EL REGRESO DE MARY POPPINS. She’s back

Título original:
Mary Poppins Returns
Año: 2018
Director: Rob Marshall
Guión:David Magee (Libro: P.L. Travers)
Fotografía:Dion Beebe

Reparto Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Nathanael Saleh, Pixie Davies, Joel Dawson, Julie Walters, Colin Firth, Meryl Streep, David Warner, Dick Van Dyke, Angela Lansbury, Jeremy Swift, Kobna Holdbrook-Smith, Christian Dixon, Craig Stein, Bernardo Santos, Bern Collaco, Ian Conningham

ValoraciónArrópame y cuentame un cuento señorita Blunt /10

Sinopsis: En esta secuela, Mary Poppins vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack, un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres.

Tras el irregular y fallido ataque nostálgico que fue Christopher Robin, este año, con la vuelta de Winnie The Pooh y todos sus amigos en una película con tono desastroso que no sabía si quería ser una profunda reflexión sobre el madurar y dejar a tu niño interior irse o una peliculita sobre peluchitos antropomórficos cuquis. Ninguna de ellos funcionaba en realidad, dejando en ambos casos un film para nada horrible, pero sí demasiado triste y oscuro para lo que pretende ser. Pues otra vez más, vuelve un personaje icónico de Disney a la vida de un adulto hecho y derecho que se encuentra en crisis, sólo que esta vez no es un oso, sino la niñera mas importante de todo el cine:  Mary Poppins.

Mary is in da house.

Si he comparado El Regreso de Mary Poppins con Christopher Robin, es porque básicamente comparten la misma premisa: personaje de la película original ya es adulto y se encuentra en situación de crisis, cuando de repente su querido personaje mágico de la infancia vuelve para volver a hacerle creer en la felicidad y el optimismo. Las dos van de lo mismo, sólo que esta funciona donde la del oso adicto a la miel se tropieza. Nos encontramos ante una secuela directa de esa joyaza atemporal que sigue siendo la Mary Poppins original, en la que el hijo del señor Banks ya ha tenido 3 hijos con una mujer, la cual falleció  y por si fuese poco el banco le va a quitar la casa. Entonces cuando todo está a punto de irse a la mierda, llega la esperanza, llega ella, pero esta vez en forma de Emily Blunt, no de Julie Andrews.

Con El Regreso de Mary Poppins, nos encontramos una vez más ante una película que actúa tanto como secuela de la original y remake encubierto de la primera película. Es decir, tenemos una historia que temporalmente se sitúa veinte años después de la original y realizas conexiones directas con está, pero en cuanto a estructura y visita de lugares comunes es prácticamente un dejavú de la primera. Pero como ya pasó, con por ejemplo El Despertar de la Fuerza (aunque tengan poco que ver) este es un buen dejavú, uno que respeta a la original y rescata la misma esencia que nos gustaba de aquella aunque obviamente sin llegar a los niveles de su predecesora. Pero sí, esta película funciona, sobre todo por dos aspectos: Emily Blunt y la BSO.

Family photo.

Simplemente, Blunt está sensacional. Para empezar, realiza una interpretación de este personaje lo suficientemente diferente como para no ser un calco de lo que Andrews hizó décadas atrás. Esta Mary Poppins en teoría sigue siendo la misma, pero Blunt la da su propio toque, hace suyo un personaje tan icónico y ese es quizás el mayor acierto de su interpretación. Aparte la mera presencia de Blunt en pantalla, como esta niñera mágica es realmente mágica, sus gestos, su sonrisa, el ver como disfruta con los niños en sus psicodélicas aventuras, etc… es todo realmente enternecedor y quieras o no, te inunda con una sonrisa de niño inocente, algo que últimamente se echa en falta. Pero además, de que prácticamente Blunt te hace media peli, las nuevas canciones y números musicales son realmente memorables. Como dije antes, si es cierto que muchos de estos números son básicamente lo mismo, pero con ligeros cambios, pero aún asi funcionan. La mayoría de las canciones son pegadizas, con una lírica muy de la pelicula original y aunque quizás ninguna de ellos se vaya a convertir en el nuevo “Supercalifragilisticoespialidoso” son un buen añadido y en general es una BSO bastante sólida.

La dirección de Rob Marshall que ya venía, de musicales como Chicago o Into the Woods es efectiva y nos regala algunos  números musicales, en especial el que mezcla el estilo cabaret con una animación tradicional que luce especialmente bella acompañada por animales de dibujo que parecen sacados de una peli noventera de Disney, todo al ritmo de “A Cover is not the Book”, (la canción más memorable de todas). Por otro lado, tenemos algunos números, como el de los farorelos, que recuerdan demasiado a la original, pero aún asi, Marshall hace un correcto trabajo, aunque poco más que eso. Visualmente estamos ante una pelicula con un acabado realmente cuidado, donde la fotografía oscura y gris de Londres marca un buen contraste entre la “vida real” y las coloridas y brillantes aventuras de los niños con Poppins, las cuales son una golosina visual.

Con un poco de azúcar…

Lo dicho, salvo ciertos puntos interesantes como el ver la perspectiva de Michael y Jane de adultos como a veces recuerdan esos momentos de niños o ciertas conexiones directas con la original (ese enternecedor cameo de Dick Van Dyke) nos encontramos ante básicamente la misma historia. Pero lo importante es que funciona y que, siendo sinceros, pocas cosas más se podián contar en “una secuela de Mary Poppins”. En cuanto al reparto, Emily Blunt es un ángel, Lin Manuel Miranda aporta mucha energía y dinamismo (aparte de cantar genial, igual que Blunt), Meryl Streep esta ahí porque es Meryl Streep (su número se siente forzado e innecesario) y Ben Whisaw y Emily Mortimer hacen un buen trabajo como los hijos de los Banks.

Resumiendo, El Regreso de Mary Poppins es una digna secuela y revisitación de la original que, aunque obviamente no se acerque al nivel de su predecesora, consigue emular la esencia de sense of wonder y felicidad de aquella con buenos resultados. Cuenta con una fantástica Emily Blunt que os derretirá el corazón con su presencia y un puñado de canciones y números musicales muy disfrutables. La pelicula ideal para volver a ser un niño y disfrutar en familia estas navidades, si no te van muchos los peces o las arañas.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.