DUMBO. Cuando los elefantes vuelen

Título original:
Dumbo

Año: 2019
Director: Tim Burton
Guión: Ehren Kruger (Guión original: Joe Grant, Dick Huemer)
Fotografía: Ben Davis

Reparto: Colin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito, Eva Green, Alan Arkin, Nico Parker, Finley Hobbins, Deobia Oparei, Joseph Gatt, Sharon Rooney, Michael Buffer, Frank Bourke, Jo Osmond, Douglas Reith, Roshan Seth, Philip Rosch, Lucy DeVito, Sandy Martin, Lars Eidinger, Zoe Scott, Bern Collaco, Zak Holland, Bernardo Santos, Sarah Bennani, Jessie Vinning, Joakim Skarli, Richard Price, Erick Hayden, Amerjit Deu, Harry Taylor, Ian Porter, Phil Zimmerman, Eleanor Ham, Philips Nortey, Alfie Allen, Clive Brunt, Nick Bartlett, Jason Shillingford, Arthur Wilde, Ragevan Vasan, Joseph Macnab, Christian Wolf-La’Moy, Matthew David McCarthy, Chris Rogers, Craig Thomas Lambert, Ndongo Faye, Jackson Kai, Stephen Samson, Mickey Lewis, Tim Ingall, Georgie-May Tearle, Ken Byrd, Scott Haney, Mark Cross, Tomasz Dabrowski, Kamil Lemieszewski, Hugh O’Brien, Stuart Whelan

Valoración: Burton ha cargado las pilas

Sinopsis: Película de acción real del clásico de Disney, en el que un pequeño elefante con grandes orejas pasa de ser del hazmerrerír del circo a la estrella voladora más grande de todos los tiempos.

Pues nada, volvemos a hablar del amigo Tim Burton, otra vez. Cómo ya comenté en el estreno de El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares, el Burton actual, como todos podemos observar, ya no es lo que era, salvo cuando de verdad se pone las pilas como en Frankeweenie. Si he recordado su última película ha sido por mera casualidad, ya que esa especie de versión X-Men, sin ser una mala película, resultó una fantasía juvenil tan simpática como olvidable. En esta ocasión, los fans del gótico director pueden respirar tranquilos con Dumbo, ya que aunque obviamente es otro trabajo de encargo por parte de la casa del emperador del Ratón, se siente su producción más «Burton» en bastante tiempo.

Capitán Dumbo Spaulding.

Dumbo se suma a la fiebre de los live action recientes de Disney con cosas tan sosas y vacías como La Bella y la Bestia y producciones tan majas como El Libro de la Selva, de Jon Favreau. Esta adaptación del algo turbio clásico de animación es una película que aparte de cumplir su función de sacacuartos nostálgico, se nota que está vez sí habia alguien con algo de visión detrás y no se han limitado a hacer un copia y pega de manual y cantante de alma (ejem, La Bella y la Bestia 2017).

Lo mejor de Dumbo es que es una versión que se siente muy de su autor. Quizás no el Burton de trabajos como Sleepy Hollow o Eduardo Manostijeras porque simplemente no puede hacer algo así en este tipo de producción, pero sí el Burton de esa joya tan mágica y preciosa cómo es Big Fish. Y ojo, con esto no quiero decir que Dumbo esté a la altura de Big Fish, la que personalmente considero uno de los mejores trabajos del director, sino que simplemente la fantástica atmósfera de cuento que tiene esta película recuerda bastante a ella, para bien.

Un elefante se banceaba…

La última película de este querido director es ante todo un festín visual con mucha personalidad. Burton nos introduce en un fantástico mundo cirquense apoyado por un diseño de producción verdaderamente excelente  que lo convierte en toda una golosina visual y un reparto que sabe muy bien dónde tiene que estar. Sobre todo por Danny De Vito y Michael Keaton, tan excéntricos y sobreactuados como la película requiere. También destaca esa joya de actriz que es Eva Green que aquí está más encantadora que nunca aunque su papel sea algo cliché, pero ello lo refuerza bastante bien.

Pero la estrella de la función es ese elefante tristón llamado Dumbo. Y para todos aquellos que estan señalando por internet el miedo que da su diseño, sinceramente no podéis estar más equivocados ya que este animal de CGI es una críatura realmente tierna y que transmite más de lo que se podría esperar de un puñado de brillantes efectos especiales. Y es que realmente da el pego gracias a la gran solidez de un CGI que hace que se te olvide que Dumbo es un personaje animado y se convierta en otra persona más. Estamos ante un excelente ejemplo de técnica motion capture ya que sin llegar a niveles del Cesar de Andy Serkis consiguen que este bicho transmita muchísimas emociones. Y sinceramente esa es la razón por la que funciona esta película, sin ser la quinta avenida de cristo ni nada parecido.

No, no te podemos poner el principio de Luz ,Fuego y Destrucción.

En cuanto a los puntos negativos, quizás los actores infantiles no están a la altura del resto del reparto y su historia con el padre interpretado por Colin Farrell es otra vez la llorera de «progenitor que vuelve mal de la guerra» pero la película pone tanto corazón en Dumbo que al final es con quién más conectas de todos los personajes, así que son cosas que al final de la experiencia no molestan tanto.

Dumbo es un adorable, tierno y emotivo cuento de fantasía que sin estar a la altura de los grandes trabajos de este director si que recuerda bastante a lo que una vez le hizo estar entre los más grandes. Un agradable live action que sin duda reconciliara a los más burtonianos de la sala, mientras que bañará en una dulce pompa de nostalgia a los que vengan por ese tema. De los live action de Disney más memorables hasta la fecha.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.