EL CORAZÓN DEL IMPERIO, de Bryan Talbot

 


Título original
:
Heart of Empire:
The Legacy of Luther Arkwright

Sello: Dark Horse Comics
Autor completo: Bryan Talbot
Colorista: Angus Mackie
Contenido: Heart of Empire #1-9
(Abr.–Dic. 1999)
Publicación USA: Diciembre 2014 (Integral)

Public. España: Noviembre 2015 (Astiberri)
Valoración: 8.5/10

 


Me gusta Bryan Talbot
, no lo voy a negar.

Sé que empezar con esta declaración de intenciones una crítica o reseña de un cómic hace que cualquier atisbo de objetividad se vaya al garete, pero creedme: este tío sabe lo que hace.

Puede que no estemos hablando del mejor dibujante de la historia del cómic pero su capacidad para abordar con inteligencia todas sus creaciones, convierte al autor inglés en una gema a descubrir. Da igual que nos hable de su ciudad, Sunderland, o que nos cuente las tribulaciones detectivescas de dos animales antropomorfos. Cada una de sus obras supone un estudio concienzudo de lo que es el arte del cómic; su narración y planificación de viñeta, sus guiones, atentos al detalle, representan una titánica labor referencial hacia la historia del nuestro amado medio audiovisual (no en vano, podéis encontrar vídeos en internet en el que hace comparativas entre sus viñetas y cuadros clásicos).

Su aparición a finales de los ‘60 representó una revolución en el cómic underground británico aún hoy valorada y admirada por todos sus coetáneos… incluyendo Alan Moore. Aunque no lo creáis, la “British Invasion” y la línea Vertigo se gestaron gracias a Talbot.

Sí, ya he dicho que me gusta este tío, no lo voy a negar.

Y por todo esto, os traigo este gran cómic, editado en tres tomos hace unos años por Astiberri y reeditado en un tomo único por la misma editorial hace tan sólo unos meses. Hoy  vamos a hablar de…

EL CORAZÓN DEL IMPERIO
de Bryan Talbot

Dada la complejidad de este multiverso, lo mejor es que empecemos por su origen. Consejo: si os vais a acercar a El Corazón del Imperio, es recomendable que primero leáis/hojeéis Las Aventuras de Luther Arkwright. Y viceversa…

EL ORIGEN DEL IMPERIO
Las aventuras de Luther Arkwright

El personaje de Luther Arkwright hizo su primera aparición a mediados de los ‘70 con una delirante historia corta en Brainstorm Comix en la que se unía a unas monjas motoristas (sí, has leído bien) para recuperar unas reliquias sustraídas por unos sacerdotes fanáticos (sí, esto también lo has leído bien).

El concepto evolucionó y comenzó a serializarse a partir de 1978 con un pausa entre 1982 y 1987. ¿El resultado? Nueve cómics publicados por Valkiyrie Press, más un volumen adicional a modo de glosario que contenía artículos, personajes y proceso creativo de la obra.

¿Pero quién es Luther?

Se trata de un agente de la realidad Zero-Zero que posee la capacidad de viajar entre universos. Su misión principal es la de detener los ataques que los Disruptores, una especie de grupo terrorista, lanzan contra los paralelos. Cuenta además con la ayuda de una telépata llamada Rose Wylde que, en diferentes encarnaciones, le acompaña en sus viajes.

Autores como Warren Ellis definieron este cómic como “probablemente el trabajo experimental más importante del cómic anglófono”. Y no le falta razón. Aunque se suavizó con el paso del tiempo, la densidad de los primeros números la convierte en un hueso duro: flashbacks, múltiples tramas a diferentes velocidades y narradas con diferentes estilos, abstracción, surrealismo. Una obra para degustar con calma y atención

Ya sabemos quién es Luther, así que, hecha esta introducción necesaria, vamos con El Corazón del Imperio.

