Destripando DC #6: MY GREATEST ADVENTURE, de VV.AA.

 

Título original:
My Greatest Adventure #1-6
Sello: DC Comics
Guionistas: Matt Kindt, Aaron Lopresti
y Kevin Maguire

Artistas: Scott Kolins, Aaron Lopresti y Kevin Maguire
Entintador: Matt Ryan (“Garbage Man”)

Coloristas: Mike Atiyeh, John Kalisz
y Rosemary Cheetham

Public. USA: Dic. 2011 – May. 2012
Public. España:
Valoración: 7/10

 

¡Potásicos saludos, zhéroes!

Allá por los lejanos años cincuenta (para ser exactos, en 1955), la pretérita National Comics estrenó en su parrilla un nuevo título que englobaría varias historias de ciencia-ficción en cada número, como ya venía siendo normal en este sello (Detective Comics o Action Comics como gran ejemplo). El título en cuestión sería My Greatest Adventure, en el que participarían grandes profesionales del noveno arte como Arnold Drake, Mort Meskin o el colosal Alex Toth. La serie gozó de gran popularidad hasta que en las páginas del número #80 debutó la Patrulla Condenada, título que tomaría la serie a partir del número #86, práctica habitual, como atestiguan, por ejemplo, Thor y su título original de Journey Into Mystery.

Pues bien, en octubre del 2011 se anunció el retorno del título clásico de la serie a razón del reboot que sufriría el sello americano con el evento New 52. Así que poneos cómodos en vuestros sillones y preparaos para…

MY GREATEST ADVENTURE
de VV.AA.

Antes de comenzar hay que dejar tres cosas claras. La primera es que esta miniserie es la continuación espiritual de aquel Weird Worlds que tan sólo unos meses antes había publicado DC. De hecho, tanto la historia de Garbage Man como la de Tanga no son más que el siguiente capítulo de lo acontecido en Weird Worlds. Por tanto, no se trata de una regeneración del título per se, sino un cambio de nombre con motivo del reboot. La segunda es que el formato es realmente el mismo que el cómic anteriormente mencionado: una antología de tres historias sobre tres personajes diferentes, no relacionados. Y tercera cosa, que en vez de Lobo, como en la cabecera anterior, el tercer protagonista será un rebooteado Robotman. Digo yo que por aquello de pertenece a la desaparecida Doom Patrol, y ya que el cómic se llama My Greatest Adventure, pues eso… En resumidas cuentas, para un primer contacto con Garbage Man o Tanga, leed Weird Worlds, insensatos.

Ahora bien, lo mejor será reseñar la historia de cada personaje por separado, como si de tres análisis diferentes se tratase. Comenzamos con Robotman que, además de ser el único personaje con algún tipo de lazo con el nombre del título, es la historia que abre todos los números de la miniserie. En esta ocasión nos encontramos con una versión modernizada de Cliff Steele. Ya no es un simple robot con cerebro humano como antaño, sino que está formado por millones de nanobots que le conforman un cuerpo similar al clásico. Además, ahora trabaja asociado con Maddy Rouge, una joven telépata que tiene algún tipo de lazo sentimental con nuestro protagonista. Ambos viven en una colonia formada por los nanobots de Robotman y funcionan como una agencia de detectives que se dedican a resolver casos por encargo. La historia se centra en la búsqueda del doctor Turing, que se haya desaparecido y su hermana quiere conocer su paradero. Pero las cosas se pondrán difíciles al tener que enfretantarse a nanobots crea-zombis, robo-serpientes gigantes, monstruos muy sesenteros o incluso con las mismísimas leyes de Asimov. Como lector de la clásica Patrulla, he de decir que la caracterización del personaje por parte de Matt Kindt es notable. La historia en sí recuerda mucho a la típica de los antiguos cómics de la década de los sesenta, por lo que si eres un amante de lo clásico quedarás satisfecho. En el apartado gráfico tenemos a Scott Kolins a los lápices y Mike Atiyeh a los colores, una pareja también genial en su trabajo con un dibujo detallista y una paleta de colores bastante acertada.

Cliff podrá cambiar su traje a placer gracias a los nanobots.

La historia de Garbage Man es una continuación de lo que nos contaron en WW (a partir de ahora llamaré así a Weird Worlds): Richard Morse continuará con su búsqueda de la verdad y por fin llegará a Gotham para, de una vez por todas, esclarecer el misterio de su encerrona e intento de asesinato. Volveremos a ver a personajes como el Reverendo (no me refiero a Ander), Haden o el sempiterno Batman, el cual por fin hará acto de presencia después de verlo tanto tiempo entre las sombras. Pero no todo será coser y cantar, ya que nuestro Hombre Basura seguirá enfrentándose a algún que otro monstruo, mientras intenta mantener a salvo a Sam de todos los peligros que le acechan.

Este personaje creado por Aaron Lopresti (ayudado por Matt Ryan en las tintas) es una especie de Cosa del Pantano fusionada con el Vengador Tóxico, con un origen un tanto próximo al primero aunque con claras diferencias. Al contrario de lo que pueda parecer, es un personaje harto interesante. Además, con su inherente relación con la ciudad de Gotham, sería gracioso verlo alguna vez por el batverso actual como sidekick. Para terminar, decir que el color corre a cargo de John Kalisz y que el arte en general (dibujo, tintas y color) es de gran calidad. Vamos, que me ha encantado. Además, el final (sumado con lo acontecido en WW) resulta especialmente satisfactorio.

No diga Gotham, diga Batman.

Para terminar, toca hablar de Tanga. Su historia también es una continuación directa de lo que sucedió en WW y comienza con nuestra protagonista yendo a ver a Za, el gran salvador del planeta Cammera, para pedirle explicaciones por la reciente aparición de monstruos en los alrededores de la ciudad. Tras una no muy amigable conversación, Tanga decide marcharse lo más rápido posible, pero es sorprendida por uno de estos monstruos. Tras verse atrapada en esta encrucijada, ayudará a los habitantes del planeta hasta acabar con quien ha provocado estas amenazas.

De los tres personajes, la marciana creada por Kevin Maguire me parece el mejor. Una personalidad desbordante, poderes como para dejar en ridículo al propio Supes y el mal genio de Guy Gardner convierten a Tanga en el ser cósmico más genial que he leído en mucho tiempo. Además, en esta miniserie hay que recalcar el trabajo de Rosemary Cheetham por encima de sus compañeros coloristas, pese a que éstos lo hacen genial. El color de esta serie es sublime, sencilla y llanamente. Esperemos que Tanga se encuentre con el universo DC más a menudo…

Tanga derrocha personalidad por los cuatro costados.

En conclusión, sólo me queda recomendar encarecidamente este título. Si te gustan las historias cortas y autoconclusivas, no saldrás defraudado. Eso sí, es necesario haberse leído con anterioridad el cómic de Weird Worlds, ya que, de lo contrario, los relatos quedan bastante cojos. Veo complicado, por no decir imposible, que llegue algún día a ser publicado en nuestro país, pero cosas más raras se han visto. Y por último, me gustaría volver a hacer hincapié en las ganas de que Garbage Man y Tanga sean introducidos del todo en el universo deceíta, porque creo que pueden llegar a dar mucho juego con los guionistas adecuados.

Si queréis leer los anteriores títulos de esta sección, haced clic en Destripando DC. Y, cómo no…

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe