ESCUADRÓN SUICIDA ¿Quién es quién? #1: DEADSHOT, de John Ostrander y Christos N. Gage

El pasado viernes se estrenaba en nuestros cines el Escuadrón Suicida, el siguiente paso en la creación del universo cinematográfico de DC Comics que ya os reseñamos aquí. Con motivo de tal evento, hemos preparado una serie de especiales bajo el nombre de #ZonaSuizhida, para ayudar a los recién llegados a descubrir más acerca de los protagonistas de la película.

Hoy empezamos con uno de los mercenarios más letales del universo DC, creado hace ya más de medio siglo, pero que aún a día de hoy sigue vigente, en buena parte gracias a autores como los que analizaremos a continuación; especialmente, su “padre adoptivo” en el Escuadrón Suicida, John Ostrander. Sin más que añadir, sumerjámonos en la mente de…

DEADSHOT,
de John Ostrander y Christos Gage


Título original
:

Deadshot: Beginnings TPB
Deadshot: Bulletproof TPB

Sello: DC Comics
Guionistas: John Ostrander (con Kim Yale) y Christos N. Gage
Artistas: Luke McDonnell, Steve Cummings y Phil Winslade
Entintador
: Jimmy Palmiotti
Coloristas
: Julianna Ferriter, James Sinclair y Michael Atiyeh
Contenido
: Deadshot #1-4 (Nov.–Dic. 1988), Deadshot #1-5 (Feb.–Jun. 2005), Legends of the Dark Knight #124 (Mar. 2007)
Publicación USA: Octubre 2013 y Abril 2015

Public. España: Agosto 2016 (ECC Ediciones)
Valoración8/10  // 7/10
.

¿Quién es… DEADSHOT?
Floyd Lawton

“La única manera de curar a algunas personas es metiéndoles una bala entre los ojos.” -Deadshot

Deadshot es un personaje mucho más veterano en esto de los cómics de lo que podría parecer para muchos aficionados. Su origen se remonta al año 1950. Sí, amigos: 1950. Y como gran parte de las cosas importantes que suceden en la editorial deceíta, debutó en un cómic de Batman. Concretamente fue en el Batman #59, en una historia que no podía ser más de su época, titulada El hombre que reemplazó a Batman, escrita por David Reed Vern y dibujada por Lew Sayre Schwartz y Bob Kane, en la que el título ya lo dice todo.

Se nos presenta a Floyd Lawton, un millonario playboy que se instala en Gotham y empieza a combatir el crimen hasta hacer sombra al mismísimo Batman. Pero las apariencias engañan, y lo que realmente pretende Lawton es hacerse con el control del hampa mientras engaña a todo el mundo y se gana la confianza de los agentes de la ley, empezando por el mismísimo Comisario Gordon. ¿Verdad que no está mal la historia? Pues mejora con los detalles. Para empezar, cuando comienza su carrera en Gotham, Batman y Robin están de vacaciones, ¡lo nunca visto! Lawton va con esmoquin y sombrero de copa (pedazo de uniforme) y lo hace tan bien que hasta se construye una “Deadshot Señal”. Todo muy loco, como mandaban los cómics de la época.

Pues a mí me gusta más este diseño, ¿qué pas… BANG!

Deadshot, tal y como ha llegado a nuestros días, se gestó mucho más tarde, en el Detective Comics #474 (Dic. 1977) en plena etapa legendaria de Steve Englehart, Marshall Rogers y Terry Austin. Este trío magnífico de autores trajo de vuelta al personaje y le dieron su aspecto definitivo: ataviado con un traje rojo y una máscara de francotirador nos presentaban a Deadshot como un experto tirador al que no le tiembla el pulso a la hora de matar. De sus brazaletes colgaban dos cañones Magnum y una ristra de balas a modo de muñequera que acababan de darle ese aspecto letal. Como guiño a la época loca de su primera aparición, Batman vencía a Deadshot gracias a… una máquina de escribir gigante.

COMIENZOS
según John Ostrander y Kim Yale

CARLOS PLAYBOOK

Con estos orígenes nadie podría esperar que el personaje acabase siendo interesante, más allá del villano vengativo de turno. Pero, como suele decirse, no hay personajes malos sino malos autores que no saben qué hacer con ellos. Y si alguien supo tratar con Deadshot, ése fue John Ostrander. Directamente sacado de las páginas de su Escuadrón Suicida llegó esta miniserie de cuatro números que incide en la siniestra personalidad de Floyd Lawton.

