EL MARCIANO, de Andy Weir: Un náufrago en el “mar rojo”.


 

Título original:
The Martian

Editorial: Crown Publishing Group
Autor: Andy Weir
Cubierta: Eric White
Publicación USA: 2012 (Amazon)
Public. España: 2014 (Ediciones B)
Formato: Rústica – 416 páginas
Valoración: 8/10

 

 

El Marciano es, probablemente, la obra de ciencia ficción dura (hard SF, que lo llaman los anglosajones) más relevante de los últimos años; o por lo menos, la que ha gozado de más popularidad. Que no os engañe el apelativo, pues lo de hard viene por la relevancia que la obra da a los aspectos científicos del relato ya que, en realidad, apenas pisa el terreno de la ciencia ficción (excepto por el hecho de ambientarse en un futuro cercano en el que las misiones tripuladas a Marte ya son una realidad). Si esto va de etiquetas, una más clarificadora sería la de thriller de supervivencia científica”. Sí, me lo acabo de inventar. Era necesario para presentar…

EL MARCIANO
de Andy Weir

Vayamos por partes: ¿de qué va El Marciano? La primera novela de Andy Weir nos cuenta las desventuras del primer “náufrago” en Marte, Mark Watney, ingeniero botánico de la misión Ares 3 que, tras ser dado por muerto en una tormenta de arena, es abandonado por su tripulación. Con esta premisa Weir articula un relato que gira en torno a dos  tramas: la odisea de Watney por sobrevivir en el planeta rojo y, paralelamente, los esfuerzos de la NASA para organizar una misión de rescate antes de que su astronauta muera por falta de suministros.

La novela fue originalmente publicada por capítulos en el blog científico del autor para, posteriormente, autoeditarse en Amazon al precio más bajo que permite la plataforma de ebooks en Estados Unidos: 0,99 dólares. No pasó mucho tiempo antes de que Penguin-Random House se decidiera a publicar en papel esa historia que estaba arrasando en formato digital, y poco más hasta que Hollywood decidiera rodarla, estando ya en ciernes (N.del Ed: y en viernes, que es hoy) el estreno de la adaptación dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Matt Damon.

Forever alone.

Pero éxito aparte, ¿es El Marciano un buen libro? Rotundamente, sí. ¿Tiene fallos? Rotundamente, también. Y me temo que muchos están relacionados con esa vertiente ultratecnófila de la historia. Pero los aciertos pesan mucho más que los desaciertos. Para empezar, Weir se apoya en una premisa harto conocida (la del superviviente solitario), pero sabe darle la vuelta de tuerca necesaria para que resulte novedosa y atractiva. Continúa con un desarrollo de la historia verosímil, sin trucos de prestidigitación, con la sabia decisión de que la suerte siempre juegue en contra de nuestro protagonista, pues no hay ningún deus ex machina en El Marciano: Marte es tan hostil e hijo de puta como cabría esperar, y Mark Watney, como buen McGiver interplanetario, sólo cuenta con su ingenio y el instrumental que la misión Ares deja atrás para sobrevivir.

Más puntos a favor de El Marciano: todo lo que se desarrolla en la Tierra es tan interesante como lo que sucede en Marte. El autor realmente logra implicarnos  en la carrera contrarreloj coordinada desde la NASA para salvar la vida del protagonista; y lo hace merced a la creación de unos personajes carismáticos, unos diálogos vibrantes e ingeniosos, perfectamente inteligibles pese a la verborrea técnica, con picos de excelencia narrativa como el lograr que el lanzamiento de una sonda espacial te haga contener el aliento durante páginas.

Fucking hostile.

Y remato con el que es, probablemente, el mayor acierto de la novela: su protagonista. Mark Watney es un tipo inteligente y con un enorme sentido del humor (de verdad que os vais a reír más de una vez), un listillo entrañable con el que empatizas y al que quieres que las cosas le salgan bien; no porque sea un héroe o encarne los mayores valores humanos, sino porque es un tío normal que las está pasando canutas y, joder, se merece que algo le salga bien. Un retrato del personaje que, me temo, se perderá en el cine, pues ya en el tráiler tiene más pinta de héroe de acción que de científico.

¿Dónde pincha, entonces, la novela? Desde mi punto de vista, la obsesión del autor por detallarnos pormenorizadamente todas las chapuzas e improvisaciones técnicas que el protagonista debe acometer, con exhaustivas explicaciones sobre física, botánica, electrónica, astrofísica… terminan por saturar al lector, y más de uno se encontrará tirando de lectura en diagonal en esos pasajes. Por supuesto que debía haber algo de eso en la historia, es evidente el nivel de documentación de Andy Weir y es normal que el texto lo transpire, pero no hasta el punto de apabullar al lector con explicaciones de índole técnica que en muchos casos son, me temo, innecesarias. Puede que haya quien lo disfrute, pero no me extrañaría que muchos otros acaben abandonando el libro ante este exceso de tecnicismos.

Colonia de Marte: el perfume de los dioses.

Por otra parte, hay ciertas trampas narrativas empleadas por el autor que me han hecho torcer el gesto. La más llamativa, probablemente, es que desde un principio la acción en Marte se nos cuenta a través de las entradas que Mark Watney va haciendo en la bitácora de la misión; es decir, una narración epistolar. Mientras que para los acontecimientos que transcurren en la Tierra se emplea un narrador en tercera persona. Lo que podría ser un acierto, ya que ayuda a diferenciar los dos escenarios de la acción empleando una voz narrativa para cada uno, acaba por venirse abajo cuando el autor empieza a utilizar también la narración en tercera persona para aquellas escenas de Marte que no sabe relatar mediante la narración epistolar. Una incongruencia bastante grosera que podría haberse evitado modificando algunos puntos del guion o, simplemente, buscando una forma de plasmarlos sin alterar la voz narrativa. Sinceramente, me parece un error grueso que no está al nivel del resto de la novela.

En definitiva, El Marciano es una buena novela, bien estructurada y desarrollada, divertida en muchos momentos y emocionante en otros, cuyos puntos flacos no van a impedir que os la recomiende encarecidamente. 

¡Nos vemos en la Zona!

David B. Gil

David es periodista y escritor, parece un tipo serio, pero en realidad lee cómics. Como periodista ha escrito en los suplementos culturales del Grupo PRISA, en la revista Giant Magazine y ha sido articulista para DC Comics en España y Latinoamérica. Como escritor ha ganado un Premio HISLIBRIS de Novela Histórica y ha sido finalista del Premio Fernando Lara (Planeta), ambos con 'El Guerrero a la Sombra del Cerezo', una ficción histórica ambientada en el Japón feudal. Su segunda novela, 'Hijos del Dios Binario', ha sido publicada recientemente por Penguin-Random House.

You may also like...

Deja un comentario, zhéroe