ENEMIGO, de Jirō Taniguchi

 


Título original:

Enemigo (エネミーゴ)

Editorial: Kobunsha
Género: Seinen
Dibujante: Jirō Taniguchi
Guionista: M.A.T.
Publicación Japón: Dic. 1984 – Abr. 1985
Public. España: Ene. 2013 (Ponent Mon)
Valoración: El Chuache japonés /10

 


En la actualidad, Jirō Taniguchi es, sin lugar a dudas, una de las figuras más representativas dentro del manga de temática costumbrista o introspectiva con obras a su espalda como El Almanaque de mi Padre, El Caminante o El Gourmet Solitario. Curiosamente, a pesar de que estas obras son las más recientes,  fueron las primeras que llegaron a nuestro país y por las cuales ostenta esta fama el mangaka, mientras que sus obras de juventud, que se alejan de estas temáticas tan profundas e intimistas, han llegado a nuestras tierras de forma más tardía, como es el caso de…

ENEMIGO
de Jirō Taniguchi y M.A.T.

La república sudamericana de Nacencio acaba de salir de una cruenta guerra civil en la que el dictador militar de turno ha sido expulsado, mientras que el gobierno revolucionario se ha asentado y busca desesperadamente inversión extranjera para hacer frente a los estragos que ha dejado el conflicto. Por todo esto, el secuestro perpetrado por el antiguo dictador reconvertido en guerrillero de Yuji Seshimo, presidente del grupo Seshimo y principal inversor de un proyecto multimillonario que afianzaría la recuperación económica del país, tiene una repercusión que pondrá patas arriba a la nación entera. Mientras tanto, Kenichi Seshimo, hermano adoptivo del presidente de la compañía y antiguo combatiente de la guerra de Vietnam, es informado de lo sucedido y no se quedará de brazos cuidados sabiendo que la vida de Yuji se encuentra en peligro.

Si tuviera que describir Enemigo en una palabra sería, sin ninguna duda, anómalo. Es una anomalía por su temática, ya que estamos hablando de un manga cuya trama se podría equiparar a una de esas maravillosas cintas ochenteras como Commando o Delta Force donde el protagonista, un antiguo combatiente de Vietnam reconvertido en detective privado de los bajos fondos neoyorkinos, lidera una misión de rescate hacia el corazón de un exótico e inventado país. La historia ideada por M.A.T., un grupo de guionistas anónimos a los que ni tan siquiera el propio Taniguchi conoce, recoge todos los tópicos del género creando una oda de amor hacia los protagonistas duros con un macabro sentido del humor, el romance cuasi automático con el único personaje femenino que aparece y las escenas de acción al más puro estilo One-Man Army, brindándonos una experiencia que, aunque simple, resulta ágil y entretenida.

War… War never changes

También es un manga anómalo por su dibujante: Jirō Taniguchi. Con un estilo, reconocido por él mismo, fuertemente influenciado por el cómic europeo, se puede observar un gran amor por el detalle tanto en los personajes como en los escenarios, destacando los increíbles entornos selváticos donde se nota que se queda bien a gusto. También es digno de mención el dinamismo de las escenas de acción, a las que desgraciadamente no estamos acostumbrados por las magníficas obras que lo convirtieron en un autor reconocido internacionalmente. 

Enemigo no es un manga perfecto ni intenta serlo y, en su contexto, no es más que una historia del montón con un buen apartado artístico. Sin embargo, en la actualidad, es la obra ideal para sentir nostalgia de los grandes días del género hard boiled, así como para descubrir esta etapa casi desconocida de Taniguchi, cuando, sin ser ningún novato, aún estaba buscando su hueco en la industria del cómic nipón.

Para todo aquel que quiera conocer la faceta más desconocida de uno de los mangakas más influyentes en la actualidad, famoso por su obra íntima y profunda, esta sin duda es la elección adecuada.

Y si echáis de menos a Chuck Norris masacrando charlies también.

¡Nos vemos en la Zona!

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe