DOTA AUTO CHESS. La estrategia de la codicia.

Uno de los mayores avances que se ha hecho en la producción cultural de un tiempo a esta parte ha sido la progresiva democratización de herramientas con las que dar rienda suelta a su imaginación. La industria que más se ha visto beneficiada por este auge es la del videojuego, donde el hecho de simplificar las barreras de entrada da lugar a que entre gente con ideas verdaderamente brillantes.

Sin embargo, tomar las bases de un juego para crear otro con una forma de jugar que poco tiene que ver con la original no es algo nuevo. El caso más paradigmático es sin duda el nacimiento de los MOBAs. Creados a partir de una modificación hecha por unos fans del exitoso RTS Warcraft 3, juegos como el LoL o el Dota 2 han llegado a convertirse en la punta de lanza de los deportes electrónicos amasando una gran cantidad de fans y dinero por el camino.Y ahora la historia se vuelve a repetir.

Visto así parece más complejo de lo que es, lo juro.

Pese a que en nuestra región esta tristemente relegado a un segundo e incluso tercer plano, poco o nada tiene que envidiar el Dota 2 a la Liga de las Leyendas. Sin entrar en la filosofía de juego o las líneas generales que sigue el equipo de Icefrog para balancear el numeroso plantel de personajes existentes, si que es pertinente hablar de las herramientas que proporciona a la comunidad. Desde hace algo más de cuatro años, cualquier persona con la capacidad y el tiempo suficiente puede, mediante herramientas que proporciona el propio equipo de desarrolladores, crear una modificación del juego o mod y colgarlo en el misma plataforma que el juego base con servidores dedicados. Verdaderas joyas tremendamente divertidas han salido de aficionados al MOBA de Valve pero si hay alguna que de verdad haya trascendido al propio juego en que se basa esa es el Dota Auto Chess

Lo cierto es que poco o nada tiene que ver este mod respecto al juego del que parte a excepción de utilizar a sus personajes. De hecho, pese a su nombre, tampoco tiene nada que ver con el ajedrez. A primera vista, lo que parece ser es una gigantesca máquina tragaperras con una pátina de estrategia. Al contrario que en un MOBA cualquiera, aquí no se controla directamente a ningún personaje, estos son meras fichas en un gran saco compartido por todos lo jugadores de las que se reparten un numero limitado de forma aleatoria entre todos los participantes al inicio de cada ronda. Como moneda de cambio para obtener estos personajes se utiliza una divisa que se obtiene también al inicio aunque en una cantidad variable según si uno se encuentra en una racha de victorias, derrotas o la cantidad que se tiene ahorrada. Finalizada la etapa de preparación, las fichas que forman nuestro equipo se enfrentan por si mismas con la composición de otro jugador escogido de forma aleatoria, siendo premiado el vencedor con algo de oro extra y el perdedor castigado con una perdida en sus puntos de vida.

Hay que admitir que la versión móvil parece más graciosa.

Lo que es una base simple que parece desprender aleatoriedad por los cuatro costados cobra bastante interés cuando hace uso de la codicia del jugador para hacerle escoger entre diferentes estrategias. Por un lado, si te sientes afortunado, puedes empezar a malgastar tus recursos desde el principio para encontrar al mismo personaje las veces necesarias para que suba de categoría rápidamente, asegurándote de esta manera un inicio desbastador para el resto de jugadores pero hipotecando tu futuro por la falta de ahorros que te pudieran ser de ayuda más tarde. La estrategia diametralmente opuesta es la de gastar lo mínimo necesario a expensas de la vida propia para invertir posteriormente en subir de nivel, aumentando el número de personajes que se pueden llevar en la composición y la probabilidad de tener acceso a personajes más raros y poderosos.

Lo que distingue a los jugadores del montón de los que verdaderamente han entendido el juego es la capacidad de amoldarse a la situación en la que se encuentra la partida y saber cuál es el momento indicado para cambiar de una estrategia a otra. Ahí reside la verdadera magia de un juego que en un principio puede resultar áspero e incluso injusto para quien le pille de nuevas y piense que depende exclusivamente de la suerte cuando, si sabes como, puedes forzar las posibilidades para conseguir victorias de una forma consistente.

Éramos pocos y…

El imparable éxito que ha cosechado este juego, llevando a instalar el Dota 2 a gente que no le interesa lo más mínimo, ha resultado en una carrera para ver que compañía se aprovecha más rápido del tirón del mod original. Por un lado los autores originales no tardaron demasiado en crear una versión independiente para móviles y menos aun en ser comprados por Epic para que desarrollen una versión en exclusiva para su plataforma. La gente de Valve ha hecho lo propio aprovechando a los personajes de su propio juego y creando Dota Underlords tanto para su plataforma en PC como para móviles. Por su parte, decidida a conseguir su trozo de tarta, Riot también se ha visto interesada en este inesperado nuevo género y desde hace pocos días ya está disponible su modo de Tácticas Maestras para todo aquel que quiera jugarlo. A pesar de lo clónico que pueda parecer, cada una de estas versiones aporta nuevas ideas sobre en que dirección dirigir el juego, dando la sensación de que queda mucho por explorar al respecto.

En estos tiempos en que las moda pasa tan rápido y juegos que en las semanas previas a su lanzamiento prometen ser un bombazo para acabar cayendo en el olvido tras un mes hay que ser cuidadoso al apostar por si se va a seguir una tendencia en concreto. Puede que al cabo de dos meses ya nadie se acuerde del Auto Chess y lo acabe juegando el mismo numero de gente que el Artifact. También puede, y es aquí donde va mi dinero, que el impulso que le está dando la comunidad así como el interés que están poniendo los desarrolladores en experimentar con este juguete nuevo consiga crear una experiencia de juego sólida y accesible para todo el mundo pese a lo compleja que puede parecer de forma superficial.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.