ÉRASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD. Oda al séptimo arte.

Título original:
Once Upon a Time in… Hollywood
Año: 2019
Director: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino
Fotografía: Robert Richardson

Reparto: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Al Pacino, Margaret Qualley, Kurt Russell, Bruce Dern, Timothy Olyphant, Michael Madsen, Tim Roth, Zoe Bell, Damian Lewis, Luke Perry, Emile Hirsch, Dakota Fanning, James Marsden, Clifton Collins Jr., Scoot McNairy, Damon Herriman, Nicholas Hammond, Keith Jefferson, Spencer Garrett, Mike Moh, Clu Gulager, Martin Kove, James Remar, Lena Dunham, Austin Butler, Leslie Bega, Maya Hawke, Brenda Vaccaro, Lorenza Izzo, Penelope Kapudija, Rumer Willis, Dreama Walker, Costa Ronin, Madisen Beaty, Sydney Sweeney.

Valoración: Érase una vez en TarantinoLand

Sinopsis: La película se centra en el panorama cambiante de Hollywood a finales de los años 60, cuando la industria empezaba a olvidarse de los pilares clásicos. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton (DiCaprio), intenta amoldarse a estos cambios al mismo tiempo que su doble (Pitt). Sin embargo, la vida de Dalton parece que está ligada a sus raíces de Hollywood, puesto que es vecino de la actriz y modelo Sharon Tate (Robbie), que acaba siendo víctima de la familia Manson en la matanza de agosto de 1969.

Ya esta aquí. Ya llegó. El evento cinematográfico más esperado del año después de Vengadores: Endgame, ¡la nueva película de Quentin Tarantino! Este director ya ha llegado a un nivel de status en Hollywood en el que prácticamente la frase de «nueva pelicula de Tarantino» ya es algo fácil de vender sin necesidad de saber de que va el proyecto. Podría tirarme horas vomitando de placer contándoos todo lo que me apasiona de Tarantino como director pero eso quizás para otro dia, porque hoy hablaremos de la mirada de este autor demencial al sitio que más loco le vuelve en este mundo: Hollywood.

Los más guapos

Erase una vez en Hollywood es una de las películas mas honestas y sinceras de Tarantino. Son casi 3 horas llenas de un amor infinito y palpable del director hacia la industria, la manera de hacer cine en aquella época y, sobretodo, a su género más querido: el western. Tarantino nos coge de la mano y nos lleva por una Los Angeles setentera impregnada de glamour (impagable el «cameo» de Bruce Lee entre muchos otros), fiestas exuberantes donde nadie conoce a nadie pero todos están encantados de conocerse a si mismos y rodajes de peliculas, que es justo donde se dan las escenas mas divertidas y brillantes de la pelicula.

Tarantino aquí se lo pasa mejor que nunca, hasta el extremo de crear sus propias películas de vaqueros y rodar escenas de ellas y, que queréis que os diga, aunque no soy un gran fan de los westerns es tanta la pasión y diversión que derrochan esos momentos que simplemente te rindes. En cuanto a humor es quizás su película más divertida. Y quizás no es una pelicula tan redonda como Malditos Bastardos o Reservoir Dogs, pero sin duda Erase una vez en Hollywood contiene algunos momentos sencillamente desternillantes. Y mucha culpa de ello la tienen los dos protagonistas de la pelicula: Brad Pitt y Leonardo DiCaprio

Encantado de verle por aquí

Empezando por DiCaprio, su personaje, Rick Dalton, me parece uno de los personajes mas solidos e interesantes que Tarantino ha escrito nunca. Un conocido actor que tuvo su fama haciendo películas de vaqueros pero que, tras realizar la transición de cine a televisión, siente como mengua su status como estrella de la industria y que su tiempo ya ha pasado. Es básicamente como si Dicaprio interpretase a Bojack Horseman pero sin ser tan cabrón como este último. El finalmente oscarizado actor nos regala una de sus actuaciones más redondas con una variedad de escenas realmente amplia. Desde algunas mas tristes y profundas (la escena de la niña es una joya) hasta otras más locas y surrealistas (ese momento en el tercer acto que todo el mundo comentará una vez estrenada la película), Rick Dalton pasa a ser un personaje de su filmografía que nunca olvidaremos.

