EL MISTERIO DEL CUARTO AMARILLO, de Jean-Charles Gaudin y Sibin Slavković

 

Título original:
Une aventure de Rouletabille: 1. Le Mystère de la chambre jeune HC
Sello:
Soleil Productions
Guionista: Jean-Charles Gaudin
Artista:
Sibin Slavković

Colorista: Joël Odone
Publicación Francia: Marzo 2018
Publicación España: Enero 2021 (Yermo Ediciones)
Valoración: Esto sí es un scape room y lo demás son tonterías

 

El doctor Stangerson se haya trabajando en su laboratorio cuando escucha los gritos de su hija pidiendo auxilio desde su habitación. Mientras se suceden los golpes, los gritos y hasta dos disparos, el pobre doctor y dos ayudantes consiguen derribar la puerta para hallarse una escena aterradora con la joven sangrando, con marcas de asfixia en el cuello y al borde del colapso nervioso. Lo más terrorífico de todo es que el cuarto donde ha sucedido la tragedia es un cuarto con tan solo una ventana con rejas y la única puerta de acceso estaba cerrada por dentro. Que explicación podría tener…

EL MISTERIO DEL CUARTO AMARILLO
de Jean-Charles Gaudin y Sibin Slavković

Siempre que puedo digo que Batman es mi personaje favorito y, bueno, no es del todo cierto. Sí es verdad que es mi personaje de cómic favorito pero si consideramos la ficción más allá de los comics hay una figura que queda por encima incluso del Hombre Murciélago. Estamos hablando de Sherlock Holmes, el detective creado por Sir Arthur Conan Doyle cuyas habilidades deductivas me impactaron tanto de pequeño que empecé a devorar cualquier novela protagonizada por detectives. De todas ellas, la mayoría con un tono demasiado juvenil como los inolvidables Tres investigadores de Alfred Hitchcock, la que recuerdo con más cariño es sin duda El misterio del cuarto amarillo opera prima de Gaston Leroux quien más tarde obtendría la fama mundial al firmar El Fantasma de la Ópera. También fue la primera aventura de Rouletabille, joven periodista de 18 años con una lógica tan sagaz que es capaz de ver aquello que es invisible. Una capacidad que se verá puesta a prueba hasta el extremo para resolver el caso que se nos presenta.

La mayor virtud de la obra, tanto la novela como el cómic, es el lugar en el que se desarrollan los hechos, más concretamente la habitación amarilla a la que hace referencia el título. Los misterios que acontecen en cuartos cerrados son algo común, el mismo Holmes tuvo el suyo, pero nunca antes se había rizado tanto el rizo como aquí. Citando de nuevo al detective de Baker Street, aquello de «Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad» rige los pilares sobre los que se basa la historia. Es por eso que en el momento de afrontar la lectura hay que tener un poco de perspectiva sabiendo que se publicó originalmente hace más de 100 años, que son muchos para un lector y su capacidad de sorpresa.

Para ser un buen detective hay que fumar en pipa y vacilar a tu socio.

Pero sería injusto que toda la importancia recayera en el cuarto amarillo pues el autor sabe aprovechar al máximo los recursos de los que dispone. Así, cada personaje tendrá su cuota de importancia si bien siempre a la sombra de Rouletabillle, protagonista absoluto, destacando aquellos que menos presencia tienen pero de los que no debemos olvidarnos. Del mismo modo el villano es todo un ejemplo de construcción de un buen antagonista que pueda suponer un desafío de altura para el héroe de enormes habilidades. La víctima, Mathilde Stangerson, funciona también a la perfección no en el papel de frágil objetivo del asesino sino como mujer fuerte, con gran carácter y una tenacidad a prueba de bombas.

Otro elemento diferenciador es el entorno que rodea toda la acción, el Castillo de Glandier que cuenta con un gran terreno alrededor, en el que se encuentra hasta una posada. La obra está repleta de detalles de todo tipo y todos acabarán formando parte de la resolución del misterio, ya sea unas huellas en un camino, unas manchas de sangre en la cornisa o un enorme gato cuyo sonido parece que quisiera homenajear al Sabueso de los Baskerville. Todo esto supone un esfuerzo para el lector pues es fácil perderse en el laberíntico Castillo pero sin duda el autor quería, como los magos, enseñar todos sus artilugios antes de efectuar el truco que nos dejará asombrados.

Como vea tu madre como tienes el cuarto verás que bronca.

Cabe destacar, pues, el arduo trabajo Jean-Charles Gaudin para adaptar una historia con unos personajes y un entorno con tantos matices, tanta dedicación al detalle y pulcritud en los acabados. Y la verdad es que el guionista saca provecho de un formato más comprimido en cuanto a páginas pero con más libertad visual para condensar toda la novela, sabiendo imprimir un ritmo constante a la historia, que empieza con el brutal ataque y acaba con un clímax largo pero intenso donde todas las cuestiones planteadas se resolverán con claridad. En todo momento el cómic va a conseguir mantener el interés del lector, que irá en volandas desde la primera hasta la última página, añadiendo detalles al suceso inicial que lo irán complicando cada vez más para perplejidad de todos los implicados a excepción de Rouletabille

Igual de complicada es la tarea de Sibin Slavkovic al frente del dibujo, que tiene que estar todo momento al servicio de la historia, contando por decenas las viñetas que presentan a bustos parlantes, aunque el autor aprovecha para desplegar todo un repertorio de expresiones, miradas y gestos que enfatizan la fuerza de las palabras. Slavkovic da lo mejor de si mismo en las escenas de acción, pese a que estas se desarrollen en espacios cerrados consigue transmitir la tensión del momento gracias a una acertada elección de la narrativa. El color de Joel Odone da empaque al dibujo pero con la sobriedad por bandera destacando un poco más en las escenas nocturnas.

Qué bueno si encuentran al asesino debajo de la cama… FIN.

Espero que la aparición de este cómic suponga una nueva oleada de lectores de las aventuras de Rouletabille a las que yo mismo pienso unirme ya que he visto que en Francia han seguido con las adaptaciones y hay hasta ocho novelas del personaje de las que solo conozco dos, ésta y El perfume de la Dama Negra que es prácticamente una secuela con varios spoilers de los gordos. Más de un siglo después la obra de Gaston Leroux sigue siendo tan adictiva como sugerente, capaz de transportar nuestra mente a un lugar donde nada es lo que parece pero todo parece ser lo que es.

Mientras haya un misterio por resolver que cuenten conmigo para estar en primera fila a la espera de que nos sorprenda la solución, porque para misterios sin resolver ya está la vida real. Pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.