DOCTOR EXTRAÑO: EL CAMINO DE LO OCULTO, de Jason Aaron y Chris Bachalo

 


Título original:
Doctor Strange: The Way of the Weird TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Jason Aaron
Artista: Chris Bachalo
Entintador: Tim Townsend
Contenido: Doctor Strange v3 #1 – 5 (Dic. 2015 – Abr. 2016)
Publicación USA: Abril 2016
Publicación España: Mar. – Jun. 2016 (Panini)
Valoración: ¿Se puede morir un libro?

 


En marzo de 2016, y tras la insistente recomendación de un amigo, decidí de buena gana meterme en la colección de un personaje que conocía muy poco y que tenía más presente su adaptación al cine de la mano de Benedict Cumberbatch pero del que había leído El Juramento, cómic que me pareció muy bueno. Pues ahora he decidido leerlo. Sí. Cuatro años después, ese montón de grapas de la estantería han sido desempolvadas como si fueran el mismísimo grimorio de Watoomb en la biblioteca de Stephen Extraño y ahora pienso lo tonto que fui al no haberlo disfrutado antes. Cosas que pasan.

Mientras Stephen realiza una especie de exorcismo místico rutinario a un niño de Nueva York, se percata, estando en su forma astral, que la ciudad y el mismísimo plano del universo está siendo ocupado por criaturas que rara vez son vistas o que, directamente, no deberían estar aquí. El Doctor de la calle Bleecker se irá dando cuenta que esas peligrosas presencias son fichas de un dominó que han empezado a caer en todo el multiverso y amenazan a la magia con desaparecer. Sacad vuestras cajas de Magia Borrás que tenemos clase con el…

DOCTOR EXTRAÑO: EL CAMINO DE LO OCULTO
de Jason Aaron y Chris Bachalo

Vaya por delante que este primer arco cumple solo la función de prólogo, pero vaya prólogo. Te prepara para lo gordo, pero no deja de ser talla XXL él solito. Cinco números donde pasan muchas cosas y no hay momento para “marcarse un Bendis” creando una trama con momentos de relleno o incluso dedicarlo a explicar quién es este tal Stephen Extraño (ya se sabe de los dichosos números uno) pero es justamente lo contrario. Jason Aaron sólo necesita una maldita página para resumir la esencia del Doctor y entrar en faena directo a las primeras consecuencias y trabas que harán de la historia un quiero y no puedo de fuerzas ocultas y criaturas de pesadilla.

Y eso que tira de mecanismos facilones y muy utilizados en el cómic americano. Estructuras donde el protagonista ve amenazado su estatu quo por una entidad tan grande como misteriosa. Tan peligrosa y mortal, pero que no te deja ver mucho más, sólo lo esencial, esa presencia maligna que acecha mientras el héroe, como protagonista que es, sí te enseña todas sus cartas y sus debilidades. Unos tropiezos que harán tambalear y dudar al más fuerte donde, obviamente, la magia tiene muchísimo peso sin despreocuparse de la persona y sus secundarios que aquí hacen un papel esencial para que el porcentaje de importancia del protagonista no sea un monopolio. Detalles por encima del todo y que mejoran a éste.

¿Es el Ojo de Agamotto o el LSD del desayuno?

La concepción que consigue Jason Aaron de la magia y de la realidad y de una inminente amenaza consigue salirse de la escala habitual y aunque sea un tema recurrente del más fuerte todavía, fluye lejos de lo monótono y escupe a lo manido gracias, también, al inmenso dibujo de Chris Bachalo. El guionista de Alabama no deja solo al héroe. Su inseparable sirviente y amigo Wong está donde se le espera e introduce lo que llamo el factor ignorancia con otro personaje que estará unido a la trama por hilos casi invisibles convirtiendo a Extraño en un Doctor Who. Esto repartirá las dudas, no solo de esa amenaza que hace funcionar la trama, sino de ese personaje que estando vinculado a lo importante, aparece de la nada y se ve peligrosamente metido en ello sin remedio.

La magia llega al terreno físico de forma literal y eso hace que la historia sea más creíble y, sobre todo, intensa. El simple hecho de vomitar por el uso de la magia da esa punto de profundidad y leve tono íntimo (salvando las grandes diferencias que esto no deja de ser un comic de Marvel) en contraposición al colorido escaparate para todos los públicos que sabemos que es la parte mágica de Marvel. Tiene virtudes de ambos extremos aunque acaba funcionando por el más fácil y accesible: el enfrentamiento hacha o espada en mano (todo un acierto de Aaron) y que no deja de ser lo que el lector busca y sabe que se va a encontrar.

Qué mala es la resaca mística…

Y como estoy contando más del cómic de lo que me gustaría o suelo hacer gracias a las enseñanzas de mi maestro Javier Marquina y vamos inevitablemente de perdidos al río, finiquitaré esta diatriba desde mi púlpito virtual diciendo que si aún no estáis convencidos de leerlo, Aaron se guarda bajo la manga un turbio secreto más oscuro que el sobaco de Dormammu y que posiblemente os impacte más que esa alargada y desafiante sombra mutiversal purgadora de magia, de vida y repartidora de carnés a ofendiditos de sombreros de copa, ¿necesitáis más? Ya que muchos sois un público difícil, mi mejor argumento está justo debajo: Chris Bachalo.

El arte de Bachalo es tan atemporal como fascinante. Todo un lore tan imaginativo como ilimitado como la magia de Stephen Extraño, solo podía hacer crecer ese enorme talento heredado de Mignola en sus formas, pero mucho más enfocado al cómic mainstream. Experimental a veces y siempre certero, sin perder esos volúmenes imposibles y armónicos que le hacen único en su especie. Unos enormes diseños etéreos de demonios y entidades cósmico-mágicas que se potencian hasta lo más alto cuando entra en juego el color. Gritos en arco iris, viñetas en blanco y semi oscuridades que convierten cada página en un espectáculo visual sin restar importancia a las importantes tintas de Tim Towsend.

Sólo falta el Yellow Submarine de los Beatles.

Este primer arco funciona tan bien visualmente como por un guión con todos los ingredientes necesarios y que esperamos de un cómic americano de buen nivel aprovechando, en este caso, el potencial mágico que carga en sus hombros con un personaje que no necesita presentación para nuevos lectores y que desde la página dos empieza a rodar sin intención de parar. No he leído todavía cómo sigue (aunque estará leído cuando haya salido esta reseña), pero me atrevo a decir que lo que tiene Jason Aaron en la cabeza merece muy mucho la pena.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.