EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS. ¿A favor o en contra?

Vuelven el frío, los adornos de Navidad, Ramón García, los kilos de más, los polvorones, los orcos, los elfos, las espadas, los dragones… Peter Jackson nos dio tres raciones anuales de fantasía épica hace una década con su trilogía sobre El Señor de los Anillos de J. R. R Tolkien, consiguiendo el clamor unánime de crítica y público. En 2012, el neozelandés favorito de Hollywood volvió a la carga, convirtiendo en trilogía la primera historia que publicó Tolkien sobre este universo, El Hobbit. La historia del joven Bilbo Bolsón, el tío de Frodo, nos ha acompañado los dos últimos inviernos, y con la nueva entrega que se estrena hoy, La Batalla de los Cinco Ejércitos, finiquita su segundo acercamiento a la obra de Tolkien.
Nuestros compañeros Sr. Escribano y Alberto Fassbender han podido ver ya la película, y nos han dejado sus algo divididas impresiones para vuestro uso e información.
Por última vez (o no), volvamos a la Tierra Media.

El_Hobbit_La_batalla_de_los_cinco_ej_rcitos-ZONAZHERO
Título original:
The Hobbit: The Battle of the Five Armies
Año: 2014
Director: Peter Jackson
Guión: Philippa Boyens, Peter Jackson, Fran Walsh y Guillermo del Toro (sobre la novela de J.R.R. Tolkien).
Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Luke Evans, James Nesbitt, Aidan Turner, Evangeline Lilly, Cate Blanchett, Lee Pace, Orlando Bloom, Hugo Weaving, Billy Connolly, Christopher Lee, Stephen Fry, Ryan Gage, Ian Holm, Sylvester McCoy, Manu Bennett
Sinopsis: Después de haber recuperado el reino del Dragón Smaug, la Compañía ha desencadenado, sin querer, una potencia maligna. Un Smaug enfurecido vuela hacia la Ciudad del Lago para acabar con cualquier resto de vida. Obsesionado sobre todo con el reino recuperado, Thorin sacrifica la amistad y el honor para mantenerlo mientras que Bilbo intenta frenéticamente hacerle ver la razón por la que el hobbit toma una decisión desesperada y peligrosa. Pero hay aún mayores peligros por delante. Sin la ayuda aparente del mago Gandalf, su gran enemigo Sauron ha enviado legiones de Orcos hacia la Montaña Solitaria en un ataque furtivo. Cuando la oscuridad se cierna sobre ellos, las razas de los Enanos, Elfos y Hombres deben decidir si unirse o ser destruidos.

PARTIDA Y RESACA
por Alberto Fassbender

300 páginas, un libro y un director con talento que nos regaló una de las trilogías cinematográficas más épicas que se recuerdan. Aunque fuese una locura convertir en trilogía un único libro que encima es corto comparado con los de la saga El Señor de los Anillos, queríamos volver a la Tierra Media. Lo hicimos en 2012 con El Hobbit: Un Viaje Inesperado, que fue una correcta película de aventuras, seguida de la favorita de la trilogía para quien escribe estas líneas, El Hobbit: La Desolación de Smaug, que mejoraba algunos aspectos de Un Viaje Inesperado, haciéndola una más que disfrutable cinta de aventuras. Llegamos a la última película de la saga y de la trilogía, una que no ha estado a la altura de El Señor de los Anillos, pero que resulta memorable en cierto sentido. Ahora ¿ha sido capaz Jackson de dar un digno final a este segundo periplo de fantasía épica con El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos? Siento decepcionaros pero esta vez es un rotundo no.THE HOBBIT: THE BATTLE OF FIVE ARMIES Trasladar un libro tan ligero y corto en forma de trilogía de películas de más de dos horas iba a tener sus consecuencias tarde o temprano, y todas ellas han aparecido de forma tremendamente negativa, ya que pocas situaciones quedaban por resolver en esta saga, y después del cliffhanger con el que nos dejaron el año pasado, todo estaba claro: solo quedaba ver desatado a Smaug y la batalla multitudinaria por la montaña de Erebor. Creo que aquí se halla el principal problema de está entrega, que ofrece poco y lo que ofrece no llega a satisfacer al espectador como sí lo hicieron las dos anteriores películas, llegando a ser un epílogo demasiado extenso y poco memorable.
Nada más empezar tenemos a Smaug atacando el pueblo cercano a Erebor, y toca decir que este resulta el mejor tramo de la producción, o al menos el más entretenido y ameno. Tras esto, sigue la preparación para la gran batalla, una parte interesante en la que se cocina todo y se calientan motores para la última y supuestamente épica batalla final, pero es en este tramo donde la película lo podría haber dado todo y falla enormemente. 45 minutos de peleas, enfrentamientos con espada o de cuerpo a cuerpo que se hacen verdaderamente tediosos, monótonos y repetitivos en los que notamos a un Peter Jackson desganado, sin imaginación ni planificación para una batalla de este tipo, y lo peor de todo, reciclándose a sí mismo de manera fallida. Esto último es algo subjetivo, porque puede que haya gente que disfrute con esta batalla, pero un servidor ya se cansa de ver lo mismo una y otra vez, y encima con un CGI demasiado poco pulido y con peores resultados que hace diez años.

