ES UN PÁJARO…, de Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen

 

 

Título original:
It’s a bird… HC
Sello: Vertigo Comics
Guionista: Steven T. Seagle
Artista: Teddy Kristiansen

Publicación USA: Abril 2004
Publicación España: Septiembre 2020 (ECC)
Valoración: Ni pájaro, ni avión, ni Supermán…

 

 

 

La vida de Steve, guionista freelance de cómics, da un vuelco cuando recibe la llamada de su agente pare ofrecerle escribir una historia de Superman. Lo que debería significar un salto definitivo a su carrera acaba por ser un problema para Steve, un problema que lo arrastrara hasta un infierno del que ni el mismísimo Hombre de Acero podría rescatarlo. Y todo empieza con una frase que todos conocemos…

ES UN PÁJARO…
de Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen

Superman es el superhéroe más grande de todos los tiempos. Fue el primero de todos y la base de inspiración para muchos que vinieron después, su importancia ha trascendido mucho más allá de los cómics con multitud de presencia en pantallas de cine, televisión, radio, libros, merchandasing… Cuesta imaginarse un mundo sin Superman y eso que es un personaje de fantasía, un mito, algo irreal que salió de la cabeza de dos jóvenes con muchos sueños que nunca hubieran imaginado que aquel personaje les sobreviviría y llegaría a todas las casas del mundo. Es la viva imagen de la bondad, el símbolo de esperanza para los débiles y afligidos, la luz que ilumina este mundo cada vez más oscuro y la personificación del Sueño Americano.

Como podéis imaginar después de tantas alabanzas llega el momento de darle un palo al personaje o, como mínimo, poner en duda tales afirmaciones. Superman es demasiado poderoso, no hay un peligro por grande que sea que no pueda hacer frente gracias a su ristra de poderes, es demasiado optimista y alegre como para poder tomártelo en serio y para colmo en los últimos años ha logrado formar una familia, consiguiendo un status de felicidad casi tan perfecta como él mismo. No es envidia lo que se esconde detrás de estas palabras pero si una capa de cierta desconfianza, una sensación de repulsa hacia algo tan perfecto. Después de todo si en lo malo hay un punto de atracción, ¿no sucede lo mismo en el caso contrario?

Tengo que preguntarle a Javier Marquina si esto es cierto.

Algo parecido debe sucederle al protagonista de esta obra, un guionista de cómics que recibe la oferta de encargarse de escribir una historia sobre Superman y que decide rechazarla por no sentir el suficiente apego hacia el personaje. Todo el mundo a su alrededor se tirará de los pelos, ¿pues no es esta la oportunidad que cualquier trabajador del medio está esperando? Una oportunidad que a muchos autores nunca se les presentará y que ahora él decide rehusar por un problema de feeling. Mientras avanza la historia Steve irá desengranando diferentes aspectos del personaje que le chirrían, desde su traje hasta el origen de la Kryptonita, pasando por reflexiones de Nietzsche acerca del significado de ser un superhombre y como es para alguien tan poderoso tener una identidad secreta.

Este conjunto de reflexiones tan interesantes irán alternándose con la trama principal que no es otra que la crisis existencial que está viviendo el protagonista cuyo encargo que se niega a aceptar no es sino la gota que colma el vaso. De repente Steve se da cuenta que nada en su vida funciona tal y como debería o tal y como él pensaba que realmente iba. Nunca es buen momento para tener una epifanía así pero es mucho peor cuando de repente te encuentras que todo el mundo te lleva la contraria. Lejos de mejorar su vida entrará en una espiral negativa que lo hará apartarse de todo y de todos, convirtiéndose en un drama real del que ningún superhéroe disfrazado puede salvarlo.

Llamadme amargado pero pienso exactamente igual.

Steven T. Seagle es el guionista de esta peculiar obra y también su protagonista, lo que implica que le vaya a prestar más atención que de costumbre. El autor, conocido por su serie House of Secrets y su etapa en X-Men, se desvela aquí como un tipo lleno de inseguridades heredadas por un trauma infantil del que no puede desprenderse. La enfermedad de Hungtinton que se llevó a su abuela será una Espada de Damocles para él, haciendo que todos los aspectos de su vida, personal y profesional se vean afectados por el miedo y la incertidumbre de llevar una enfermedad en los genes. Como sucede en las buenas obras autobiográficas, y esta lo es, el autor no duda en desnudarse ante el público mostrando también un lado menos amable, ofreciendo algunos pasajes realmente duros sin ningún tipo de tapujos consiguiendo tocar la fibra del lector.

El arte corre a cargo de Teddy Kristiansen en cuya corta carrera destaca esta obra con la que ganó un Eisner en 2005 y la serie House of Secrets también junto a Seagle. El artista danés tiene un estilo propio, muy particular, que se mueve entre el realismo y lo abstracto según transcurre la historia y que consigue transmitir todo el espectro de emociones que el comic busca transmitir. En los momentos en los que se habla de Superman, Kristiansen opta por un estilo más cercano al cómic tradicional pero con una estética pulp, cuando habla de Nietzsche usa un estilo más barroco, cuando trata sobre la soledad y el auto encierro su registro se hace sobrecogedor y angustiante y así con cada tramo de la obra que no transcurre en la vida real. Este carrusel de interpretaciones artísticas se ve reforzado por un color plano y de tonos apagados, con mucha presencia gris y apenas colores vivos ni resultones, enfatizando así la atmósfera general del cómic.

Breaking News, o no…

Es un pájaro… es una obra que habla de muchas cosas y todas ellas muy interesantes para cualquiera que haya llegado un punto de su vida que se haga más preguntas de las necesarias. Ese momento en el que tu pasado está incrustado en tu presente y en el que puede que afecte a tu futuro si no eres capaz de cambiar las cosas. Un ejercicio de introspección que podríamos hacer casi a diario, en combates que de superarlos nos darán pie a seguir siendo quienes somos, a acercarnos a quien queremos ser o a no ser quienes queremos ser.

 Aunque como dijo alguien una vez, lo importantes es poderse mirarse al espejo y reconocerse. Yo por eso nunca he sido muy de espejos, pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.