EL HOGAR DE MISS PEREGRINE PARA NIÑOS PECULIARES, la vuelta al cole de Tim Burton


Título original:
Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children
Año: 2016
Director: Tim Burton
Guión: Jane Goldman (sobre la novela de Ransom Riggs)
Reparto: Eva Green, Asa Butterfield, Samuel L. Jackson, Judi Dench, Ella Purnell, Allison Janney, Rupert Everett, Terence Stamp, Kim Dickens, Chris O’Dowd, Finlay MacMillan, Cameron Greco, O-Lan Jones, Justin Davies, Bomber Hurley-Smith, George Vricos, Andrew Fibkins, Bryson Powers, Jack Fibkins, Hayden Keeler-Stone, Lauren McCrostie
Sinopsis: Una horrible tragedia familiar deja a Jacob, de 16 años, viajando por la costa de Gales, donde descubre las ruinas del hogar para niños peculiares de Miss Peregrine. Mientras Jacob explora los abandonados cuartos y pasillos, se da cuenta que los niños que allí vivieron (uno de los cuales fue su propio abuelo) eran algo fuera de lo habitual. Pueden haber sido peligrosos. Pueden haber sido puestos en cuarentena en una isla desierta por una buena razón. Y, de algún modo, (imposible, al parecer) pueden estar aún con vida.
Valoración: 6/10

La trayectoria de Tim Burton en los últimos años ha sido, cuanto menos, irregular. Lo cierto es que desde la maravillosa Big Fish, la calidad de sus proyectos ha descendido notablemente, pasando de películas como la gran Sleepy Hollow, Mars Attacks o sus adaptaciones de Batman, donde vemos a un director más libre y que se lo pasa bien con el material que cae en sus manos, a películas como Alicia en el País de las Maravillas o Sombras Tenebrosas, donde nos encontramos a un director con la correa puesta y limitado por las exigencias creativas de las grandes majors. Y aunque de vez en cuando sorprenda con algún as sacado de la manga como con la notable Frankewenie, lo cierto es que Burton ya no es el que era. Por lo tanto, cuando nos enterarnos de que va adaptar un libro que parece una versión de los X-Men pasada por un filtro muy cercano a sus inclinaciones personales titulado El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares, uno no puede evitar sentir dudas, pero también interés, ya que precisamente parece algo creado para él.

El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares seguramente sea la película más con más identidad del director estadounidense en años. Esto no quiere decir que estemos ante una película especialmente buena, solo que teniendo en cuenta que su último trabajo, Big Eyes, que a pesar de ser un acertado biopic, no se sentía una película propia de este director más allá de su lúcida y colorida fotografía. Por el contrario, en cuanto a aspectos estéticos y visuales se refiere, esta es una película propia de Tim Burton de cabo a rabo. Desde sus fantásticos títulos de crédito vintage hasta su divertido climax final, todo es parece suyo, la película está impregnada de esa atmósfera tan extraña y fantástica que tanto nos gusta de él.

Sin embargo, y aunque sea la película más disfrutable del director en bastante tiempo, tiene sus peros. Como todas las primeras entregas de lo que pretende ser una saga, tiene que asentar las bases de su mundo de ficción, y esto afecta de manera negativa al ritmo de la película. Aunque estamos ante una cinta entretenida, sí es cierto que el hecho de que todo se sienta como una extensa presentación de un nuevo y potencial universo, más que como una historia por sí misma, desluce el ritmo del metraje. Ya que, aunque el libreto de Jane Goldman tiene sus aciertos, sobre todo a la hora de presentar a los peculiares personajes que lo pueblan, resbala a la hora de seguir una historia lineal y fluida, y que en vez de eso, asistimos a una especie de extensa introducción a este universo que no logra del todo centrarse en una historia más concreta, lo que la habría agilizado bastante.

Quien destaca por encima de los simpáticos niños dentro del reparto es la fantástica Eva Green, quien transmite un aura realmente entrañable en su papel de protectora Miss Peregrine. Sin duda, el suyo es el mejor personaje de la película. Por otra parte, Asa Butterfield, el niño del pijama de rayas, resulta un protagonista algo irregular en el papel de Jacob Portman. Aunque es interesante y él no lo hace del todo mal, hay ciertos tramos de la película en los que se le nota realmente soso y anodino, aún encajando bastante bien en los estándares de héroe trágico de la Marca BurtonTM. En cuanto al resto de los peques, llamados “peculiares”, los más dignos de mención son una adorable y entragada Ella Purnel como una especialista en controlar literalmente el aire, y un misterioso Finlay MacMillan cuyo poder es mejor no revelar en esta reseña. Y aunque los demás niños, sobre todo los más pequeños, tienen menos tiempo en pantalla, Burton consigue darles a cada uno de ellos su momento de gloria, en especial durante el divertidísimo climax, donde el director se entrega al puro espectáculo de la manera más creativa y burtoniana posible, una delicia.
En cuanto a los villanos, hay una de cal y otra de arena: su aspecto e historia previa resultan macabros, pero son introducidos demasiado tarde en la película y no dan mucho la talla como antagonistas. Aun así, Samuel L. Jackson en modo excéntrico consigue sacarnos unas risas, quizá voluntarias o quizá no, en un papel de lo más ridículo.

Hay que decir que el diseño de producción y personajes, así como el vestuario son verdaderamente brillantes: tanto el aspecto de los peculiares y los villanos como los decorados y escenaros resultan intencionalmente tétricos, y recuerdan al Tim Burton de antaño. La banda sonora, aunque esta a cargo de Matthew Margeson y Mike Higham, no puede evitar recordar bastante a las sinfonías del viejo compañero de fechorías del director, Danny Elfman, un acompañamiento musical algo cansino, pero que queda inevitablemente bien en el contexto del film y tiene varios tremas verdaderamente preciosos.

Antes de ir a la conclusión final, os comentaré un apunte algo personal sobre la cinta. Y es que, mientras disfrutaba de ella, principalmente de sus partes más puramente fantásticas, estas me evocaron ese ameno y mágico tono familiar puro de las primeras entregas de Harry Potter, cosa que me alegra, ya que últimamente no suelo ver películas con este tono en la cartelera: o son muy infantiles, o son demasiado adultas. Y aunque la cinta no funciona tan bien como las primeras aventuras en Hogwarts, plantea algo con gran potencial para convertirse en una digna saga de fantasía, con o sin Burton al mando.
BeYShIT

El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares es una simpática aventura que recupera algunos de los elementos del Burton que siempre nos ha gustado, el de las fábulas sobre personajes extraños. Una película que aunque a veces se sienta algo lastrada por la necesaria presentación de su universo de cara a hacer franquicia y tropieza a la hora de usar a sus personajes, resulta ser un producto ligeramente superior a sus últimos trabajos. Esperemos que continúe con la curva ascendente.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe