EL NIÑO QUE PUDO SER REY. Fantástica fantasía

Título original:
The Kid Who Would Be King

Año: 2019
Director: Joe Cornish
Guión: Joe Cornish
Fotografía: Bill Pope

RepartoLouis Serkis, Dean Chaumoo, Tom Taylor, Rhianna Dorris, Angus Imrie, Rebecca Ferguson, Patrick Stewart, Denise Gough, Nathan Stewart-Jarrett, Norma Dumezweni, Mark Bonnar, Louis Martin, Joey Ansah, Adam Leese, Alexandra Roach, Nick Mohammed, Myra McFadyen, Adam Buxton, Claudie Blakley, Genevieve O’Reilly

Valoración: El Rey Arturo va al cole

SinopsisAlex es un niño británico de doce años cuyos problemas diarios pasan a un segundo plano cuando descubre la mítica espada Excalibur. Una aventura épica comienza, en la que Alex y sus amigos tendrán que contener a una villana medieval de nombre Morgana que ha venido a destruir el mundo.

Todos recordamos esas maravillosas cintas de fantasía juvenil que nos flipaban cuando teníamos entre 10 y 13 años. Para la generación de los más adultos habl de joyas como Los Goonies, Dentro del Laberinto o La Historia Interminable y para la gente de mi generación (los ’90) productos como la inolvidable saga de Harry Potter o incluso Las Crónicas de Narnia. El caso es que el género de fantasía juvenil o familiar ha ido bajando de calidad con los años, dejándonos irregulares sagas como Los Juegos del Hambre y demás cosas así, pero nada del nivel de aquellas aventuras tan entrañables y llenas de magia. Joe Cornish, director de la estupenda y fresca Attack the Block, seguramente estaria de acuerdo con lo que estoy diciendo ya que esta pelicula es una clara vuelta a ese cine ochentero y esa magia que ya se ha perdido.

Merlín, el encantador.

El Niño Que Pudo Ser Rey es una deliciosa vuelta al fantástico juvenil de los ochenta. Una especie de híbrido entre la camaradería y esa sensación de grupo de chavales en historias más grandes que ellos mismos, con los elementos de capa y espada legados de la fantástica y preciosa Stardust o Dentro del Laberinto (pero sin ser tan bizarra), sobre todo en la ambientación. Y la verdad que, como persona que se ha tragado adaptaciones de este tipo fallidas y vacías como La Brújula Dorada o cosas como City of Ember, se agradece una pelicula tan sencillita, centrada y, sobre todo, con tanto corazón.

Esencialmente estamos ante, otra vez, la leyenda del Rey Arturo pero contada con una perspectiva moderna y a tráves de los ojos de un grupo de chavales de 13 años. Y es que parte del gran encanto que tiene esta cinta es culpa de su simpático reparto, el buen uso del humor, una mitología verdaderamente chula y una sensación de aventura tan atrapante que muy pocas cintas consiguen transmitir actualmente. Aparte, tiene un especial toque británico que la imprime una personalidad bastante diferente a otras producciones de este estilo de Disney. Y esto es, sin ninguna duda, gracias a Joe Cornish, quien colaboró en la divertidisima Tintin o incluso colaboró en la primera Ant Man. Hace peliculas de evasión con mucho mimo y una calidad bastante por encima de la media de este tipo de producciones.

¿Mi tesoro?

El reparto es de lo mejor de la pelicula destacando al hijo de Andy Gollum Serkis, Louis, quien es nuestro noble protagonista y a Patrick Stewart como viejo Merlín y sobre todo con Angus Imrie como su versión joven, que es la que más sale en pantalla y resulta, sin duda, el personaje más memorable de la película. Estamos ante una cinta de aventuras familiar en la que Patrick Stewart es Merlín y lleva todo el rato una camiseta de Led Zeppelin, esa clase de película.

Y aunque básicamente la pelicula funciona muy bien en todos sus apartados, la villana y un exceso de duración son sus dos pequeñas pegas. La villana Morgana es realmente un topicazo tras otro, una malvada de manual interpretada por una pedazo de actriz como es Rebeca Fergusson que se merecía algo mejor que esto. Finalmente la duración quizás es algo extensa, sobrando algo de metraje para aligerar el ritmo, pero no es nada que empañe el jovial disfrute que supone esta película.

Meigas, brujas, sapos y corujas.

El Niño Que Pudo Ser Rey es una deliciosa vuelta al cine juvenil de los ochenta como Los Goonies con el encanto de Harry Potter o incluso algo de menor calidad la primera de Narnia. Cine juvenil fantástico con una mitología atractiva, buenos personajes y mucho corazón. Realmente entrañable, divertida y que tocará el alma a ese niño/a aventurero que todos llevamos dentro.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.