EL PÁJARO AZUL, de Takashi Murakami

 


Título Original
:
Aoi Tori: Wakuraba (青い鳥~わくらば~)

Sello: Shogakukan
Género: Seinen
Mangaka: Takashi Murakami
Publicación original: Abril 2014
Publicación España: Octubre 2016 (Ponent Mon)
Valoración: Buy me a Kleenex /10

 

 


Aun a riesgo de parecer un abuelo cebolleta, pienso que el mercado está saturado de mangas para un target de edad de entre 15 y 25 años. Tanto shonen como shojo. Ojo, que a mí también me gustaban, hasta que los años te hacen virar hacia otros gustos e historias. Personalmente, a medida que iba pasando el tiempo, me fijaba en otros mangas minoritarios y en diversos autores dramáticos, como el gran Jiro Taniguchi. Sin él, estoy seguro de que al manga le hubiera costado mucho más establecerse entre el público lector de cómic americano, y no digamos ya entre el público general.

Menos mal que existen algunas editoriales que apuestan por un género más adulto y no tan jovial y aventurero. aunque sean pocos títulos, como es el caso de Milky Way, Tomodomo o la editorial que allanó el camino con Taniguchi como punta de lanza: Ponent Mon. Sin duda, fue esta editorial la que consiguió, no sin dificultades y riesgos, darnos lo que muchos pedíamos: algo más allá de los mangas de consumo rápido y olvidables.

En esta ocasión, quisiera hablar de otra de las apuestas seguras de la editorial, más allá del gran autor de Barrio Lejano. Me refiero a Takashi Murakami y su último manga editado por estos lares.

EL PÁJARO AZUL
de Takashi Murakami

No hay que juzgar un manga por una sola viñeta.

Murakami no es ajeno a esta editorial. En 2013 lanzó al mercado el maravilloso manga El Perro Enamorado de las Estrellas, donde ya pudimos apreciar, aparte de su trazo, lo bien que le sientan a este mangaka las historias conmovedoras y un tanto tristes. Pero, además, con El Pájaro Azul, bien podemos decir que estamos ante una de las obras más duras que podemos encontrarnos en el amplio catálogo de manga español: La historia de una muerte repentina, que puede marcar a toda persona con sentimientos que se precie. Una historia tan cruel y real que casi se puede sentir como propia.

A lo largo de la obra podemos leer dos tramas, aparentemente inconexas, que irán hilvanándose a medida que vamos avanzando las páginas, llegando a completar el círculo, y que se sustentan en la ya mencionada pérdida repentina de un ser querido, la demencia y los cuidados a pacientes en estado vegetativo.

Más vale una imagen…

Pese a ser una obra dura y triste, no creo que sea intención de Murakami hacernos sentir mal leyendo su manga. Más bien que, después de la vorágine de sentimientos a la que nos enfrenta, sintamos finalmente cierta melancolía y, por qué no, esperanza hacia la vida. Porque, es un manga triste, eso es un hecho innegable, pero nos transmite mucho más que penuria y, de paso, aprovecha para lanzar de forma sutil un dardo al sistema sanitario japonés, presto a amasar dinero y cuidar poco de los más desvalidos. Más o menos como aquí.

El autor empezó a gestar esta obra poco después del terrible terremoto ocurrido en marzo de 2011 y que tan hondo ha calado en la sociedad nipona. Pienso que este hecho afectó especialmente a Murakami. No sé si perdió a alguien en dicho siniestro o simplemente le sumió en una profunda tristeza por la sensación de impotencia ante lo ocurrido, pero canalizó todos estos sentimientos para ofrecernos uno de los mangas más conmovedores que este servidor de ustedes ha leído nunca. No soy un lector lacrimógeno, pero reconozco que este manga hizo que se me saltara alguna lágrima y eso sólo lo ha logrado el maestro Taniguchi con El Almanaque de mi Padre.

Que no os engañe el trazo amable de este hombre.

Ponent Mon cuida sus mangas y este caso no iba a ser menos. Edición en cartoné, con un tamaño B6 y páginas a color. Un gramaje de las páginas algo más grueso de lo habitual en otros títulos, lo cual es de agradecer. No os dejéis llevar por la portada, hay que abrir el libro e inundarse de todos los matices que nos presenta Murakami en su obra para disfrutar de ella al completo.

Un manga de temática universal, de fácil comprensión lectora y que hace aflorar muchos sentimientos. Ideal para regalar o autoregalarse. Deseoso estoy de que Ponent Mon se atreva de nuevo a lanzar algún título de este mangaka porque puede llenar el hueco que tristemente dejó el fallecido Taniguchi en nuestro país. Ya hay publicadas dos obras suyas maravillosas, ¿por qué no más?

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.