El primer número sirve como presentación del personaje y su entorno. Veremos a Deadshot enrolado en las filas del Escuadrón Suicida, del que formaba parte desde la primera misión contra Brimstone y en el que se había hecho un hueco gracias tanto a sus habilidades asesinas como a su falta de principios, lo que le convertía en el miembro ideal. Lawton empieza a mostrar síntomas de estar más desequilibrado que de costumbre cuando asume más riesgos de la cuenta en mitad de una misión. Al final de la misma decide tomarse unos días para atender un asunto personal: alguien de su pasado ha decidido secuestrar a su hijo para obligarlo a acabar un encargo pendiente desde hace demasiado tiempo. Mientras tanto, la Doctora Marnie, psicóloga del Escuadrón y que siente una atracción fatal hacia Lawton, empieza a investigar su pasado, deseosa de encontrar algo que la ayude a acercarse a su paciente.

Deadshot no falla un tiro, aunque algunos tengan más mérito que otros.

Ostrander, junto a Kim Yale (un matrimonio tan bien avenido que hasta escribían cómics juntos), teje una historia dura, sin concesiones de ningún tipo y con unos giros que van a dejar pasmado a más de uno. Las cosas se ponen muy feas y, cuando la verdad sale a la luz, todos los personajes quedan marcados de un modo u otro. Después de todo, adentrarse en la psique de un asesino despiadado, con más ganas de morir que de matar, no puede ser algo agradable.

Tan interesante como la trama que transcurre en el presente y los datos que iremos conociendo acerca de su pasado, serán las reflexiones que los guionistas irán dejando a lo largo de la serie. ¿Es posible la redención para alguien como Lawton? ¿Existe otra solución que no sea la muerte? ¿Quién es realmente el culpable de su situación? ¿Somos capaces de escapar de nuestro pasado? ¿Qué castigo merecen los que con sus acciones llevan a los demás al límite?

Luke McDonell un dibujante que no es malo ni bueno pero que sabe sacarse partido.

En el apartado gráfico hallamos a Luke McDonnell, quien también dibujaba la serie del Escuadrón; un artista con tantos defectos como virtudes. Su estilo es feo, aunque luce vistoso gracias a sus composiciones y, aunque puede que la anatomía de sus personajes sea discutible, su narrativa es notable. Por otro lado, este cómic tiene ya casi 30 años y eso también se nota en sus lápices. No es un dibujante que entre por los ojos y cuesta acostumbrarse a su trazo, pero sabe aprovechar al máximo sus puntos fuertes y acaba por hacer un trabajo más que correcto.

En definitiva, esta es una miniserie que, pese a nacer fruto del éxito del personaje, supo ir más allá de ser un producto de moda y sirvió para conocer mejor al protagonista. Gracias al buen trabajo de los guionistas, destacando por encima de todo el trabajo de deconstrucción de un personaje cuyo enorme potencial vamos a poder conocer en profundidad y, quién sabe, incluso podemos llegar a empatizar con él. Al fin y al cabo, sólo es un psicópata asesino que dispara primero y sigue disparando después…

Floyd Lawton, un hombre que hace sencillas las cosas complicadas.

A PRUEBA DE BALAS
según Christos N. Gage

ESPERANZA VELA

En su segunda miniserie, Christos N. Gage le quita la máscara a Deadshot. Con un argumento simple, pero eficaz, vemos una faceta familiar (y algo torpe) de uno de los asesinos más despiadados, y posiblemente más desequilibrados, del cómic americano. Así pues, tras descubrir el paradero de una hija de la que no tenía conocimiento y para la que, como cualquier padre, quiere seguridad y tranquilidad, decide limpiar las calles de violencia, pandilleros y policías corruptos. Algo impensable para un miembro del Escuadrón Suicida. Floyd Lawton luchará (a su manera) por alejar el crimen de “El Triángulo”, el peligroso barrio donde vive la niña.

Pero, como no podía ser de otro modo, tras enfrentarse a los Rusos, los Cuarenta Diantres y los Vatos Locos, tras haber dejado limpio el Triángulo y haberle hecho una visita de cortesía a Scholes, el barrio prosperará. Pero esto no será suficiente para alejar a las tres bandas callejeras, quienes, con el orgullo herido, decidirán aunar fuerzas para contratar a todos los enemigos de Deadshot y deshacerse finalmente de él. ¿Quién saldrá victorioso: Deadshot o sus enemigos? ¿El Triángulo será al fin liberado de las bandas?

