EL ENIGMA DE SAGARMATHA, de Abelardo Ortolá, José M. Tafalla y Jota


 


Título original: 

El Enigma de Sagarmatha ESP
Sello: GP Ediciones
Guionistas: Abelardo Ortolá y José M. Tafalla
Artista: Jota
Colorista: B/N
Publicación España: Noviembre 2018
Valoración: Sin llegar a hacer cumbre /10

 


Tengo una debilidad con las historias relacionadas con el tema de la escalada y si se trata del Everest, pues todavía mejor. Es un sueño desde mi tierna infancia el poder coronar el techo del mundo, pero lo cierto es que jamás he sido capaz de trepar ni un muro con huecos suficientes como para meter los pies y las manos. Creo que porque la gravedad hace más efecto en mí o algo por el estilo. Seguro. Pero esta ineptitud no me impide que me goce las obras relacionadas con la temática como ya me pasó con el cómic de High Crimes, capaz de trasmitir esa angustia en cada una de sus páginas. Pero hoy toca hablar del producto patrio, que también se ha aventurado a contarnos su versión en…

EL ENIGMA DE SAGARMATHA
de Ortolá, José M. Tafalla y Jota

Según cuenta la leyenda, la expedición británica liderada por George Mallory y Andrew Irvine fue la primera en conquistar la cima del gigante rocoso Everest en Junio de 1924. Lo cierto es que jamás se han encontrado pruebas de aquello y la última vez que los vieron se hallaban a menos de trescientos metros de la cumbre, encontrándose solamente el Mallory unos setenta años más tarde. Nadie sabe si Irvine consiguió llegar en solitario a la cúspide o qué fue realmente de él. Pero lo cierto es que sí lo consiguió junto a su compañero, pero fueron sorprendidos con una tormenta que acabó con la vida de Mallory y dejó a Irvine en una bajada desesperada en pos de salvar a su propia vida, perdiéndosele el rastro a partir de ese momento. Una década después, un selecto grupo de lo mejorcito de la Alemania Nazi se embarca en el reto de ser las primeras personas en lograrlo, demostrando así su superioridad racial al resto del mundo. Por desgracia, los fascistas suelen tomarse a la ligera todo aquello que les supera, por lo que los problemas no tardarán en llegar. Sobre todo cuando se enteren de que no son los primeros que van a llegar a la cima…

La verdad es que con todos estos mimbres y una premisa tan cojonuda, muy mal tiene que hacerse para que no se convierta en un pedazo de cómic. Y quizá no lo hacen tan mal, pero lo cierto es que el resultado final le deja a uno totalmente frío. Esperaba que fuese una historia que me diese un puñetazo en la cara, especialmente tras ver el buen dibujo de Jota, que es lo mejor de la obra. Ese trazo tan expresivo y detallado, que sabe jugar con la simpleza de la historia y la adapta lo mejor que puede al dibujo. La única pega que le encuentro al apartado artístico es que tratándose de una historia en un paraje como el Himalaya, un buen coloreado podría haberle dado mucho más aplomo a toda la obra. Los fondos quedan muy vacíos y con toques entre azules y blancos podría haber llenado lo que de primeras parece muy pobre visualmente. De hecho la portada deja claro que el dibujo de Jota sale muy beneficiado con un buen coloreado, realzando su buen hacer. Pero si el cómic no funciona no es por su culpa. Ni mucho menos. Podría decirse que él es el auténtico reclamo de un trabajo escrito por gente que vive de esto de hacer guiones.

¡Y por Tutatis!

Porque la historia corre a cargo de José Manuel Tafalla y Abelardo Ortolá, los guionistas del programa televisivo Pasapalabra. Está claro que eso no te convierte en un auténtico especialista en el noveno arte, ni mucho menos, pero el problema radica en que la historia no tiene ningún tipo de solidez en el desarrollo de ésta y nos encontramos dando tumbos de una secuencia a otra, como si de saltos temporales hacia adelante se tratara. Lo peor no es que no hayan desarrollado una trama tan interesante como la que plantean, sino que se olvidan de presentar decentemente a los personajes, siendo meros reductos de personalidades típicas sin ningún tipo de profundidad. Es una lástima que el lector no llegue a meterse nunca en la historia por culpa de estos trompicones, en los que los guionistas dan por hecho demasiadas cosas. Quizá sea porque la idea inicial era hacer una película sobre esto, pero me sorprende que el mismo Tafalla haya estado en el Everest y no se haya parado a mostrar la grandeza de todo lo que vivió. El guión va a saco a contar una historia que debería haber sido mucho más larga y pierde mucho durante el trayecto. Como he dicho antes, una auténtica lástima.

Mira que me jode no poder haber disfrutado un cómic que lo tenía prácticamente todo para encantarme. Sobre todo porque se trata de una de mis editoriales fetiche, que siempre logran que me lo pase en grande con sus obras. Es la primera vez que no me gozo un cómic de GP Ediciones. Aunque tampoco voy a ser injusto con El Enigma de Sagarmatha, ya que yo también iba con una cierta predisposición a que fuera un auténtico pepinazo. Pese a que no lo parezca, el cómic tampoco es un despropósito ni merece la quema, nada más alejado de la realidad, pero es una de esas lecturas que mi compañero Javier Marquina suele catalogar como “lecturas de fibra”: salen igual que entran. Son totalmente olvidables. Quién sabe, quizá sea cierto aquello del público objetivo y no soy el adecuado para reseñar este cómic…

Típico de nazis: hoy un yak, mañana un judío.

Una premisa muy interesante que se ve mermada por su brevedad y la ausencia de los pequeños detalles que suelen marcar la diferencia. Lejos de ser un mal cómic, es lo peor que he leído de la editorial maña, lo cual dice mucho de la calidad a la que me tiene acostumbrado. Me sabe mal por Ortolá y Tafalla, que lo han hecho con todo su cariño. Al igual que Jota, que hace un trabajo muy bueno. Hoy me me quedo con mal sabor de boca por la reseña.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.