DIE: CORAZONES ROTOS POR LA FANTASÍA, de Kieron Gillen y Stephanie Hans

 


Título original:
Die: Fantasy Hearbreaker TPB
Sello: Image Comics
Guionista: Kieron Gillen
Artista: Stephanie Hans
Contenido: Die #1–5  (Dic. 2018 – Abr. 2019)
Publicación USA: Junio 2019
Publicación España: Septiembre 2020 (Panini)
Valoración: Dragones y Mazmorras es un mundo infernal…

 


Año 1991, seis adolescentes quedan una noche para jugar una partida de rol cuando de manera inexplicable se ven transportados a un mundo de fantasía que parece simular su propia partida. Cuando vuelven a nuestro mundo dos años después intentarán superar sus traumas para continuar con su vida. Pero un cuarto de siglo después volverán a ser arrastrados a ese mundo donde sus vidas cambiaron para siempre para descubrir que la partida está lejos de finalizar. Estamos hablando de…

DIE
de Kieron Gillen y Stephanie Hans

Dragones y Mazmorras fue una de las series que más me impactó de mi infancia, no sé si por la pegadiza banda sonora que ya estoy tatareando mientras escribo esto, por el concepto de fantasía y jóvenes perdidos, porque la serie estuviera doblada en latino lo que siempre era un plus de diversión, por ese Amo del Calabozo que parecía un Yoda elegante o aquel villano medio vampiro medio demonio con un caballo alado negro. El caso es que me encantaba aquella serie y no fue hasta muchos años después que me la compré en DVD que no descubrí que era una serie inacabada pues el último episodio en el que los chavales volvían a casa no llegó a grabarse nunca. La verdad es que sentí una extraña sensación de pena al saber que una parte de mi infancia quedaba sin resolver y con el tiempo fui olvidando a aquellos chicos, tal y como el mundo lo había hecho también.

Algo parecido debió sucederle a Kieron Gillen, tal y como explica él mismo en uno de los muchos y muy suculentos extras con los que cuenta el tomo, así que decidió traer de vuelta un concepto muy parecido al de la serie original con el toque de que los chavales volvieran a nuestro mundo solo para volver a desaparecer 25 años después, en un giro que recuerda mucho a It cuando los personajes ya entrados en años deben rememorar sus peores pesadillas que vivieron de adolescentes. Así que Die es una mezcla de Dragones & Mazmorras e It, si con eso no estáis totalmente a bordo de esta locura no sé que más queréis. Por suerte, hay mucho, pero que mucho más en este cómic que es, desde ya, uno de mis preferidos de este peculiar 2020.

Aquí si sacas tres seis seguidos no te vas a casa precisamente.

Puede que alguno de vosotros, queridos lectores, penséis que a estas alturas he descubierto demasiado de la trama y la verdad es que no. Basta con leer la primera grapa de la serie para descubrir todo lo dicho aquí, de una manera mucho más poética e inspiradora, porque no decirlo, y es ya en la segunda grapa cuando estás totalmente a bordo de la historia, cuando ya te has familiarizado algo con los personajes y empiezas a descubrir el mundo donde va a desarrollarse la historia. Y es que hace tiempo que me recomendaron bastante esta serie, luego alguien me desveló el argumento y mi hype fue realmente intenso, pero nada que ver con la sensación abrumadora de acabar la segunda grapa y decir «Madre mía la que nos espera». Porque el argumento en si no dista mucho del de aquella serie de los ochenta, un grupo de personajes que se ven transportados lejos de casa y deben encontrar un modo de volver, pero lo que realmente mola es todo el mundo que los autores han imaginado para desarrollar su historia.

Un mundo con sus seres de fantasía, sus héroes y villanos, sus enanos, dragones, trolls, orcos, brujos y alguna que otra sorpresa más, pero también un mundo marcado por la eterna lucha entre sus fracciones, donde no hay lugar para la esperanza. Para describir la magnitud de la tragedia los autores se valen de pequeñas historias como la del caballero hechizado y el mago que fue en busca de sus hijos. Dos historias que ponen los pelos de punta y que contrastan con la imagen que uno podría tener de ese mundo de fantasía de guerreros y tesoros. De ahí vendrá el dolor que marcará a los protagonistas que vivieron un auténtico calvario durante el tiempo que pasaron ahí, aunque algunos más que otros, y que podremos ir viendo a cuenta gotas mientras avanza la acción.

Si es Dragones y Mazmorras pues habrá Dragones, claro.

Kieron Gillen firma un guión extraordinario en el que se vislumbra una cantidad ingente de preparación para recrear la historia que vamos a leer, pues mientras asistimos a las aventuras de grupo en el mundo fantástico no paramos de recibir información de lo que les sucedió en su primera visita. Mediante la narración en primera persona del personaje de Dominic, Gillen nos desengrana la personalidad de todos los personajes, tanto en su forma humana como el de su avatar, descubriendo poco a poco como eran y como son ahora. El guionista no solo ha construido todo un universo sino que parece que va a dedicarse a reconstruirlo con la segunda visita del grupo, dando un nuevo enfoque a lo preestablecido. Como digo, todo un tour de force creativo que tiene la guinda en forma de extras donde se irá explicando todo lo relacionado del comic como si, exacto, de una partida de rol se tratara.

Stephanie Hans se encarga de toda la parte artística plasmando de manera increíble todo el imaginario del cómic, con un estilo pictórico más cercano a la ilustración pero donde no falta la espectacularidad ni el trabajo en los detalles de diseños y fondos. El arte de Hans fluye por las páginas con una soltura grácil, a menudo usando viñetas muy grandes y verticales para poder volcar toda la intensidad de su trabajo que se beneficia claramente del uso del color. Los colores son una potente mezcla de tonos pálidos y oscuros que vienen a reflejar, una vez más, el tono críptico y desolador del cómic. Basta abrir el tomo por cualquier página para ver que estamos ante un trabajo distinto, alejado de lo convencional y con personalidad propia que llega a alcanzar unas cuotas de belleza impresionantes.

Die es un cómic increíble, lo mires como lo mires.

Die era uno de los cómics que más interés me causaban y ha acabado siendo uno de los mejores cómics que he gozado en mucho tiempo. Lo mejor de todo es que soy nada aficionado al rol o los juegos de mesa, algo que podría pensarse es condición sine qua non para disfrutar a fondo esta obra. Obviamente los amantes de D&D van a disfrutarlo aún más si cabe, pero no por ello el resto de mortales vamos a quedarnos atrás. Después de todo es un cómic tan bien hecho en todos los aspectos, con unos personajes tan bien trabajados, una narración potente en dos tiempos y un arte magnífico que es un espectáculo visual, que hará las delicias de cualquiera que se atreva a lanzar sus dados.

Todavía no me creo lo mucho que me ha gustado el cómic, de tanto pensar en él antes de leerlo imaginaba que me iba a gustar pero no de este modo. Y es que a veces las cosas son mejores de lo que cabría imaginar, pero eso amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.