EL RPG DE WATCHMEN, de Mayfair Games

Celebrando la próxima y muy necesaria reedición/es de Watchmen va siendo hora de hablar de los productos derivados de la serie original. Porque sí, pese a que al Autor Original no le haga ninguna gracia, en su momento aparecieron una serie de productos relacionados con su obra. Entre 1986 y 1988 se produjeron artículos tales como chapas de edición limitada, relojes y portafolios de Watchmen. A largo plazo estos productos serían un  clavo más en el ataúd de la relación entre DC y Alan Moore pero, entre todos ellos, destaca la serie de libros que componen el Juego de Rol de Watchmen y que contó con la colaboración del mismísimo barbudo de Northhampton.

EL RPG DE WATCHMEN

Las autoridades sanitarias advierten…

En 1985, aprovechando la publicación de Crisis en Tierras Infinitas, Mayfair Games, empresa especializada en la producción de juegos de mesa de diferentes tipos, lanza DC Heroes, un juego de rol situado en el recién remozado Universo DC. El juego contó con casi 100 suplementos o “módulos de aventuras” centrados en diferentes personajes de la editorial, como la Liga de la Justicia, Superman o Firestorm…entre estos módulos se encuentran los que nos ocupan. En 1987 la empresa lanza el primero de una serie de títulos centrados en los personajes y el mundo creado por Alan Moore y Dave Gibbons en la recién publicada maxiserie de 12 números Watchmen.

¿QUIÉN VIGILA A LOS VIGILANTES?

Who Watches the Watchmen?

El autor de este Who Watches the Watchmen? (1987) es Dan Greenberg, habitual del mundillo del diseño de juegos de rol, trabajando para empresas como Palladium Books, Pulsar Games o esta Myfair Games, así como también argumentista y diseñador de videojuegos como X-Men: The Mutant Wars o The Elder Scrolls Online.

Greenberg empezó a trabajar en el juego cuando la serie apenas había arrancado, ya que la idea era publicarlo de manera simultánea a la serie, por lo que necesitó la ayuda de Alan Moore y Dave Gibbons que colaboraron con este. El dibujante aportó las portadas, así como ilustraciones en el interior, mientras que Moore, en palabras de Greenberg, “fue particularmente generoso con su tiempo y paciencia dando detalladas respuestas a mis inagotables preguntas”.

La acción en Who Watches the Watchmen? tiene lugar en los tiempos previos al Acta Keene, concretamente el 1966. Dos años después de la fallida reunión de los Revientacrímenes, Nelson Gardner, el Capitán Metrópolis, continúa pensando que es necesaria la creación de un nuevo grupo de justicieros, por lo que idea un plan. Ataviado con la máscara de un demonio rojo y un distorsionador de voz, Metrópolis contacta con diversos elementos del bajo mundo para organizar una serie de secuestros. Las víctimas de estos secuestros son seres queridos y aliados de los enmascarados, así que, junto a conocidos de la serie como Hollys Manson, Sally Jupiter o Wally Weaver, se unen personajes creados (y dibujados por Gibbons) para la ocasión como pueden ser Ben Charles, jefe de policía colaborador habitual de Ozymandias, Jeffrey Iddings, niño rescatado por Rorschach, Cindy Radway, actriz relacionada con el Comediante e incluso Matilda Gadner, anciana madre del Capitán Metropolis. Estas acciones buscan refundar a los Revientacrímenes mientras Gardner deja pistas culpando a la American Negro Alliance, organización radical pro-derechos civiles, como ejecutora de los secuestros y a Moloch como mente maestra detrás de estos.

Siga las instrucciones.

Greenberg comenta que “La idea de tener al Capitán Metrópolis ideando un plan para obligar a los personajes a trabajar juntos se coló en mi cabeza en medio de mi primera conversación con Alan Moore” y que Moore aprobó el argumento inmediatamente sugiriendo la idea de usar a Moloch como chivo expiatorio, colocando al personaje en una situación que resonaría con su destino casi dos décadas después. Al mismo tiempo, el lector avispado puede intuir cómo el plan del Capitán Metrópolis para hacer a los héroes unirse contra un enemigo común pudo influenciar a uno de los recién llegados héroes de los ‘60 que, de nuevo, 20 años después tendría un papel fundamental en la historia planeada por Moore y Gibbons.

