EL ASOMBROSO SPIDERMAN: Nadie Morirá, de Dan Slott y Marcos Martín

 

Título original:
The Amazing Spider-Man: Matters of Life & Death TPB
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Dan Slott, et al.
Artistas: Marcos Martín, et al.
Coloristas: Muntsa Vicente, et al.
ContenidoThe Amazing Spider-Man #655-656 (Feb. – Mar. 2011)
Publicación USA: Mayo 2011
Publicación España: Noviembre 2011 (Panini)
Valoración: Se me ha metido algo en el ojo /10

 


Después de un recorrido de diez años escribiendo al personaje tanto en solitario como en compañía de otros guionistas, Dan Slott termina su etapa al frente de las aventuras de Spiderman. Y lo hace con un número especial de despedida junto a Marcos Martín. Por ello, a modo de homenaje, he decidido reseñar la anterior historia del trepamuros en la que ambos colaboraron y uno de mis tebeos favoritos de todos los tiempos. Esto es…

EL ASOMBROSO SPIDERMAN:
NADIE MORIRÁ

de Dan Slott y Marcos Martín

Cuando empezó la etapa de Slott en solitario se auguraba una etapa alegre para Peter Parker. Tenía una nueva novia, un nuevo trabajo que le encantaba y militaba en la formación principal de los Vengadores. Sin embargo, como siempre pasa con Spiderman, lo bueno no podía durar

Marla Madison, la esposa de Jonah Jameson, murió a manos de Spencer Smythe “Mata Arañas” y Spiderman no pudo hacer nada para evitarlo. A pesar de su pasado como científica interesada en los robots Mata-arañas, Marla era una mujer dulce, que ayudaba a Jonah a ser mejor persona cada día, y que recientemente había impulsado a Peter a conseguir su empleo de ensueño en Horizon Labs. Por ello, su muerte es un mazazo para ambos, y Slott tuvo el enorme acierto de dejar que fuese el arte de Marcos Martín el que nos transmitiera la amargura de la situación. El comienzo mudo del arco es una de las escenas más tristes que he leído en un cómic.

Que cara tan larga Peter, ni que estuvieras en un funer… ¡Oh!

Pero la cosa no acaba ahí. Para Slott la continuidad, lejos de ser un lastre, es una herramienta para construir nuevas historias. Y esta no es la primera vez que Spiderman pierde a alguien cercano a él y se siente responsable por ello. Ni la segunda. Ni la tercera. A lo largo de los (por aquel entonces) casi cincuenta años del personaje las muertes de villanos en el reparto de secundarios o de otros personajes relacionados con el personaje había sido una constante. Y el autor (y por lo tanto Peter) se acuerda de todas las víctimas. Una impresionante secuencia onírica será el detonante para que Spidey tome la decisión que da nombre al arco: a partir de ese momento, mientras él esté delante para evitarlo, nadie morirá.

Más allá de sus superpoderes y aventuras, los principios morales de los superhéroes, con la decisión de Batman de no matar al Joker a la cabeza, siempre me han fascinado. La determinación de Spiderman de un propósito tan noble y a la larga imposible hizo que esta historia conectase conmigo de una forma indescriptible, volviéndose mi estándar para juzgar otras aproximaciones del género al tema (sí, te miro a ti, muerte de Zod en El Hombre de Acero).

Gwen Stacy y sus problemas de tortícolis.

El resto del arco conforma la primera prueba de fuego a la promesa de Peter. Un peligroso psicópata apodado Masacre (sí, igualito que Deadpool, el Mercenario Bocazas en español. Menuda faena para el traductor) que después de un accidente quedó mentalmente incapacitado para sentir emociones, se dedica a secuestrar rehenes y ejecutarlos al azar solo para ver si así siente algo. Nuestro héroe tendrá que sobreponerse a la pérdida de su sentido arácnido para intentar detenerlo.

Se trata en su conjunto de un arco muy emotivo apoyado por el precioso dibujo de Martín, cuyo estilo en ocasiones evoca a la imagen que tenía Steve Dikto del personaje. Su otra gran baza ir mostrando la reacción de Jonah a la muerte de Marla y en paralelo a la de Peter. La relación entre ambos acabó convirtiéndose en una de las constantes de la etapa de Slott y aquí alcanza un giro dramático, en el que Jonah, en su posición de alcalde de Nueva York, se vuelve cruel y despiadado por motivos totalmente comprensibles mientras Spiderman apuesta por la compasión.

Si se le puede poner alguna pega al arco, es que Slott solía tener muy buenas ideas a las que luego no daba suficiente cancha. Así pues, la spiderarmadura presentada en esta historia no volvería a aparecer en toda la etapa, a pesar de contar con algunos números en los que nuestro arácnido protagonista seguía sin contar con su sentido arácnido y por lógica le habría venido bien. Pero para mí es un detalle menor que no empaña un arco glorioso.

Nadie Morirá acabó convirtiéndose en la piedra angular de la etapa de Slott como guionista del personaje.  Muchas fueron las ocasiones en las que Spidey tuvo que poner a prueba su promesa, salvando la vida incluso a sus peores enemigos. También es todo un ejemplo de cómo construir una historia definitoria para un personaje construyendo sobre su continuidad anterior. Es una de esas historias que me recuerdan por qué Spiderman es uno de los mejores personajes de ficción jamás creados y mi favorito. Si os da pereza buscar los tomitos de tapa blanda de la serie regular, la etapa de Dan Slott en solitario debería empezar a reeditarse en Marvel Saga a finales de 2018 o comienzos de 2019. Si os gusta el trepamuros, os recomiendo encarecidamente que os lancéis a por ella.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. ManuelBR dice:

    Muy buena historia sin duda. Lástima que no lo veremos reeditado como merece por parte de Panini..

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.