Esta lucha será muy significativa, pues Cage, mediante la aparición de personas del pasado de Lawton o a través de sus propias reflexiones, introduce giros en el argumento que permiten al lector acercarse al tormento de este personaje. Todavía vive anclado a su pasado y, cada vez que intenta sobreponerse a él, éste termina haciéndole volver a la realidad de una forma violenta y cruda, imponiéndose en su presente como algo inevitable. La constante vuelta al pasado desembocará en una dura batalla, en la que Deadshot se enfrentará a todas aquellas personas a las que ha despreciado. Así, a modo de catarsis, se enfrentará a un grupo armado que ha trabajado con él y conoce sus métodos. ¿Qué prevalecerá: la encarnación del pasado o la determinación de un futuro mejor? ¿Será castigado por sus errores o, por el contrario, saldrá indemne? ¿Merece, o no, seguir respirando? La respuesta a estas preguntas será la gran búsqueda de Deadshot en esta miniserie, con un final inesperado en todos los sentidos.

Si bien se espera un guión más elaborado, en este caso lo importante no es lo que se cuenta, sino el cómo está contado. A través de los diálogos se descubre el empeño de este personaje por reencontrar algo perdido, de dar quizá un descanso a su tormento y volver a empezar de cero, aun sin saber si será posible. Y así lo parece en un primer momento, pero la historia nos demostrará que un asesino es un asesino y, como tal, su vida no podrá ser jamás la de una persona normal, por mucho que lo intente.

En este cómic de corte noir mezclado con western, lo más importante es, como decimos, la narración del argumento a través de los diálogos, pues es en ellos en los que se encuentran las reflexiones y juicios de los personajes. Para acompañarlo no podía faltar un dibujo que fuera acorde a esta perspectiva. Página tras página, encontramos un color brillante y un trazo limpio que hacen que esta historia se retrate de manera ligera y fluida, aunando de manera casi perfecta guión y dibujo, dando al lector ganas de conocer más al personaje, de descubrir sus orígenes y perspectivas. Si hay algo negativo que destacar serían algunos de los escorzos, que dan lugar a posiciones forzadas, pero que se disimulan con primeros planos bien escogidos y con una buena estructuración de las viñetas, minimizando este impacto negativo en el lector.

Y hasta aquí nuestra pequeña guía de presentación del personaje y de dos de sus obras más representativasMañana continuaremos con una nueva entrega de nuestro especial #ZonaSuizhida, así que…

ESCUADRÓN SUICIDA: ¿Quién es quién?
#1 – DEADSHOT, de John Ostrander y Luke McDonnell
#2 – LA ENCANTADORA, de Peter Milligan y Mikel Janín
#3 –
HARLEY QUINN, de Karl Kesel y Terry Dodson
#4 –
KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez
#5 –
EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester
EXTRA: ESCUADRÓN SUICIDA, de John Ostrander y Kim Yale

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Pues dos miniseries, por lo visto, bien planteadas y para nada mal ejecutadas. Es raro que DC no se animara a darle hueco en solitario en otra miniserie más antes de meterle de nuevo en el Escuadrón Suicida.

    • CarlosPlaybook dice:

      Creo que el concepto de miniserie per se ya no se lleva en estos años. Ahora es todo reinicios y All News…
      Lo raro es que con la peli no le den una serie en solitario (que cerraría en el 12 y entonces podríamos llamarlo maxiserie)
      Gracias por comentar!

  2. TheBaldRocker dice:

    Te voy a matar, Carlos. Después de vuestra reseña, (felicidades a los dos por ella, por cierto ;) )
    ahora necesito este tomo. Y ya de paso el del Escuadrón “Desde las Cenizas”.
    En fin, ya hablaremos en Fénix ;)
    Mientras, esperaremos que ECC reedite la serie clásica, no? JA!

    • CarlosPlaybook dice:

      Veo que lo de la ZonaSuizhida iba en serio ;-)
      Lo de ECC y la serie clásica (y todos los clásicos en general) es para darles de comer aparte. Ya que sacan el tomo de Deadshot con el mismo equipo creativo, que menos que recuperar en un tomo los 12 primeros números (que ya empalman con la mini de Deadshot) En fin…
      Y FénixCómics vuelve el viernes!

  1. 14 Agosto, 2016

    […] SUICIDA: ¿Quién es quién? #1 – DEADSHOT, de John Ostrander y Luke McDonnell #2 – LA ENCANTADORA, de Peter Milligan y Mikel Janín #3 – HARLEY QUINN, de Karl Kesel y […]

Deja un comentario, zhéroe