Pero pese a las bendiciones de los creadores de la serie lo cierto es que el autor no lo tuvo fácil a la hora de vender su argumento para el juego, a pesar de que él consideraba que este tenía “un final sorpresa que resonaba con el final del cómic” desde Mayfair Games le sugirieron buscar aproximaciones más convencionales tales como “Búho Nocturno y Rorschach contra criminales”, “Dr. Manhattan y Espectro de Seda de Patrulla” o “el Comediante y el Dr. Manhattan contra vietnamitas” aunque finalmente prevaleció la idea de Greenberg.

SACANDO LA BASURA

Taking Out the Trash.

Junto a la propuesta de Greenberg, ese mismo año se publica Taking Out The Trash (1987), RPG desarrollado por Ray Winninger, que trabajó para Dragones y Mazmorras antes de convertirse en co-diseñador de DC Heroes y Director Editorial de Myfair Games. Este módulo también contó con la colaboración de Moore, que aparece acreditado como “asistente especial de diseño y contribución de conceptos”, ya que cuando el diseñador empezó a trabajar en el RPG la serie apenas llevaba 3 números. A este respecto el desarrollador ha llegado a señalar que en sus primeras conversaciones con el guionista Moore comentó la posibilidad de realizar trabajos relacionados con Watchmen, desde un Cuentos del Navío Negro con Joe Orlando a una miniserie de los Minutemen. Taking Out the Trash, incluso cuenta con una sección llamada El mundo de Watchmen co-escrita por  Winninger y Moore.

De nuevo la acción se sitúa con anterioridad al Acta Keene, en 1968. Cuenta Winninger que le fascinaba el concepto de Nixon como presidente de los U.S.A. bien entrados los ‘80, por lo que “decidí construir una historia sobre Nixon y su escalada al poder”. El argumento de la aventura, cuyo título original iba a ser The Harlot’s Cruse (La maldición de la ramera) pero fue alterado por Mayfair Games para disgusto del autor, gira en torno a las primarias del Partido Republicano en el ’68, en medio de los convulsos tiempos para los que se prepara el país con la escalada del conflicto en Vietnam. Los dos candidatos mejor posicionados para entrar en la carrera presidencial son el Vicepresidente Phillip Hollier y el Senador Ken Shade, este último con importantes lazos con el crimen organizado a través de nada menos que Moloch, que ha estado moviendo hilos en el bajo mundo para garantizar el éxito del senador.

Watchmen Watch.

Aunque Moloch desconoce que hay otro jugador interesado en el juego político, Findlay Setchfield South, un turbio asesor político que también ha estado intentando hacer prevalecer sus intereses en la campaña, pero a su manera. Y su manera incluye, entre otros amigos influyentes, a su “consultor de campaña” Edward Blake, también conocido como El Comediante, que ha estado llevando a cabo trabajos bastante oscuros a favor de los intereses de South. Estos trabajos han sido descubiertos por el senador de Kentucky, Louis Conrad, amigo personal de Hollier que, sin que este lo sepa, chantajea al asesor político para que apoye al vicepresidente, pero South no dudará a la hora de enviar al Comediante a recuperar las pruebas incriminatorias y garantizar el silencio de Conrad.

Desconociendo los planes de South, Moloch ha elaborado un plan para que Shade alcance la presidencia y que pasa por eliminar al vicepresidente a través de Brethren, una organización criminal compuesta por jóvenes sin techo dedicada a secuestros y asesinatos rituales. Su líder, Mother, es una ex-prostituta que fundó la organización como si de una nueva familia se tratase y la mueve a través de sus esquizofrénicas interpretaciones de la obra de William Blake, ha sido convencida por Moloch para eliminar a Hollier.

Con figuritas de metal.

El lugar donde este atentado tendrá lugar es la Convención Republicana que va a tener lugar en Nueva York, la policía está alerta por las amenazas recibidas por parte de Brethren y, recordemos que estamos en los tiempos anteriores a la ilegalización de los enmascarados, y decide pedir ayuda a los vigilantes, por los que reúnen un grupo compuesto por Ozzymandias, Rorschach, Espectro de Seda, Búho Nocturno, el Dr. Manhattan, que pronto rechaza ayudar en asuntos que considera triviales, y El Comediante, que, recordemos, tiene sus propia agenda.