Por otro lado esta Brad Pitt como el doble de acción Cliff Booth y escudero fiel de Rick Dalton. Pitt derrocha una presencia y carisma natural realmente espectacular. Pocas veces le he visto tan a gusto y cómodo en un papel y es que sencillamente lo borda como este doble de accion de carácter solitario y taciturno con una actitud chulesca y un swag capaz de decirlo todo con una mirada o una mueca. Su química con Dicaprio es el corazón de esta película y es que, aunque ya sabemos que el superpoder de Tarantino siempre se ha encontrado en sus escenas de dialogos, aquí simplemente con ver a DiCaprio y Pitt tomarse unas birras en la mansión de Rick Dalton mientras ven la serie donde participa y lo comentan como cualquiera de vosotros con cualquier colega sigue siendo mucho más entretenido que la mitad de lo que hay en la cartelera actual veraniega.

En las horas bajas hay que estar dispuesto a hacer de todo

Seguramente ya habéis notado que soy un fanboy de Tarantino y, aunque la película me ha llenado bastante, no creo que sea tan redonda como algunos de sus anteriores trabajos. Y es que resulta que esta película tiene mucho del director pero a la vez se siente como algo distinto a lo que suele hacer. Si, están sus coñas, diálogos ingeniosos y originales y actores dándolo todo, pero a la vez se siente algo más tranquilo y sereno que muchas de sus otras películas. Es una cinta con un ritmo no lento, pero tranquilo, con escenas de diálogos de casi 20 minutos que son brillantes pero no hacen avanzar nada la trama y, siendo consciente de que esta es la estructura propia a la que el director nos ha acostumbrado, aquí va a más.

Y es que Erase una vez en Hollywood es quizás la película más excesiva del director, tanto para lo bueno como para lo malo. Tarantino se siente tan en su casa que a veces pierde la noción del tiempo en la recreación de algunas escenas (y sobretodo fetiches, preparaos para el inmenso festival de pies) que aunque siguen siendo divertidas y en general escasas, pueden llegar a probar tu paciencia. Pero para dejarlo claro, es algo más personal, ya que estoy seguro de que los que añoráis los westerns y la época sesentera de Hollywood os lo pasareis igual de bien que él. Todos sabemos que Tarantino no cierra la peli sin un gran final donde todo confluye e incluso, lo que al principio te parece inocuo, se entrelaza entre si y explota en unos 30 minutos finales que van a pasar a la posteridad como uno de los mejores tercer acto de su filmografia. Y es que, sin deciros nada, en la ultima media hora de la pelicula Tarantino os da la orgía de violencia salvaje y desenfrenada que esperáis de él pero sorprendiéndote por como y a quienes les pasa…

¿Que aun no la has visto?

Casi me voy sin hablar de la maravillosa Margot Robbie que, aunque no tiene una presencia tan importante como parece, su actitud llena de felicidad y positivismo como Sharon Tate es bastante contagiosa pese a, tristemente, no tener mucho tiempo en pantalla.

Resumiendo, Erase una vez en Hollywood es una fantástica, excesiva y delirantemente divertida carta de amor de alguien como Tarantino al medio que le hizo ser quien es hoy. Llena de deliciosas referencias para los más puristas de aquella época y apoyada por una pareja protagonista realmente titánica como Leonardo DiCaprio y Brad Pitt demostrando lo que es ser un actor de 10. Así que ya sabéis, después de la piscina toca adentraros en este viaje lleno de glamour, humor y locura que nos propone ese gran chalado que es Quentin Tarantino.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. El arte de contar mucho sin contar nada. A mí también me ha gustado, aunque cuesta disfrutarla del todo si te faltan algunos códigos del cine e información sobre la época y la Familia Manson. Un saludo.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.