ESCUADRÓN SUICIDA ¿Quién es quién? #5: EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester

El pasado viernes se estrenaba en nuestros cines el Escuadrón Suicida, el siguiente paso en la creación del universo cinematográfico de DC Comics que ya os reseñamos aquí. Con motivo de tal evento, hemos preparado una serie de especiales bajo el nombre de #ZonaSuizhida, para ayudar a los recién llegados a descubrir más acerca de los protagonistas de la película.

Continuamos hoy con un personaje de relativo nuevo cuño en DC Comics, heredero de un personaje de western y absorbido por un espíritu de venganza, muy similar en su concepción y poderes al de la competencia. Pero crucemos la frontera del sur de Estados Unidos para conocer a…

EL DIABLO
de Jai Nitz y Phil Hester



Título original
:

El Diablo
: The Haunted Horseman TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Jai Nitz
Artista: Phil Hester
Entintador: Ande Parks
Colorista
: Guy Major
Contenido
: El Diablo #1-6 (Sep. 2008 – Feb. 2009)
Publicación USA: Julio 2009

Public. España:
Valoración: Ghost Rider/10
.
.

¿Quién es… EL DIABLO?
Chato Santana

“Tus pecados claman venganza.” -El Diablo

All-Star Western v2 #2 (Nov. 1970)

La historia de El Diablo se remonta a noviembre de 1970, cuando en el segundo número de una revista con historietas del salvaje oeste de cierto renombre, la All-Star Western, se presentaba a Lazarus Lane, un personaje que, tras intentar desbaratar el robo de un banco y perseguir a los ladrones, es alcanzado por un rayo y cae en coma. Recogido y cuidado por un chamán llamado Búho Sabio, el comatoso Lane sólo se alza de su obligado letargo cuando el mágico indio invoca a un espíritu que se encarga de deshacer entuertos, poseyendo su cuerpo y usando el nombre de El Diablo. Como dato, tres años antes debutaba en su propia cabecera un vaquero del que nuestro Lane resultaría ser una copia notoria y al que muchos conoceréis por Jinete Fantasma, aunque alcanzó la fama en 1972 al cambiar el caballo por las dos ruedas como Motorista Fantasma.

Anecdótico fue el paso de la segunda encarnación de El Diablo, Rafael Sandoval, y es que, pese a que gozó de serie propia veinte años después de la historia original, no tuvo nada que ver con Lazarus Lane ni su legado. Sin embargo, al final de su etapa el personaje se comenzó conectar con algún tipo de entidad o dios vengativo. La semilla ya estaba plantada para lo que vendría años más tarde (aunque DC Comics ya tenía a su propio Espíritu de la Venganza encarnado en El Espectro; y, sin salirnos del western, ahí estaba en Vertigo el Santo de los Asesinos de Predicador).

Sabe más El Diablo por viejo…

En 2001 conoceríamos la versión del vaquero vengador por parte del César Millán de los cómics, Brian Azzarello. En esta historia ya queda instaurado el halo sobrenatural del personaje que, sin ser el protagonista de la obra, servirá de pieza redentora de los pecados que rodean al resto, mostrándonos a un Lazarus Lane más diabólico que humano en sus escasas apariciones. Y de esta forma llegamos por fin a Chato Santana, el último de los malditos encargado de ser la nueva versión de El Diablo y que aparecería con miniserie propia en 2008.

No me llames “chatín”…

Chato no es más que el cabecilla de una banda callejera llamada Los Reyes Locos que se cree un Robin Hood latino del siglo XXI, pero que tras una serie de traiciones, desgracias y situaciones imposibles terminará parapléjico y convirtiéndose en el contenedor del espíritu de la venganza. Cuando es El Diablo, es un ser inmortal que posee dos revólveres que nunca fallan en su objetivo y un látigo en llamas que sólo daña a los culpables, por lo que estas armas resultan inútiles contra aquellos que no acarreen pecados de gran calibre. Además, puede invocar a su caballo, Sombra, siempre que quiera, dándole un medio de transporte rápido y con estilo (sí, el caballo mola mucho). En su última versión, ya en el Escuadrón Suicida de los New 52, vemos que puede generar llamas y fuego como si de un lanzallamas humano se tratara (un pirokinético, para los más técnicos). En el equipo es el miembro religioso, con más ética y moral que el resto, resultando muchas veces la oveja negra del grupo.

EL JINETE MALDITO
según Jai Nitz y Phil Hester

Esto es a lo que se deben referir con lo de “tiro al blanco”.

El jefe de la banda callejera Los Reyes Locos, Chato Santana, está considerado uno de los hombres más peligrosos de Los Ángeles y su banda criminal está siendo minuciosamente investigada. En medio de una transacción entre los Reyes y el grupo terrorista H.I.V.E., una redada policial acabará con Chato capturado, tras ser traicionado por su segundo al mando, Jorge Ramos, quien le pega un tiro por la espalda, dejándolo parapléjico. Ya en el hospital, presionado por un agente para que confiese los nombres y ubicaciones de los miembros de la banda, conocerá a Lazarus Lane, un hombre que lleva décadas en coma y del que se dice que, si compartes habitación con él y te duermes, jamás despiertas. Y es que Lazarus es mucho más que un simple paciente comatoso: es el portador del dios de la venganza Chutriel y encontrará en Santana al digno sucesor de la maldición. A partir de ese momento, nuestro protagonista se convertirá en El Diablo, una especie de vaquero tatuado que venga a los espíritus asesinados de forma injusta. Pero, como en toda historia que se precie, irán surgiendo nuevos enemigos mientras cierra los viejos casos que su predecesor no pudo terminar en su tiempo en la tierra de los vivos.

