DRÁCULA: EL CÓMIC, de Roy Thomas y Mike Mignola

 

Título original:
Bram Stoker’s Dracula TPB
Sello: Topps Comics
Guionista: Roy Thomas
Artista: Mike Mignola
Entintador: John Nyberg
Colorista: Mark Chiarello
Contenido: Bram Stoker’s Dracula #1-4 (Oct. 1992 – Ene. 1993)
Public. USA: Febrero 1993
Public. España: Diciembre 1992 (Ediciones B)
Valoración: 10/10


Nunca he sido un fan del terror en la gran pantalla (ni en la pequeña) aunque, por aquellas extrañas razones, leer un buen libro de este género o un cómic no me disgustaba. Así que es curioso que Predicador, uno de mis cómics favoritos como bien sabéis, contiene multitud de escenas gore que sería incapaz de ver en una pantalla pero ante las que me recreo desde hace casi 20 años. Por eso cuando el amigo Ander me ha propuesto participar en este #Zhalloween me he quedado bastante bloqueado hasta que, de repente, como si una voz me susurrara desde lo más recóndito de mi librería, unas palabras han sonado en mi cabeza “Love Never Dies”

Si ahora no me gustan las pelis de terror, imaginaos hace 20 años cuando estrenaron Drácula de Bram Stoker. Ni de coña fui a verla al cine, pero sí que cuando salió el VHS mi fiel gerente del videoclub del barrio (es una pena pensar que este tipo de personas nunca más vayan a existir) me la recomendó encarecidamente. Después de verla, me enamoré de aquella película igual que Winona Ryder se enamoraba de Gary Oldman. Cuando salió la película a la venta la compré (VHS y DVD), y compré y leí el libro, colgué el poster de la película en mi habitación, fui a un musical que dieron aprovechando el tirón y… compré este comic.

DRÁCULA DE BRAM STOKER
de Roy Thomas y Mike Mignola

Para mi sorpresa acabo de descubrir (literalmente) que Mike Mignola trabajó en la película de Coppola como “Concept Artist” y/ o “Storyboard Illustrator” y por lo que parece se guardó la oportunidad de llevar a cabo una adaptación de la misma. Para ello contactó con Roy Thomas, leyenda viva de la historia de los cómics y experto en adaptaciones literarias a las viñetas como demuestran sus miles de páginas de Conan. De todos modos, aquí el veterano guionista se limita a seguir el metraje de la película, siendo ésta una de las adaptaciones más literales que recuerdo. Toda la película se encuentra en estas páginas.

Siento como si alguien me observara…

Con esto no quiero decir que Thomas hiciera un mal trabajo, sino que, sabiendo que en este caso la estrella iba a ser el dibujante, supo limitarse a hacer una adaptación correcta sin más. Si acaso destacar el uso de textos de apoyo en forma de diario personal como se leían en la película, y tal y como aparecen en la novela original (escrita enteramente como entradas de diarios y cartas que se envían entre los protagonistas). Así pues, estamos ante una fiel adaptación de una fiel adaptación.

Centrémonos pues, en la auténtica estrella de este cómic que no es otro que el hoy mundialmente famoso y venerado Mike Mignola. Dos años antes de crear (junto a John Byrne, que a nadie se le olvide) al personaje con el que finalmente pasaría a entrar al Olimpo de los Cómics (Hellboy, por si hay algún despistado en la sala), Mignola había conseguido hacerse un nombre gracias a obras tan interesantes como Cosmic Odyssey y el primer Elseworlds de DC, Gotham by Gaslight, la obra maestra Doctor Strange & Doctor Doom: Triumph and Torment y la desconocida pero altamente recomendable Fritz Leibers Fafhrd & the Gray Mouser para Marvel.

Su estilo altamente reconocible a primera vista, se basaba en figuras estilizadas y un gusto por el trazo sencillo, limpio, puro. No podía estar más alejado de los cánones de aquellos años (donde predominaban los músculos hipertrofiados que formaban figuras anatómicamente imposibles). Pero tampoco acababa de encajar en el cómic mainstream de superhéroes, seguramente por su gusto a la hora de poner sombras por doquier y por sus limitaciones a la hora de dotar de movimiento a las escenas de acción, tan presentes en los cómics de este tipo.

Todas las escenas míticas de la película están en estas páginas.

Fue con esta miniserie cuando Mignola se desató por completo, realizando todo un tour de force en cuanto a composiciones de páginas, con algunas transiciones espectaculares y especialmente en el uso de las sombras, con más protagonismo en estas páginas, como no podía ser de otra forma, y que servirán para crear ambientes, definir volúmenes y enfatizar las emociones de los personajes.

En otro orden, al ser una adaptación de una película, Mignola acierta plenamente en la caracterización de los actores, siendo reconocibles con un solo vistazo manteniendo simultáneamente una personalidad propia después de pasar por sus lápices. Cuando aparece Van Helsing estás viendo a Anthony Hopkins pero a la vez estás viendo al Van Helsing de Mignola. Lo mismo para todas las personalidades del Conde, tanto en sus presentaciones mortales como las sobrenaturales.

“Love never dies.”

Apoyado en su trabajo previo para la película, Mignola consiguió su mejor trabajo hasta la fecha, excelentemente secundado por las tintas de John Nyberg y el color de Mark Chiarello, lo que seguramente fue una inyección de moral para decidirse a dar un paso más en su carrera, la creación de un personaje propio. El resto es historia…

Para acabar decir que es una pena que una obra con tantos alicientes como esta siga sin tener una reedición en nuestro país. Han pasado más de veinte años desde que Ediciones B nos trajera este tomo donde, por ejemplo, no se incluían las portadas de la miniserie original ni ningún pin-up realizado para la ocasión en forma de Trading Cards por el propio Mignola. Motivos más que suficientes para que esta obra de arte vuelva a visitar nuestro país.

Sin más que añadir, Feliz #Zhalloween y…
¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Dr. Gonzo dice:

    Hace poco la compré de segunda mano por unos 60€… El dinero mejor invertido de mi vida.

  2. CarlosPlaybook dice:

    Seguro! Es una pena que ninguna editorial se preste a reeditarlo pues tendría el éxito garantizado, claro que tendrían que esperarse un poco para que pudieras amortizar primero tu inversión. Estuve investigando un poco y por Amazon los números originales sueltos estaban por un par de dolares. Claro que el tomo de Ediciones B tiene un regusto a clásico y fotos de la película!

Deja un comentario, zhéroe