ESCUADRÓN SUICIDA ¿Quién es quién? #4: KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez

El pasado viernes se estrenaba en nuestros cines el Escuadrón Suicida, el siguiente paso en la creación del universo cinematográfico de DC Comics que ya os reseñamos aquí. Con motivo de tal evento, hemos preparado una serie de especiales bajo el nombre de #ZonaSuizhida, para ayudar a los recién llegados a descubrir más acerca de los protagonistas de la película.

Continuamos hoy con una de las guerreras más enigmáticas del universo DC, creada en aquel lejano especial #200 de The Brave and the Bold por Mike W. Barr y Jim Aparo. Ella, su máscara y su espada de almas os esperan en…

KATANA
de Ann Nocenti y Alex Sánchez


Título original
:

Katana: Soultaker TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Ann Nocenti
Artistas: Alex Sánchez, Cliff Richards, Chriscross, et al.
Entintadores
: Claude St. Aubin, Leabeau Underwood,
Juan Castro, et al.
Coloristas
: Matt Yackey, Peter Pantazis, Guy Major, et al.
Contenido
: Katana #1-10 (Feb.–Dic. 2013), Justice League Dark #23.1: The Creeper (Sep. 2013)
Publicación USA: Agosto 2014

Public. España: Nunca jamás de los jamases
Valoración: Me ha robado el alma y el tiempo/10
.

¿Quién es… KATANA?
Tatsu Yamashiro

“Le mataré y tomaré su alma.” -Katana

Batman and the Outsiders #1 (Jul. 1983)

Para hablar del origen de este personaje nos tenemos que remontar a 1983 cuando en el The Brave and The Bold #200 apareció un joven grupo de héroes que pronto se aliaría con Batman y pasarían a llamarse Los Outsiders (sí, aquí también se llamaron así). El equipo lo formaban nuestra protagonista junto a Geo-Fuerza, Metamorfo, Rayo Negro y Halo, de la que haría las veces de hermana mayor. La historia de la joven Tatsu Yamashiro comenzó con su marido, Maseo, y el hermano de éste, que pertenecía a los yakuza y era repudiado por él. Tatsu y Maseo tuvieron dos hijos, Yuki y Reiko, y tenían una vida apacible y feliz. Hasta que un buen día Takeo, el hermano de Maseo, lo retó a una lucha con espadas para conseguir a Tatsu como premio. Como, por lo visto, no tenían muchas luces, ambos se enzarzaron en la pelea, provocándose un incendio mientras luchaban y acabando Takeo con la vida de su hermano.

Su alma quedó encerrada en una katana especial llamadaLadrona de Almas (su nombre lo indica claramente), mientras sus sobrinos perecían por el fuego. Desde entonces, Tatsu, que era una especialista en artes marciales, dedicaría su vida a vengar la muerte de su familia: empuñando la espada que atrapó el alma de su marido, usaría el nombre de Katana, vistiendo un traje samurái. Pasados los años, y tras consumar su venganza, recaló durante una temporada en el grupo Aves de Presa para volver, al poco tiempo, a ser parte de los Outsiders. Tras el reinicio del universo DC, sería un ave de presa más hasta que terminó como miembro de la Liga de la Justicia de América. Y en la nueva película podemos verla en el grupo diametralmente opuesto, el Escuadrón Suicida.

Katana en sus tiempos mozos.

En este nuevo universo de los New 52, Tatsu sigue buscando vengar la vida de su marido con la katana mágica, a excepción de que jamás existieron los hijos que ambos tuvieron. Es una luchadora formidable, tanto cuerpo a cuerpo, como con su espada, y juega con el rol del antihéroe, actuando siempre al límite de la legalidad y con una dudosa moral. Sin oficio real alguno, Katana fue reclutada por la Liga de la Justicia de América como contramedida a Wonder Woman y, tras su periplo en el supergrupo, vagó en solitario en busca de su ansiada venganza hasta que, finalmente, acabaría cruzando caminos con Deadshot y el Escuadrón Suicida. Sin ser un miembro per se del grupo de delincuentes ¿reformados?, Katana hace honor a su nombre, siendo un arma formidable contra sus enemigos, ya que carece de cualquier tipo de poder más allá de su habilidad con la espada japonesa y la lucha cuerpo a cuerpo… pero todo esto, claro está, es en base a la película. Porque Katana NO pertenece ni ha pertenecido al Escuadrón Suicida en el mundo del cómic. Nunca. Sólo fue una estrella invitada en un arco de la etapa ochentera del grupo.

DEVÚELVEME LA VIDA QUE ME LA HAS QUITAO
según Ann Nocenti

¡Al turrooooooooón!

En el tomo que nos ocupa, la serie regular transformada en miniserie por sus terribles ventas (y peor calidad) sirve al menos como definición y actualización del personaje a la nueva continuidad. Nuestra protagonista viaja a Japantown, San Francisco, en busca de una joven llamada Shun que tiene tatuada la historia pasada y futura de los clanes de Japón en su cuerpo, para, así, de una vez por todas, conseguir sacar al espíritu de su marido de la katana. Nada más llegar, se encontrará que hay más peligros de los que espera y que el Clan de la Espada, dirigido por el que fuera su cuñado, va tras ella. Pero no será el único problema de Tatsu, ya que pronto se librará una batalla por conseguir su espada o el favor de la protagonista, por parte de los distintos clanes, ávidos de poder, y de los distintos espíritus malignos que consiguen escapar de la katana. Entre ellos, el peligroso y temible Creeper. Ah, y Cocodrilo, que pasaba por ahí y quiere liberar a un dragón (?). Sin embargo, también tendrá aliados, encabezados por un borracho que le enseñará a canalizar su ira y a manejar mejor su katana, así como otros tipos de espadas. Y ya está. Así todo el rato.

