EL PLANETA DE LOS ZOMBIS, de Kenji Hamaoka

 

 


Título original
:
Zombie no Hoshi (ゾンビの星)

Sello: Akita Shoten
Mangaka: Kenji Hamaoka
Publicación Japón: Mayo 2016
Publicación España: Octubre 2019 (Norma)
Valoración: Romero Intensifies

 

 

¿Te imaginas ser el último superviviente a una pandemia mundial? Qué horror, ¿verdad? No es difícil imaginar lo dramática, complicada y solitaria que sería tu vida en una situación así, si cuentas con referencias como Soy Leyenda o La Carretera. Pero, ¿y si tu historia la hubieran escrito los guionistas de Zombis Party? Pues que acabarías siendo la feliz protagonista de…

EL PLANETA DE LOS ZOMBIS

de Kenji Hamaoka

Sí, sí, he dicho feliz. Haruka Hosi, la protagonista de esta historia, ha perdido a sus padres, a sus (pocos) amigos y compañeros de clase, a sus vecinos, al chico que le gustaba y hasta al repartidor del periódico de su barrio. No queda ni un alma, y en este caso con más sentido que nunca, pero ella es feliz. ¿El secreto? Haruka ya era hikikomori antes de que una plaga zombi asolara el mundo.

Efectivamente, es el año 20XX y los zombis se han hecho con el mundo. Durante dos años se han dedicado a infectar a toda la humanidad y ahora ya no queda nadie vivo, excepto Haruka, que ya llevaba otro tanto metida en su habitación sin contacto físico con nadie alimentándose, sobre todo, de comida procesada. A ella el Apocalipsis Zombi le ha venido al pelo: sigue llevando su vida de interior, con algunas salvedades como no poder saber cómo acaba su manga favorito o estar condenada a jugar sola a cualquier videojuego, y, además, ha perdido 33 kilos, lo que facilita enormemente sus excursiones en busca de comida y otros productos necesarios para su subsistencia.

Así cualquiera.

Realmente, tampoco le hubiera sido necesario ser ágil para escabullirse de los zombis, porque los muertos vivientes que ha creado Kenji Hamaoka para su manga son lentos, torpes y tontos, pero su nueva condición física propiciará situaciones rocambolescas que sólo su carácter tan particular podrían desencadenar. Y esa es, precisamente, la nota original que ofrece este manga: las situaciones en las que se ve envuelta Haruka en su día a día son tan cómicas que rozan el absurdo.

Y los zombis a los que se tiene que “enfrentar” son todavía más absurdos. Nos encontramos ante una horda de zombis tan divertida que casi resulta entrañable, y esa es una sensación que pocas veces provoca un grupo de caminantes. El mangaka coloca a sus criaturas en posturas y situaciones tan grotescas como imposibles, además de usar caricaturas de personajes y otros mangakas famosos en Japón para darles ¿vida? El dibujo de Hamaoka está repleto de detalles, pero no en los fondos o la ambientación, sino en las figuras más pequeñas. Ser testigo del desmadre a la japonesa que ha preparado como telón de fondo, resulta uno de los grandes atractivos de la historia. Tampoco es que tenga mucho más, ni lo pretenda.

Parece un spoiler, pero no.

Con todo y con eso, Hamaoka ha conseguido transmitir esa sensación de normalidad que se debe sentir cuando llevas dos años sola ante el peligro y ha sabido sacarle jugo a su humor negro e irreverente para colocar a su protagonista en un marco apocalíptico pero en el que se hace viable llevar una vida totalmente normal… para un hikikomori. Y es que , desde hace unos meses, todos hemos tenido que aprender a ser un poco hikikomoris, así que podemos hacernos cargo de lo que supondría pasar el resto de nuestra vida metidos en casa, saliendo sólo a comprar lo que nos hace falta, rehuyendo de los seres que nos rodean porque el contagio acecha.

Para completar el periplo zombi, el tomo publicado por Norma incluye seis historias cortas que mantienen la comedia zombi como hilo conductor y, además, nos revelan la verdadera naturaleza del autor como fan del cine Z, quien nos ofrece un repaso a las mejores cintas del género, por orden cronológico, en una suerte de metacómic que me ha resultado delicioso.

No os esperéis nada más allá de un cómic simpático, sin más pretensión que hacer pasar un rato divertido, tanto a los que nos hemos trillado mil y una historias de zombis como a los que no. Pero tampoco, por ello, penséis que el trabajo de Kenji Hamaoka no es digno de ser alabado, pues hacer reír partiendo de una historia tan terrible, y que te salga bien, está al alcance de muy pocos.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.