DIVINITY, de Matt Kindt y Trevor Hairsine


Título original:
Divinity TPB

Sello: Valiant Entertainment
Guionista: Matt Kindt
Artista: Trevor Hairsine
Entintador: Ryan Winn

Colorista: David Baron
Contenido: Divinity #1-4 (Feb. – May. 2015)

Publicación USA: Julio 2015
Publicación España: Septiembre 2017 (Medusa)
Valoración: Hay muchos cómics buenos y están todos en este /10

 

En los años 60, en plena Guerra de las Galaxias, Rusia inicia una misión que llevará a un hombre mucho más allá de los límites conocidos del universo. El elegido para la gloria es Abram Adams, el mejor representante de los valores de La Madre Patria.

En 2015 Adams, que se fue siendo un hombre, ha regresado siendo un Dios

DIVINITY
de Matt Kindt y Trevor Hairsine

Leed este comic cuanto antes que la vida pasa en un suspiro.

Consumimos tanto ocio que es fácil olvidar un producto una vez lo hemos degustado vorazmente. Da igual que se trate de una película, una serie y, cómo no y con más escarnio todavía, los cómics. Ya he comentado en alguna que otra reseña que la llegada del universo Valiant a nuestras estanterías ha supuesto un soplo de aire fresco a un panorama comiquero/pijamero anclado en sucesivos eventos sinsentido y demasiados reboots de dudosa frescura (pese a que Rebirth tiene algunas cosas que no están nada mal). En el caso que nos ocupa Divinity es un cómic tan fresco como original, cargado de buenas ideas y con una curiosa mezcla de diversos temas de ciencia ficción, como los viajes espaciales, las paradojas temporales y demás filosofía, planteando diferentes debates éticos y superhéroes. El resultado es un cómic de lectura y relectura obligatoria.

Relectura obligatoria porque Divinity tiene una narración compleja en la que va alterando diferentes líneas temporales, mostrando más de un punto de vista de varios personajes y con más de una trama en pleno desarrollo. No por eso es un cómic farragoso, ni mucho menos, sino que mientras avanzas en la lectura vas descubriendo que hay multitud de detalles que el guionista te va dejando aquí y ahí. Como ejemplo, en la primera página ya vemos como se inicia el origen de Adams mostrando como lo abandonaron siendo un bebé mientras el Adams adulto, ya convertido en un Dios, contempla la escena. Hay más imaginación y talento en esa página que en las 24 que forman un cómic de muchos de las dos grandes. Y eso es sólo el principio.

Qué queréis que os diga, prefiero lo de convertir el agua en vino…

La historia del origen de Adams nos servirá para conocer al hombre que fue antes de emprender su misión y, a su vez, para replantear el hombre que querrá ser ahora que ha regresado siendo un Dios. Gracias a un excelente desarrollo del personaje en pocas páginas, conoceremos a Adams, con giro inesperado incluido, lo que será crucial para cuando llegue el momento de conocerlo en su faceta de Divinity. Las diferentes personalidades del personajes se irán sucediendo en paralelo a otras tramas del cómic, pero siempre tendrá un significado lo que pasó y lo que está pasando, ya que el flujo temporal en la narrativa es una de las señas de identidad de la historia. Que se lo pregunten sino a Unity, el equipo táctico formado por diferentes personajes del universo valiant, no los conocía a todos pero no supone más problema, momento que aprovecho para decir que estamos ante un cómic totalmente accesible para cualquier lector sea cual sea su bagaje en cuanto a Valiant se refiere, enviados por el MI-6 para detenerlo y que sufrirán en sus carnes el poder sobre el control del tiempo de Divinity (Unity, Divinity, ahí hay algo con los nombres, ¿no?)

Ya tenemos ciencia ficción y súper héroes, solo falta hablar de religión. La adoración que despertarían los personajes de ficción con poderes divinos (o dioses reconocidos per se como Thor) si realmente existieran en nuestra realidad es uno de los temas que siempre despiertan mi interés. Imaginaos que Son Goku fuera real, ¿No seríais seguidores suyos si montara una religión? Pues eso. En Divinity hay una facción importante de gente que ha descubierto las virtudes de este nuevo Dios que con sus actos ha traído paz y buenos deseos para todos aquellos que se le acercan. Y estos adeptos no se van a quedar con los brazos cruzados cuando se ataque abiertamente a su Dios.

Este cómic es tan bueno que hasta se permite un homenaje a MI2 esa gran pel… BANG!

A estas alturas ya debería quedar claro que el guión de este cómic es notable, pero es que además Matt Kindt (autor a seguir en XO-Manowar y Ninjak, por poner dos ejemplos de lo bueno que nos ha traído Valiant) nos regala multitud de frases de gran carga emocional, construyendo una manera de contar una historia más interesante si cabe que la propia historia. Además Kindt dosifica a la perfección el ritmo haciendo de la lectura de cada cómic una experiencia diferente mientras forma un relato largo que acaba en este primer número con un enorme cliffhanger haciendo de Divinity un todo muy bueno formado de piezas excelentes.

La parte gráfica corre a cargo de Trevor Hairsine que realiza un trabajo muy bueno en todos los aspectos pero siempre manteniéndose en un segundo plano, sin querer destacar nunca por encima de la historia. Su mejor virtud es la variedad de recursos para narrar las diferentes escenas que plantea el guión y en su defecto decir que algunas de sus figuras no acaban de verse bien en las viñetas más pobladas. El color de David Baron brilla con luz propia destacando las escenas de Adams en el espacio cuando entra en contacto con Divinity.

Creerás que un Dios puede… tener un apretón.

Como le sucedió a Abram Adams que se fue siendo un hombre y volvió a nosotros siendo un Dios, Divinity llegó a mi siendo un cómic más al que parecía valer la pena pegarle un vistazo y después de leerlo se ha convertido en un cómic para adorar y cuya palabra merece ser evangelizada. Claro que el mejor mensaje que me gustaría transmitir sería aquel de “Ama a tu prójimo”.

Pero eso, amigos, eso es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Gran cómic que introduce unas ideas muy buenas al universo Valiant. El #1 me recordó mucho a Morrison aunque claro, sin tanta parafernalia mareante. Lo único malo que se hace muy corto y deja con ganas del segundo tomo. Un reseñote, señor librero :D

  2. carlosplaybook dice:

    La sombra de Morrison es alargada pero aquí la historia se sigue sin problemas, aunque es muy recomendable una segunda lectura para acabar de encajar piezas y pillar más detalles.
    Se hace corto como todo lo bueno que está saliendo de Valiant, pues anda que no se hizo larga la espera para el 2o tomo de Bloodshot y no te cuento lo ansiao que me tiene el 2o de Timewalker
    Gracias por tus palabras, me alegro que te haya gustado

Deja un comentario, zhéroe