EL CORAZÓN DEL IMPERIO
El legado de Luther Arkwright

El Corazón del Imperio #1

Han pasado 23 años desde los hechos protagonizados por Arkwright. En Inglaterra ha finalizado la Guerra Civil y el país se ha convertido en un poder mundial predominante bajo la autocracia de la psíquica Reina Anne. Su única descendiente, la Princesa Victoria, hija a su vez de Luther, es un genio de la ingeniería aquejada por terribles migrañas. Perseguida por la muerte de su hermano gemelo a la edad de 5 años, recibe los rumores de que Gabriel Shelley, el líder de la Revolución, se parece misteriosamente a él. ¿Será realmente su hermano?

Mientras tanto, el Papa Barberini, junto con un grupo de fascistas dentro del gobierno, planea asesinar a la reina y a su hija con el fin de doblegar el Imperio a la Iglesia Católica.

Y por si fuera poco, en otro paralelo, la avanzada sociedad “Zero-Zero”, a la que, como ya hemos comentado, pertenecía Luther, ha detectado un inminente cataclismo con Victoria de epicentro. ¿Conseguirán encontrar a Luther antes de que sea demasiado tarde?

Y este es sólo el principio.

EL CEREBRO DEL IMPERIO
El imaginario de Bryan Talbot

La edición que poseo es la publicada por Astiberri en 2003, recogida en tres entregas. El cómic tiene buena calidad de papel, buena impresión, y sobre todo, factor clave en una obra de Talbot, respeta los extras originales: desde una delirante biografía del autor,  a una descripción del multiverso, así como una sección llamada Arkeología en la que define las citas, referencias y personajes que pululan por las viñetas. El imaginario clásico del autor al descubierto. Una delicia.

En lo que a arte se refiere, Talbot nunca ha destacado por ser el mejor dibujante del mundo, es más, a veces la anatomía se le resiste. A pesar de ello, las viñetas están cuidadas y estudiadas, no hay nada al azar. Además, la labor de Angus Mackie al color aporta simbolismo y contribuye a construir los diferentes ambientes en los que se mueve la trama.    

Opresión, tensiones raciales, decadencia, sexo, religión, imperialismo y fascismo bajo un trasfondo victoriano y de ciencia ficción post-apocalíptica. Talbot diseña con maestría un alegato contra la hegemonía del poder y el “establishment”, y lo funde con  Moorcock y Blake pariendo una intensa obra que requiere de varias lecturas para absorber tamaña cantidad de referencias mitológicas, históricas, artísticas y políticas. Si a eso le añades acción, intriga y misterio, ¿se le puede pedir más a un cómic?

Sí, me gusta Bryan Talbot y no lo voy a negar.

Un poco de energía orgónica para todos y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Un Dani dice:

    ESTE TEBEO ES LA HOSTIA.

    Dicho lo cual, tengo mi propia historia con él. Comprado en la edición anterior hace La Tira De Años (tendría unos dieciséis o diecisiete, y hoy tengo 28), se lo dejé a alguien y nunca más me fue repuesto. Su recuerdo (y de su apéndice, ignorado en esta nueva edición, donde te explicaba desde cómo y por qué hizo esa composición de página a quién era Octobriana y el partido Progresista Pornográfico) y su leyenda fueron creciendo hasta que volvió a salir ahora.
    No es tan cojonudo como lo recordaba, que el tercer acto es rarillo, pero aún así es LA HOSTIA. Tanto esto como, sobre todo, “Las Aventuras de Luther Arkwright” (Astiberri lo sacará en algún momento de este año, o eso han jurado), deberían estar en reedición continua como los clasicazos que son. O sea, vamos, con la de morralla que se reedita en plan “must have” es que clama al cielo, joder.

    Baidewei, niego la mayor sobre que “Brian Talbot no ha destacado como dibujante”. Por satán. Tiene limitaciones anatómicas (y otras, que ha ido superando) evidentes, pero es precisamente su capacidad para sobreponerse a ellas lo que lo convierte en un titán para los que nos dedicamos a esto de manchar papeles. La verosimilitud anatómica es una virtud para un dibujante, pero a menudo, como en este caso, es anodina. Véase “Historia de una rata mala” para acabar de fliparlo con el dibujo de este señor.

    • Reverendo Móvil dice:

      Lo de Octobriana y los apéndices eran en Las aventuras, no en El corazón :P O al menos estaba en las grapas USA de Aventuras.

Deja un comentario, zhéroe