DRIFTING DRAGONS, de Taku Kuwabara

 

 

Título original:
Kuutei Dragons (空挺ドラゴンズ)
Sello: good! Afternoon
Mangaka: Taku Kuwabara
Publicación Japón: Nov. 2016 – Actualidad

Publicación España: Octubre 2018 (Milky Way)
Valoración: Puede contener trazas de dragón /10 

 

 


Soy un ser de rachas. Se ve que tengo complejo de serie de televisión, porque me da por hacer cosas concretas a temporadas, sin orden aparente y de forma muy intensa. Ahora me ha dado por leer manga. Otra vez. A saco. Como buena persona que funciona a bandazos, es el momento perfecto de ponerse a tope con el cómic nipón. Recuerdo que de chaval hubo una época que me dio por leer solamente mangas y dejé de lado todo lo que tenía que ver con el cómic americano. Esta vez no ha sido tan drástico, aunque he de decir que la cantidad de obras asiáticas y europeas están copando más mi atención en detrimento de todo lo pijamero y mainstream de los Estados Unidos. Como diría Célula, esto es solo una fase. Imagino. Tampoco es que me importe. Gracias a estas idas y venidas pude descubrir algo tan raro y atractivo como…

DRIFTING DRAGONS
de Taku Kuwabara

Seamos sinceros. La primera vez que escuché sobre la serie esto no era ni un proyecto todavía en nuestro país. De hecho tuve que leerme el primer tomo en inglés, porque era casi imposible hacerse con material en castellano. Y es que una idea tan rara e ingeniosa como la de un grupo de cazadores que se dedican a surcar los cielos en extraños zepelines en busca de dragones para ganarse la vida me llamaba demasiado la atención. Este buque volador, llamado Quin Zaza, es el navío que reúne al equipo más variopinto y atrevido que se pueda encontrar uno alguna vez alzando la vista a la bóveda terrestre. Si bien en un principio encontré ciertas similitudes con los barcos balleneros (sobra decir que me generó cierta controversia al pensarlo), el desarrollo de cada uno de los tripulantes del grupo es el punto fuerte de una obra que engaña a primera vista y se apoya en algo que parece estar funcionando muy bien en nuestras tierras: la fantasía culinaria.

Es por todos sabido que el don de los japoneses de crear mangas temáticos está a un nivel que es difícil ponerse a su altura. Son capaces de sacar una historia de la actividad más nimia, absurda o cotidiana que podamos imaginar, aunque también suelen caer en bastantes tópicos que terminan difuminando esta originalidad. El tema culinario es uno de ellos y paree ser una fórmula que encaja perfectamente con historias de cualquier índole, funcionando como extras anecdóticos para la trama principal. Se me ocurren a bote pronto un par de títulos: Golden Kamuy, que nos narra una sangrienta búsqueda del tesoro con aderezos de la cultura ainu y su cocina y Tragones y Mazmorras, en el que podemos ver recetas totalmente inventadas sobre seres mitológicos. Pues bien, en Drifting Dragons también tenemos algo parecido, ya que uno de sus personajes es un obsesionado por comerse alguna parte de los dragones que cazan, dándonos un pequeño recetario en el que poder fijarnos cuando tengamos carne de dragón a nuestra disposición. Obviamente.

The dragon is coming…

Si he dicho antes que Taku Kuwabara hacía trampa con este título es debido a dos razones muy claras. La primera es la anteriormente expuesta y es que pese a que el leit motiv sea el de cazar las susodichas bestias, la trama se centra en la vida de cada uno de los personajes dentro de su duro trabajo, similar al de un marinero, en el que cada uno tiene su función establecida en esa perfecta maquinaria humana. Para desarrollarlos nos los presentarán en su día a día, sus distintas motivaciones para enrolarse en un oficio tan castigado y su personal visión de aquello que están haciendo. Lo que podría ser el manga más simple de la historia, alcanza un nivel de complejidad que llama al lector a continuar leyendo, preocupándose por cada uno de sus protagonistas y generando una personalidad muy característica en cada uno de ellos. Para ello también es necesario que el mangaka sea capaz de dibujar una retahíla interminable de personajes de manera distinta. Y lo hace con una soltura y gracia que es de agradecer, viendo la cantidad de obras en las que todos los personajes son clónicos. El trabajazo aquí se ve en cada una de las páginas del cómic.

De hecho, la segunda trampa también está estrechamente relacionada con el tema artístico y es que Kuwabara nos presenta un bestiario que se aleja mucho de los cánones que tenemos alrededor de la idea de los dragones. Aquí no vamos a ver esos seres mitológicos que todos imaginamos, sino que la forma y fisonomía de cada una de estas bestias pueden recordarnos a animales muy alejados de la familia de los reptiles y, sin embargo, no dejan de ser monstruos majestuosos e intimidantes en la mayoría de sus representaciones. También se genera cierta mitología propia alrededor de su propio mundo inventado, creando unos cimientos que pueden ser esenciales en una obra que puede tomar el rumbo que bien quiera su autor. Por lo pronto es una serie abierta, por lo que nos podemos esperar que suceda cualquier cosa. Eso sí, ahora que tenemos la suerte de contar con la edición española de Milky Way, no hay excusa alguna para perderse qué narices sucederá con el Quin Zaza y su tripulación.

The dragon is f***ed.

Un manga atípico que se apoya en la mitología y los aderezos culinarios, para luego meterse en un desarrollo genial de personajes protagonistas que van ganando enteros con el paso de las páginas. Puede que sea una apuesta arriesgada, pero lo que está claro es que no le falta calidad de ningún tipo. Algo nuevo y refrescante que está a la altura de obras como Golden Kamuy o Tragones y Mazmorras. Y con eso a mí ya me tienes ganado.

Además, ahora tienes la oportunidad de ganar un ejemplar ¡totalmente gratis! ¿Cómo puedes conseguirlo? Pues participando en nuestro sorteo de Twitter conjuntamente con la tienda Akuma Cómics de Alcoy. ¡Vamos zhéroes, que el sorteo termina el 31 de octubre!

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.