ORCOS ZONAZHERO Pero aunque nos encontramos con la que podría ser la entrega mas floja de toda la saga, tiene algunas cosas buenas. Hay que destacar que los personajes protagonistas están algo mejor definidos en esta película que en las anteriores y tienen papeles más decisivos, aunque algunos momentos supuestamente dramáticos relacionados con ellos resulten demasiado forzados para el espectador. Aún así este es el capitulo de la trilogía en el que los personajes y lo que les pase consigue mayor importancia y protagonismo, aunque nunca lleguen a ser tan carismáticos o relevantes como si lo eran los de la trilogía del Anillo.

Resumiendo, La Batalla de los Cinco Ejércitos, aunque puede que guste a los fans más acérrimos de la saga y aporta alguna mejora en ciertos aspectos, no deja de ser la entrega más floja y menos satisfactoria de está trilogía.

BeYShIT

A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS
por Sr. Escribano

Peter Jackson se despide de la Tierra Media con un capítulo tan bueno o tan malo como esperabas que fuese. ¿Os gustaron las anteriores entregas de la saga de El Hobbit? Pues El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos repite las mismas bazas, así que es probable que os guste. Aunque también puede que os pase como al compañero Alberto, que disfrutó las anteriores y esta no. Sus razones tiene, claro. ¿Mi teoría? Que, por la propia naturaleza de la película, cargando a sus espaldas la muy discutible decisión de partir la historia en tres películas, no se le puede comparar con ninguna de las otras incursiones a la Tierra Media, porque en el fondo, esto no es más que el final extendido de la película definitiva de El Hobbit que nunca tuvimos: Partida y Regreso. En un mundo perfecto, El Hobbit habría constado de dos películas en lugar de tres.
Las dos entregas anteriores tenían muchas bazas por las que apostar, algunas funcionaban mejor que otras, pero no era difícil encontrar algo con lo que disfrutar. Esta película, en cambio, es mucho más escueta en ese sentido, y no tiene mucho más que ofrecer que batalla y preparativos de la batalla. Si hace poco comentaba aquí el caso de Sinsajo: Parte 1, la cual era una película incompleta, con La Batalla de los Cinco Ejércitos el caso es el mismo pero a la inversa. Toda ella es un tercer acto sin los dos anteriores. Para empezar, su escena inicial, aunque espectacular, parece un corte hecho a última hora del final de La Desolación de Smaug. Un comienzo en esencia más propio de una serie de televisión que de una película. Al menos sirve para dar algo más de color a una película monocromática y estática en tiempo y espacio. THE HOBBIT: THE BATTLE OF THE FIVE ARMIESTras ello, viene una elipsis algo abrupta que rehúye explorar uno de los aspectos fundamentales de la historia, la caída en la locura de Thorin. Tampoco es muy grave, aunque para el tiempo que se dedica a desarrollar secundarios inútiles, bien podrían haber cuidado más esta parte, y no soltar un “Thorin lleva días tó’ loco” de repente sin haber visto el proceso. Después, unas breves negociaciones y empieza la batalla, que compone el mayor grueso de la película. Lo cual es algo que cabría esperar de una producción titulada así, pero no suaviza el hecho de que la cinta pasa directamente a los postres. Ese problema no viene de la sala de montaje, sino de la decisión de hace unos años de hacer una trilogía en vez de la bilogía originalmente planteada. Y a estas alturas, seguir quejándose de ello es absurdo.
Por eso hay que ir a ver la película con las ideas claras sobre lo que se va uno a encontrar. El acto final de un todo que arrastra todos los fallos y virtudes de las películas precedentes. ¿El mejor actor imaginable para Bilbo? Sin lugar a dudas. ¿Una obsesión por la desmesura y el artificio hasta límites absurdos? Dalo por hecho. ¿Conexiones con El Señor de los Anillos y el universo de Tolkien incluidas de forma más o menos convincente para apelar a la nostalgia? Era evidente. ¿Personajes y tramas secundarias que mejoran la obra original? Llámalo Bardo. ¿Lo de antes, pero al revés? Llámalo Alfrid. ¿Un apartado técnico de lujo, junto con un CGI de primerísima calidad? Faltaría más. ¿Un romance artificial y fuera de lugar? Oh, por favor Peter, qué te hemos hecho.GANDALF ZONAZHERO
En definitiva, tratar a El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos como algo aislado es un error. Sus numerosos defectos lastran menos de lo que parece, ya que si juntamos las tres piezas, sale una adaptación de la obra de Tolkien estupenda y con un final de proporciones ciertamente descomunales. Las escenas de acción tienen ese punto flipao característico de la saga (y acentuado en esta trilogía) que, sinceramente, encajan como anillo al dedo (¿lo pilláis?). Al fin y al cabo, añaden espectacularidad y sobre todo diversión a unas escenas que, de otra forma, pecarían en exceso de monotonía y tedio.Es por ello que veo un poco innecesario quejarse por todos esos errores, y os animo a sentaros un día y ver la saga seguida, la historia completa. Todo ello sería mucho más fácil de haber sido solo dos pelis, pero ya es inútil dar la tabarra por ello.

