torna en un festival de mutilaciones, empalamientos y una serie de catastróficos y grotescos accidentes descontrolados. Como resultado, este genuino slasher en dos direcciones, donde dos aparentes asesinos de las montañas se van cargando uno a uno a unos chavales y una especie de sectarios enloquecidos atormenta a unos domingueros con sus extraños ritos suicidas. Pero nada más lejos de la realidad, sólo un montón de buenas intenciones y alguna que otra heroicidad, envueltas en un halo de mala suerte y cubiertas de prejuicios, desconfianza y autosugestión. Y la música de suspense (chan, chan!) en el momento adecuado, claro.

¡Chan, Chan!

Una magnífica narración ideada y dirigida por Eli Craig, que arranca como un found footage sobre la investigación de unos asesinatos llevados a cabo por un loco con la cara quemada y acaba siendo un torbellino salvaje de violencia, gore de calidad y risas aseguradas. No es fácil explicar a un policía que el medio cuerpo que arrastras junto a tu colega cubierto de sangre, es lo que queda de un adolescente que se ha lanzado de cabeza (tropezado vilmente) a tu trituradora de madera mientras trabajabas tranquilamente…

Descacharrantes bizarradas que se van sucediendo una tras otra a lo largo del metraje, ágil y fluido hasta el final, dando giros y más giros a todas esas escenas que estamos hartos de ver en pelis hallowineras de este tipo. Porque, precisamente, esa es la carta más poderosa del mazo de Tucker y Dale contra el Mal, que todos hemos visto ya demasiadas pelis “como ésta” y no dejar que ocurra lo que esperas de la forma que esperas, sobre todo de una forma tan genial y bien desarrollada, sin perder un ápice de tensión, te pilla en bragas y no puedes por menos que soltar la carcajada.

Se ha quedado buena tarde…

Una digna representante del slasher que cumple con todos los requisitos del género y sabe resolver, además de con humor desmedido, con inteligencia, un relato mucho más sólido de lo que nos tiene acostumbrados la comedia de terror. Más que suficiente para ser recordada.

Si quieres saber más sobre nuestro #EspeZZialHaHaHalloween pincha sobre el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.