DEVILMAN G, de Rui Takato


 

Título original: 
Devilman G: Grimoire #1-5 (デビルマンG〈グリモワール)
Sello: Akita Shoten
Mangaka: Rui Takato
Colorista: B/N
Publicación Japón: Mar. 2012 – Dic. 2013

Publicación España: Dic. 2018 – Actualidad (Ivrea)
Valoración: Los remakes los carga el diablo

 


Una vez más nos adentramos en ese terreno pantanoso que son los remakes y todo lo que está relacionado con la nostalgia. Un camino que no dudan en recorrer editoriales deseosas de exprimir hasta el último centavo de la forma más segura y que en muchas ocasiones acaban desembocando en errores como…

DEVILMAN G
de Rui Takato


Miki Makimuro es una bruja. O al menos ella dice que lo es pues obra en su poder el supuesto anillo de Salomón, otorgándole el poder de controlar a demonios y bestias. Por desgracia, todo esto se demuestra falso cuando en un intento de invocación demoníaca aparecen demonios de verdad y comienzan a destripar a todos los mortales presentes frente a los inocentes ojos de Miki. Cuando únicamente queda vivo su amigo de la infancia Akira Fudo y la situación no puede ser más desesperada, el poderoso rey de las bestias Amon posee al joven para transformarse en Devilman y destruir a cualquier enemigo que se le ponga por delante.

Se pueden achacar muchas cosas a Devilman, la obra original de Go Nagai, pero ninguna de ellas es que haya envejecido mal. Es una obra macarra hasta el extremo donde la violencia y gore explícito es lo más común del mundo y no pretende ocultarlo ni avergonzarse de ello en ningún momento. Me atrevería a decir que tiene un espíritu punk, escupiendo a la sociedad y meándose en las convencionalidades que en su época es normal que lo petase tan fuerte. Y es por este motivo que me pone tan triste lo que han hecho con Devilman G.

“Ya me estáis cabreando con tanta adaptación”

Lo que pretendía ser una mezcla de conmemoración por el 40 aniversario de la serie original y una forma de atraer a las nuevas generaciones a la mitología del todopoderoso Devilman acaba siendo un vino aguado. Un intento de calco al que se le sustrae su esencia y se queda en la superficialidad más triste posible acomodándolo a la estructura narrativa de los shonens de toda la vida. No he avanzado en la lectura más allá de el primer tomo pero hasta el momento no podría destacar nada que aporte este manga que no lo hiciese ya la obra original mejor en su momento, quedándose anticuada en el acto.

Viendo por encima la trayectoria de Rui Takato es fácil saber porque fue el escogido para realizar esta suerte de remake: a este señor le va el fanservice, algo que a Go Nagai ya le vale para darle el visto bueno a cualquier cosa. El problema es que es fanservice vacío y casposo (la norma en Japón, para que nos vamos a engañar) y cuando se intenta aplicar a una obra con tanto carácter como Devilman queda clara la grave falta de personalidad que pesa sobre el mangaka.

“¿Qué estás haciendo ahí abajo, Rui Takato?”

El ejemplo más claro de esta falta de inspiración es el propio dibujo, que se resiente por todos los lados. Takato, por las carencias de su propio estilo, intenta adoptar el de Nagai pero dándole un aspecto más juvenil siendo el resultado una quimera desproporcionada a la que le cuesta respirar. Todo lo salvable que tiene en este aspecto es más mérito de la obra original que del trabajo propio del autor, siendo este el problema constante en Devilman G.

A evitar. Es todo cuanto puedo decir de esta obra. Por muy sugerente que pueda ser una obra corta que consta únicamente de 5 tomos, existen alternativas mucho mejores para sumergirse en la mente enferma de Go Nagai o en versiones que si que intentan aportar algo nuevo y lo hacen mejor como el imprescindible anime Devilman Crybaby.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.