En pocas palabras, la trilogía ha concluido con una película quizá irregular, pero es un clímax a la altura de las circunstancias.BeYShIT

¿Y a vosotros, zhéroes? ¿Os ha convencido esta nueva trilogía? ¿Qué os ha parecido esta entrega? ¿Creeis que Smaug debería dejarse el tabasco? ¿Qué champú usa Legolas? No dudéis en comentar, y…

¡Nos vemos en la Comarca Zona!

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Diamond dice:

    La vi la semana pasada y la decepción fue absoluta. Como bien apunta el Sr. Escribano, la trama de Thorin se la ventilan en nada, y como bien dice Mr. Fassbender, casi toda la película es una batalla alargada artificialmente. Ya podrían haber alargado lo primero y acortado lo segundo, digo yo.

  2. Las secuelas de El Hobbit corren paralelas a, por ejemplo, las de Matrix: a la segunda le sobraba relleno y a la tercera le sobran batallas. Para empezar, si Tauriel y Kili ya se hacían cansinos en la segunda, aquí también tienen su momento, pero el mayor rellenazo viene de Legolas. Todas sus escenas van desde la intrascendencia hasta el “flipadismo”. La sala entera rió a carcajadas con la escena de cierto puente de piedra desmoronándose. Por no hablar de la infinita lucha entre Thorin y Azog.
    Una vez más, hay grandes momentos en esta entrega final, pero por lo general se ven ahogadas por otras que son innecesarias o han sido transformadas en innecesarias por una falta de desarrollo debida a la inclusión de más batallas para rellenar. Pienso por ejemplo en la reiteración de Thorin sobre un mismo tema y, sin embargo, su rápida recuperación-por-acumulación justo en el momento apropiado. Ya sabemos que el deus ex machina es un mal inherente a toda la saga de la Tierra Media, pero en esta última película se lleva la palma prácticamente en la resolución de cada escena.
    En otras palabras: fue bonito mientras duró, pero esta tercera parte hace indefendibles los errores de la segunda y confirma lo que ya sabíamos: esta historia se podía haber ventilado en dos películas, tranquilamente.

  3. Bueno, la sala se rió en la escena del puente y en unas cuantas más…
    Para Deus Ex Machina cuando están a punto de perder la batalla pero, espera, que salen los enanos del castillo y ganamos… Pues vale…
    Estoy bastante de acuerdo con la opinión del Sr.Escribano en cuanto si sabes lo que vas a ver, pues te acomodas en la butaca, sacas las palomitas y a disfrutar con el piloto automático de batallitas y punto, la peli tiene un pase. A mi, al menos, no se me hizo tan pesada/aburrida como las dos primeras
    Me sorprende que no hayáis resaltado más el odio que infunde el personaje del ayudante del Gobernador, que he buscado como se llamaba pero da igual, todos lo recordamos. Cómo? se puede tomar tanto el pelo a la gente que se deja el dinero en tus películas, Peter? Cómo? Cómo?

  1. 19 Diciembre, 2014

    […] trilogía épica de Peter Jackson, basada en los míticos escritos de JRR Tolkien (publicamos aquí una crítica doble), presentamos un artículo especial dedicado al mágico mundo de El Hobbit. […]

Deja un comentario, zhéroe