Esta no fue la última aportación de Winninger a la obra de Moore, ya en 1990 se publica el último libro de Myfair Game relacionado con la franquicia, un manual del jugador centrado en el mundo de Watchmen

WATCHMEN SOURCEBOOK

Sourcebook.

Un sourcebook o manual del jugador proporciona al usuario un RPG de información adicional tanto del mundo en el que se mueven las aventuras como de los personajes que participan en estas. Con estos manuales se da la posibilidad de que los jugadores puedan diseñar sus propias aventuras además de mejorar la experiencia de juego al disponer de más información sobre personajes, vehículos, localizaciones…

Los módulos de Watchmen habían sido un éxito de ventas para la Myfair Games, según Winninger llegando incluso a duplicar la media de los productos relacionados con el RPG DC Heroes por lo que no es de extrañar que desde la compañía se intentara continuar ofreciendo a material relacionado con la obra de Moore/Gibons. Sin embargo, estamos ya en 1990, Watchmen ya es reconocida como una de las obras más influyentes del noveno arte, también ha tenido lugar la ruptura definitiva entre Alan Moore y DC Comics que ha fulminado cualquier tipo de posible continuación o precuela de la serie (ja).

Como ya hemos dicho repite Ray Winninger que, vistas sus declaraciones, no nos extrañaría que gran parte de la información vertida en este libro surja de las conversaciones mantenidas con Moore durante la elaboración de Taking Out the Trash

A la rica litografía de Gibbons.

El acercamiento de Winninger al sourcebook pasa por imitar los anexos de la serie original, es por eso por lo que el manual está elaborado como si de un libro de recortes se tratara, así que, a los inevitables fragmentos del Bajo la Máscara de Hollis Manson (donde, por cierto, Moore aparece acreditado en el libro como “negro) se le une otro tipo de material, tal y como sucedía en Watchmen. Cada personaje de la saga tiene su sección, a través de esta podemos repasar su vida, pero siempre a través de carteles publicitarios, fragmentos de libros, recortes de periódico, trípticos… documentos de toda índole, en definitiva, huyendo de la narración tradicional en la mayoría de los casos.

Pero ¿ofrece este libro información desconocida (y probablemente innecesaria) para el lector de la obra original? Pues sí. Antes de Antes de Watchmen este manual era la fuente más oficial de información extra sobre los personajes de la obra de Moore/Gibons. De hecho, debido a las conversaciones del autor con Moore probablemente siga siendo la que ofrece la información más parecida a la concepción original del autor sobre sus personajes. En sus páginas podemos encontrar desde las citas exactas de Justicia Encapuchada a favor de la Alemania Nazi mencionadas en la obra original, extractos del guión de la fallida película de Espectro de Seda, la primera entrada del diario de Rorschach con fecha de 1964 o incluso la esquela del Capitán Metrópolis. Quizá uno de los principales atractivos de este libro sea la posibilidad de obtener más información sobre personajes menos tratados en la obra original, no ya sólo hablamos de casos como Silueta, Polilla o Dolar Bill sino de personajes apenas nombrados en Watchmen como pueden ser el Capitán Masacre, el Capitán Axis o Screaming Skull, estos dos últimos incluso cuentan con ilustraciones de Dave Gibons.

Y este fue el último derivado de Watchmen que veríamos hasta bien entrado el S.XXI, durante sus años al frente de la compañía, y pese al enfado de Moore, Paul Levitz siempre mantuvo el compromiso de no explotar la obra, quizá como muestra de respeto al trabajo de los autores. Sin embargo, este respeto desapareció en cuanto Levitz dejó el puesto y se publicó Antes de Watchmen en 2012. Nos queda esta curiosa nota de lo que pudo ser el “Universo Watchmen” si Moore no hubiese abandonado la compañía.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

David Mas

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. kukluxkyle dice:

    Realmente interesante, no sabía que nada de esto siquiera existiera, quisiera saber si algo de esto se publico en español?

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.