La “justa” venganza es el leitmotiv del relato. El personaje no busca la simple destrucción y matanza descontrolada, sino que se aferra a cierta moral kármica en la que se apoya en todo momento. Si bien va dejando un reguero de cadáveres allá por dónde pasa, pues es el mismo espíritu el que le marca el camino sin distinguir entre adultos o niños, cabe destacar que no puede dañar a nadie que no sea culpable (algo que no sucede con el personaje actual). A diferencia de su análogo marvelita, tanto el huésped como la entidad vengativa se controlan el uno al otro para no desviarse del camino original de la “justicia”.

La muerte y la venganza sólo traen más muerte.

Como cabría esperar, los enemigos son personajes totalmente deleznables y que merecen el castigo de la muerte, por extremista que parezca. Y con ello me refiero, claramente, a los enemigos no-mortales que van apareciendo, ya sea el alma de un español que lleva siglos matando a gente inocente o el avatar de la deidad enemiga, Ninhursag, que busca reencontrarse con Chutriel para engendrar a la criatura que traerá la destrucción a la Tierra y le dará el poder absoluto sobre ésta. Nuestro protagonista tendrá que lidiar con los culpables que pretende cazar, aquellos que le traicionaron y, por si fuera poco, con todo lo que le persigue para matarle y liberar así a la deidad que posee en su interior, encabezados por otro enemigo, Vorpal.

El guión de Jai Nitz cumple con creces en todo momento, contando una historia sencilla y de manual del western sobrenatural, que ya hemos visto o leído en alguna que otra ocasión, pero de una forma ágil, sencilla y nada pretenciosa. Me gustaría destacar el enfrentamiento entre el protagonista y los Combatientes por la Libertad (Freedom Fighters), en especial con Tío Sam, el cual cree estar por encima de su enemigo y tener todo el poder del sueño americano, pero que de pronto se da cuenta que puede ser dañado por las balas de El Diablo, lo cual pone todo su razonamiento en entredicho: el origen del país americano está bañado en la sangre de muchísimos inocentes.

Cara a cara con la cruda realidad.

En cualquier caso, no os voy a engañar; la miniserie no es digna de ser recordada y, muy a su pesar, trata sobre un personaje de segunda que difícilmente podría sostener un título en solitario (aunque con Didio y Lee nunca se sabe…). Pese a todo, es una lectura muy divertida y me gustaría hacer hincapié en su dibujo. Phil Hester es uno de mis artistas favoritos y, seamos sinceros, es una de las bazas para disfrutar la historia de principio a fin. No importa que la serie intente tener toques de oscuridad o violencia descarada, que trate temas del Salvaje Oeste, o que tenga un final de los de cara de póker; si lo dibuja Hester, le dará a todo una atmósfera tan simpática que la historia más plana del universo será amena. Ese trazo limpio, grueso, casi cartoon, que recuerda en muchos momentos a Michael Avon Oeming o a Mike Mignola, es simplemente delicioso. Y si hablamos bien del apartado artístico, no hay que olvidar a Ande Parks en el entintado, resaltando todos los aspectos que he enumerado anteriormente, ni el gran trabajo de Guy Major al color, que saber colorear adecuadamente trazos tan gruesos puede resultar harto complejo y el tipo lo hace a la perfección.

Para acabar, he de admitir que leí este tebeo esperando que fuera la típica miniserie que no te dice ni aporta nada y que al día siguiente olvidas. Pero no, sirve como perfecto origen de un “nuevo” personaje, con un apartado artístico fenomenal y… bueno, es cierto que puedes olvidar la historia, pero no todo es perfecto en esta vida. Veo complicada la reimpresión de este título, pese a la película y el bombo que se le dará; no hablemos ya de una edición en España… Sea como fuere, si llegaran a alinearse los astros, éste es un cómic a tener en cuenta.

Y hasta aquí nuestra pequeña guía de presentación del personaje, un desconocido para gran parte de la comunidad comiquera, y un antihéroe que, de recibir el trato que merece, podría resultar tan interesante como su contrapartida marvelita a la que copia descaradamente. Entretanto, esta misma tarde continuaremos con una nueva entrega de nuestro especial #ZonaSuizhida, así que…

ESCUADRÓN SUICIDA: ¿Quién es quién?
#1 – DEADSHOT, de John Ostrander y Luke McDonnell
#2 – LA ENCANTADORA, de Peter Milligan y Mikel Janín
#3 –
HARLEY QUINN, de Karl Kesel y Terry Dodson
#4 –
KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez
#5 –
EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester
EXTRA: ESCUADRÓN SUICIDA, de John Ostrander y Kim Yale

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 14 Agosto, 2016

    […] QUINN, de Karl Kesel y Terry Dodson #4 – KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez #5 – EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester EXTRA: ESCUADRÓN SUICIDA, de John Ostrander y Kim […]

Deja un comentario, zhéroe