Creo que hacía mucho tiempo que no me encontraba con una historia tan aburrida, plana y altamente confusa… Miento; puede que sí me haya cruzado con alguna que otra tan tediosa como la que Ann Nocenti pretende “contarnos” en cómics más o menos actuales, pero, lo de esta guionista con la cohesión y la narrativa, es de cárcel. No estoy seguro de si ella misma sabe qué quiere contar o es que simplemente con el paso de los años se le empiezan a nublar las ideas, pero nos encontramos dando tumbos durante los diez números de los que consta la serie. Pretende usar el sentimiento de la venganza como eje central de la historia, con soliloquios internos de Katana que no hacen más que repetirse y que, para más inri, después no llega a ejecutar en ningún momento. Que digo yo, si la idea principal es la de que Tatsu se vengue de su cuñado, ¿por qué se alían cada dos por tres y ni siquiera hay un atisbo de rencor, salvo algún que otro diálogo vacío e inocuo que no sirve para nada? Que quizás sea porque yo no soy un profesional del medio y estoy atacando desprejuiciadamente a la guionista, pero no lo comprendo.

Tranquilos, nada de esto sucede ni se explica.

Y es que Crom me salve si sólo estuviéramos hablando de este tipo de incongruencia argumental: Nocenti se empeña en presentarnos una cantidad ingente de enemigos y aliados caracterizados únicamente por ser absolutamente prescindibles y que no aportan nada a la obra más allá de bravuconadas. Cuando parece que el enemigo a batir está claro, entonces se nos presenta otro sacado del sombrero mágico, o en este caso, de la espada. Señora Nocenti, ¿a quién debo temer en esta obra? ¿Al cuñado, a los diferentes clanes, a Coil, al Creeper, a Cocodrilo, a la niña fantasma asesina, a la rubia loca o al panadero que trabaja en la esquina de mi calle? Porque al fin y al cabo, son todos exactamente igual de peligrosos, cambiando de nombre y apariencia, pero sin diferencia alguna en sus personalidades. Y bueno, los aliados ya son harina de otro costal. No es que no se pueda distinguir quién es quién, sino que nos resulta absolutamente indiferente. Total, para luego terminar con todos los cabos sueltos y sin cerrar ni un arco argumental… Una maravilla, vaya.

Pero, ¡ojo! Si a la incapacidad de diferenciar personajes por su personalidad le sumas que todos los dibujos son igualmente horrorosos, ya te coronas. Alex Sánchez hace daño a la vista con sus dibujos desvirtuados, desenfocados y de anatomía imposible. Es gracioso cómo en el primer número en que aparece Cliff Richards se puede apreciar un cambio considerable en el arte, pero con el paso de los números (y estamos hablando de una obra corta) es casi imposible distinguir entre tanta broza. Siempre he sido defensor del estilo de dibujo feísta, en el que un dibujante, totalmente capacitado para dibujar bien, prefiere emplear un dibujo más “sencillo”, de trazo más descuidado, con intencionalidad artística. Sin embargo, dudo mucho que Sánchez sepa dibujar, por lo menos a nivel profesional, cómics de superhéroes, que es el único trabajo suyo que he podido “disfrutar” hasta la fecha. Digno sucesor de Rob Liefeld en un día de resaca y dibujando con la mano izquierda después de haberse sentado encima de ella durante media hora. ¡Un espectáculo, damas y caballeros!

Todo es cuestión de… pers… pec… ti… va… ¿?…

En resumen, me ha tocado bailar con la más fea, como de costumbre, pero esta vez no me lo he podido tomar a cachondeo. Es un cómic horrible, quizás de los peores que he leído en mi vida y eso que me considero amante de los cómics malos. No se lo deseo ni a mi peor enemigo. Si, pese a todo esto, seguís interesados en el personaje, puedo recomendaros aquella serie de Batman y los Outsiders que, a mi gusto, es un buen cómic añejo; pero si lo que buscáis es algo más actual, ECC está publicando los números de Escuadrón Suicida: Deadshot/Katana, que son historias independientes de ambos personajes y quizá sea, salvo su cameo en el Escuadrón de John Ostrander, el único lugar en el que veas a la heroína japonesa junto al equipo de presidiarios (N. del Ed. La crítica está destruyendo el segmento correspondiente a Katana. Corred a ver la malograda serie de animación Beware the Batman, si queréis una Katana actual).

Y hasta aquí nuestra pequeña guía de presentación del personaje y de, por desgracia, una de sus obras más representativas. Más vale que alguien venga a apagar este incendio, POR FAVORMañana continuaremos con una nueva entrega de nuestro especial #ZonaSuizhida, así que…

ESCUADRÓN SUICIDA: ¿Quién es quién?
#1 – DEADSHOT, de John Ostrander y Luke McDonnell
#2 – LA ENCANTADORA, de Peter Milligan y Mikel Janín
#3 –
HARLEY QUINN, de Karl Kesel y Terry Dodson
#4 –
KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez
#5 –
EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester
EXTRA: ESCUADRÓN SUICIDA, de John Ostrander y Kim Yale

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

La inutilidad hecha persiana...

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Juanan Brundle dice:

    Qué grande Katana en Beware th Batman <3 Sobre esta miniserie… me llamó la atención hasta que leí el primer episodio. Huí.

Deja un comentario, zhéroe