DOCTOR SUEÑO. Una secuela resplandeciente

Título original:
Doctor Sleep
Año: 2019
Director: Mike Flanagan
Guión: Akiva Goldsman, Mike Flanagan (Novela: Stephen King)
Fotografía: Michael Fimognari

Reparto:  Ewan McGregor, Rebecca Ferguson, Zahn McClarnon, Carl Lumbly, Alex Essoe, Bruce Greenwood, Catherine Parker, Robert Longstreet, Carel Struycken, Emily Alyn Lind, Selena Anduze, Jocelin Donahue, Chelsea Talmadge, Juan Gaspard, Kyliegh Curran, Deadra Moore, David Michael-Smith, Kevin Petruski Jr., Mistie Gibby, Met Clark.

Valoración: ЯEDЯUM

Sinopsis: Danny Torrance, años después de lo ocurrido en El Resplandor, traumatizado y con problemas de ira y alcoholismo que hacen eco de los problemas de su padre Jack, experimenta el resurgir de sus habilidades psíquicas.

No han pasado ni dos meses desde el estreno de la decepcionante It 2 y ya tenemos en cartel otra nueva adaptación de ese retorcido loco cabrón al que tanto queremos, y odiamos a veces, llamado Stephen King. Esta vez la tarea es bastante tocha, no sólo esta pelicula es una adaptación de uno de sus últimos libros, Doctor Sueño, sino que a la vez es una secuela cinematográfica de El Resplandor, poca cosa eh. Pues aunque ahora os cuento, con semejante tarea, Mike Flanagan al que conocéreis de la merecidamente exitosa La Maldición de House Hill y otras peliculas spooky, ha salido bastante airoso del asunto.

¡Aquí está Danny!

Vayamos por partes. Doctor Sueño tenía muchas tareas por delante: atraer a los fans del clásico de terror de Kubrick (que no son pocos) y, a la vez, contentar a los más fans de King en general y realmente las buenas noticias es que hace todo eso (y mas cosas) bien. Esta secuela directa de El Resplandor actúa como una interesante y reflexiva continuación, directamente ligada a la original gracias al puñado de años que pasan entre una y otra, y a la vez como un nuevo capítulo con muchos elementos que aunque realmente son temas que se tocaron en la peli original, se les da un tratamiento tan extenso y sólido que parecen nuevos.

Básicamente pasamos de una pelicula de terror centrada en la destrucción psicológica (y tambien física) de una familia con toques de terror a una historia sobre una lucha fantástica entre dos clanes: los que resplandecen y los villanos que acechan y eliminan a estos. Doctor Sueño es de esas pocas secuelas que justifican su existencia gracias a que, debido al largo paso de los años, se nota un cambio real en sus personajes sobre todo en su protagonista, Danny Torrance interpretado por un Ewan Mcgregor al que el papel de héroe triste y taciturno atacado por su oscuro pasado le va como anillo al dedo. Aquí ya no encontramos a ese niño que recorría los salones del hotel sino a un adulto con problemas alcohólicos que se debe unir a una niña cuyo poder es tan poderoso que asusta a los malos de la película. Es en la relación de estos dos, y en todo lo relacionado al drama familiar de ambos, donde se encuentra el verdadero corazón de esta estupenda fantasía de horror.

Allá vamos otra vez.

Y es que sorprende ver hoy en día una película de este género como Doctor Sueño, una cinta que sabe asustar (tiene un buen puñado de escenas muy inquietantes y memorables, como ese viaje astral que comparten dos personajes y que es realmente una delirante fantasía visual) pero también sabe llenarte de emociones. De emociones tristes y deprimentes, pero de emociones al fin y al cabo. La dirección de Mike Flannagan es una auténtica maravilla, conservando el aspecto de 4:3 de El Resplandor y creando postales de terror y planos de una belleza increíble. 

En cuanto al reparto, nuestros dos protagonistas brillan con mucha fuerza (Kyliegh Curran sorprende tanto como la primera vez que vimos a Millie Bobby Brown como Eleven) pero es la villana de la pelicula, Rose The Hat, interpretada por la poderosa Rebeca Fergurson, quien roba prácticamente todas las escenas en las que aparece. Aparte de que Fergurson nos regala un papel de villana cruel que se lo pasa pipa siendo mala, es interesante observar el gran tiempo que se le dedica a los villanos de la cinta, tanto que aunque obviamente no estas de su lado, llegas a conocerlos tan bien que prácticamente sientes el miedo de los protagonistas.

Maravilla de sombrero.

En cuanto a sus aspectos flojos, sí es cierto que su primera hora tarda algo en arrancar, pero considerando que dura dos horas y media no es un problema tan grave, ya que para ser una película tan larga una vez termina el primer acto (o la primera hora si quéreis) todo es un viaje emocionante que cada vez va a más y más, hasta culminar en un tercer acto hecho para los fans de El Resplandor, un clímax donde el fanservice sale de las paredes (literalmente) pero se usa siempre de una manera inteligente y respetuosa con el pasado.

Doctor Sueño es una estupenda bizarrada fantástica que consigue salir airosa de ser «la secuela del resplandor».  Flanagan sabe transmitir muy bien terror siniestro y psicológico (tiene escenas inolvidables) pero se le da incluso mejor dejarte por los suelos, emocionalmente hablando. Una de las películas más tristes y emotivas del año. Una espeluznante sorpresa que, al menos yo, no vi venir.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.